Viernes 07 de Agosto del 2020

Al pie del contexto y la realidad

El Bachillerato Popular y Plurinacional Bartolina Sisa impulsa una convocatoria solidaria en el Barrio Padre […]

Publicado el 6 julio, 2020 por Nicolás Rosales

El Bachillerato Popular y Plurinacional Bartolina Sisa impulsa una convocatoria solidaria en el Barrio Padre Rodolfo Ricciardelli y le pone el cuerpo a la pandemia en articulación con cinco comedores del Bajo Flores.

En los tiempos que nos tocan vivir, la ayuda social resulta primordial para combatir el hambre, el frío, y en general suplir los derechos humanos básicos que día a día se incumplen en los sectores más empobrecidos de nuestra sociedad.

Este medio digital conversó con Lucía, docente del Bachillerato Popular y Plurinacional Bartolina Sisa, quién nos contó la experiencia solidaria de esta organización, que va mucho más allá de educar a los vecinos del Bajo Flores del Barrio Padre Ricciardelli. Ella comentó los orígenes de la organización y sus características: “Como educadores populares, en este contexto particular de pandemia y aislamiento, observamos que la necesidades se multiplican. Sabemos que un montón de los estudiantes de nuestro espacio son vecinos y sus familias son trabajadores de la economía popular. En esta situación se ven impedidos de salir a trabajar. Esto marca la desigualdad que se vive en la ciudad y genera segregación. Muchas familias no han podido continuar pagando el alquiler. Por otro lado supimos de incendios de habitaciones o artefactos que se fueron rompiendo sin poder reponerlos. En lo que a nosotros respecta, en cuanto a lo escolar y pedagógico, pudimos continuar utilizando algunas herramientas virtuales con mucha dificultad”.

En cuanto a las actividades solidarias que surgieron, Lucía detalló: “Nos vimos en la necesidad de generar donaciones con una pata social fuerte para acompañar a las familias y a los estudiantes con lo que más se necesita en este momento, porque como educadores populares creemos que tenemos que estar al pie del contexto y de la realidad, empezamos a pedir donaciones. La respuesta por suerte fue grande. Pedimos desde ropa, comida y juguetes, hasta calefones, estufas, camas y colchones”.

Por último, la educadora agregó: “Ojalá también este sea un momento para que se visibilice y se ponga en agenda pública y política las necesidades que se viven en estos barrios, que en definitiva representan un sector enorme de nuestro pueblo, de nuestros hermanos. Eso no puede estar naturalizado, hace falta una transformación. Porque los recursos están, hay que repartirlos. Le estamos poniendo el cuerpo a un trabajo que venimos haciendo y articulando con cinco comedores del Bajo Flores. Justamente el bachillerato surge como demanda de las trabajadoras de esos comedores. Cuando recibimos las donaciones las llevamos allí, y cuando la gente va a buscar la comida, se hace también de la repartida de lo recibido de acuerdo a las particularidades y necesidades de cada familia”.

Para hacer donaciones: 115593-5369 (Florencia).


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja una respuesta

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.