Lunes 08 de Marzo del 2021

Eventos y fiestas con limitaciones

A fines de noviembre se habilitaron los salones de fiestas. Con comida pero sin baile […]

Publicado el 18 diciembre, 2020 por Juan Bertrán

A fines de noviembre se habilitaron los salones de fiestas. Con comida pero sin baile y con un 30% de capacidad. Gabriel, quien dirige el salón New Palace en Parque Chacabuco, nos cuenta su experiencia.

Luego de casi nueve meses sin poder trabajar y teniendo que adaptarse al contexto realizando otras actividades (como el delivery de comida y bebida), se produjo la habilitación de los salones para volver a realizar eventos y fiestas. Con el paso del ASPO (Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio) al DISPO (Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio) empezó una nueva etapa para el sector en la Ciudad de Buenos Aires.

“Sentimos que se nos está muriendo el esfuerzo que veníamos haciendo estos años. Veníamos de años complicados y esto como que nos está terminando de rematar. Estamos reinventándonos todo el tiempo”, nos contaba Gabriel, de New Palace Eventos (Doblas 2096) en la Comuna Nº 7, días antes de la habilitación.

Durante el tiempo de cuarentena más estricta profundizó el trabajo en su servicio de catering, actividad que realizaban anteriormente pero que era un ingreso secundario. “Si bien venía con la empresa de catering, lo masivo y lo fuerte eran los eventos, tanto lo que es el salón propio como trabajar en otros eventos corporativos. Todas las herramientas que teníamos se nos cortaron todas. Nuestros ingresos pasaron a ser un 5 o 10 por ciento”.

La baja de la actividad en este sector fue muy pronunciada y aunque había protocolos presentados por las cámaras, el regreso no se confirmaba. Igualmente, la vuelta será con varias limitaciones: sólo se permitirá un 30 por ciento de la capacidad total del salón y si bien habrá comida, tampoco estará permitido el baile. Además, en los espacios bajo techo sólo podrá haber 60 personas en simultáneo.

“Cada semana me entero de que hay algún salón de algún colega cerrado. La gran mayoría alquila las propiedades. La parte rentable dejó de ser un tema. Uno va pensando a futuro y piensa que hacer con las propiedades que son espacios generalmente grandes que capaz que permiten hacer otro despliegue fuera de la parte comercial. Se está poniendo cada vez más complicado”, señalaba Gabriel, quien agregaba que “ya no sabemos para qué lado salir corriendo porque están los compromisos tomados con la gente que ya hemos reprogramado fechas en tres oportunidades. De entrada eran 15 días, un mes, después fueron tres meses, ya estamos en fin de año. Casi todo el rubro va a desaparecer”.

La reprogramación de los eventos es una de las dificultades a futuro. Las fiestas no se pueden cancelar porque hay compromisos que ya fueron tomados. “La realidad es que cancelar un evento no lo podría tomar como opción porque no podría devolver la totalidad del dinero. Uno fue tomando pagos que ya pasaron”, explicaba quien también maneja el servicio de catering Ponte Pilar. “Solos no vamos a poder salir de esto. Vamos a necesitar que nos apoyen desde el gobierno, algún soporte que nos permita afrontar lo que nos quedó atrás y que nos permita pararnos nuevamente para seguir trabajando como estábamos trabajando. La perseverancia está y es lo que nos va a hacer crecer por siempre”.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.