Martes 26 de Enero del 2021

Sacar el arte a la vereda

Compartimos la quinta  edición de esta experiencia callejera junto a las artistas Silvina y Mercedes […]

Publicado el 19 diciembre, 2020 por Nicolás Rosales

Compartimos la quinta  edición de esta experiencia callejera junto a las artistas Silvina y Mercedes D’Alessandro, creadoras de esta iniciativa originada desde el Colectivo Cultural Parque Chacabuco.

El sábado 12 de diciembre por la tarde tuvimos la posibilidad de compartir una jornada donde se respiró mucho arte. Esta vez en la vereda. El sol brillante y la brisa primaveral nos cobijó, como dándonos la bienvenida.

La idea de esta familia de artistas fue salir a ocupar el espacio público, después de muchos meses de pandemia y no poder exponer las obras de arte y las diversas expresiones artísticas. Las coordenadas: Cachimayo 1318, el taller/escuela del barrio Parque Chacabuco.

Entre las mesas observamos fanzines, libros, editoriales, grabados, pinturas, poesías, todas ellas expresiones independientes y autogestivas. El mate individual, la nueva postal. Las sonrisas de los y las allí presentes no se pudo disimular detrás de los tapabocas, la otra imagen naturalizada en tiempos distópicos y de futuros inciertos.

Silvina tomó la posta y esbozó los primeros objetivos de esta bella idea: “Se nos ocurrió, con nuestro padre Horacio (quien anduvo por ahí, orgulloso, con su libro bajo el brazo, Retrato de mi Parque) recibir a muchos de sus estudiantes de su taller, quienes querían adquirir su libro en un horario determinado. Y después  nos preguntamos: ¿por qué no salimos un rato a la vereda, con una mesita y para estar al aire libre? Con la finalidad también de rescatar aquella práctica barrial de sacar la silla la vereda cuando el clima acompaña. Ocupando el espacio público, ganándole al miedo que a veces nos gobierna. Para volver a socializar. Y desde ahí le fuimos sumando producciones netamente del plano de las letras, y otras expresiones artísticas visuales”.

Por su parte, Mercedes, quien tienen un taller de arte para niños, agregó: “Se nos ocurrió que, si íbamos a estar los sábados haciendo esta micro acción, sumar a ex alumnos que tienen diferentes emprendimientos relacionados al arte. Llamamos a Gito Minore, que tiene la editorial Clara Beter, y el poeta se enganchó. Vive por acá cerca.  Se sumaron otros poetas. Trajeron sus libros. Se generó un nuevo dispositivo para mostrar. Empezaron a venir ex estudiantes, trajeron sus producciones, libros, dibujos, música, etc. Todo se fue dando de una manera muy espontánea”.

“Se generó algo más grande y nos empezamos a divertir”, coincidieron ambas. Además confesaron que “se fueron sumando vecinos y artistas, que nos preguntaron si esto era una feria, y no dudamos en darles un espacio. Era también un poco lo que queríamos que pase. El sábado anterior se leyó poesía, casi como algo performatico”.

Fue como una gran reunión artística. Una construcción colectiva en esta parte sur de la ciudad que tanto la necesita. Parque Chacabuco es también un  barrio donde vive mucha gente joven, con ganas de expresarse.

Estos encuentros que se sucedieron despertaron mucho entusiasmo y a su vez organización. Una práctica que parece que llegó para quedarse. En el cierre de 2020 habrá un mini festival, breve, con los cuidados de la distancia social. Poesía, muestras y música en vivo. Con expectativas de continuar el año entrante.

Nos fuimos cuando el atardecer asaltó la vereda. Una poesía susurrada y el dibujo de una rana en tinta china sobre una mesa de la vereda saltó de libro en libro, hasta que desapareció junto al viento.

Fotografías: Nicolás Rosales.-


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.