Miercoles 03 de Junio del 2020

Educar y alimentar

Todos y todas sabemos la situación de emergencia que estamos viviendo, y nuestra Comuna N° […]

Publicado el 10 mayo, 2020 por Ulises Bertinetti

Todos y todas sabemos la situación de emergencia que estamos viviendo, y nuestra Comuna N° 7 no escapa a ese escenario. Al contrario, con tres grandes barrios -Flores, Parque Chacabuco y Bajo Flores- con características sociodemográficas tan diversas, nos encontramos con mayores niveles de complejidad a la hora de trabajar nuestras necesidades y la crisis que nos afecta a todxs.

En ese sentido, la educación y nuestras escuelas, tan cercanas a la familias de los barrios, se vuelven esenciales para nuestra comunidad. Desde el área de educación de la comuna, consideramos que hoy nuestros establecimiento escolares tienen dos funciones importantes: educar y alimentar.

Hoy en día, el Gobierno de la Ciudad está otorgando a las escuelas bolsones para las familias de su comunidad educativa. La entrega de bolsones generalmente está siendo correctamente administrada, con mucho trabajo de las conducciones escolares, que están haciendo un esfuerzo enorme. Sin embargo, estas entregas acontecen en aquellos establecimientos de jornada completa, mientras que donde hay jornada simple sólo se entrega una pequeña bolsa para meriendas. Por supuesto, no es suficiente.

Imaginemos a una persona de edad de riesgo mal alimentada, o una persona con dificultades respiratorias sin los nutrientes suficientes, o mismo a nuestrxs propixs hijxs.

Las necesidades se han incrementado mucho por esta crisis. Las familias que lo necesiten deberían poder retirar sus alimentos, indistintamente de a qué tipo de jornada vayan sus hijxs. Necesitamos que a través de la escuela se pueda solucionar un problema tan esencial como el de la alimentación. Esta discrecionalidad en la entrega de alimentos según la jornada del establecimiento, es el primero y más importante de los inconvenientes.

Un segundo problema son los elementos de protección. En los recorridos últimos que hicimos pudimos ver que se estaban entregando guantes de muy mala calidad que se rompían rápidamente. A priori, pareciera un tema menor, pero si tenemos en cuenta que las personas que entregan el alimento lo hacen llegar a miles de familias, eso supone un riesgo exponencial de contagio. Los elementos de protección debieran ser los mejores o, mínimamente, los correspondientes.

Esperamos que esta crisis nos permita acceder a mayores niveles de sensibilidad social y de responsabilidad en la gestión de las políticas públicas.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja una respuesta

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.