Miercoles 29 de Mayo del 2024

Solidaridad para los comedores

Los comedores y merenderos comunitarios del Bajo Flores se encuentran en estado de emergencia alimentaria. […]

Publicado el 22 marzo, 2024 por Nicolás Rosales

Los comedores y merenderos comunitarios del Bajo Flores se encuentran en estado de emergencia alimentaria. Lanzaron una campaña solidaria.

El gobierno nacional decidió mediante un decreto dejar de entregar alimentos a los comedores comunitarios de los barrios más humildes. Desde las autoridades oficiales argumentan que, suspender la asistencia significaría mejorar el sistema. 

Rápidamente las organizaciones sociales que gestionan comedores comunitarios y populares manifestaron que la situación es realmente desesperante. 

 “Necesitamos alimentos no perecederos, fideos, arroz, carnes rojas, pollo, verduras, aceite, azúcar, sal, galletitas, leche. O también podes colaborar por transferencia bancaria o mercado pago”, esto dice en las redes sociales la campaña solidaria del comedor “Nueva Esperanza”, de la manzana 7, casa 29, sobre la Avenida Perito Moreno en el barrio Padre Rodolfo Ricciardelli. 

Yovanna Farías, cocinera integrante del comedor y merendero en diálogo con este medio digital describió angustiada, “Nuestra situación, que venimos acarreando desde hace mucho tiempo, es la misma para todos, no nos están entregando la mercadería. La verdad es algo muy esencial y muy necesario para todas las familias que vienen para poder llevar un plato de comida a sus hogares”.

Por otro lado detalló, “Esto nos lleva a movilizarnos más para cada día a seguir peleándola. Hay familias que llevan para dos a seis pibes, y eso es lo que más nos sobrepasa”.

Además Farías relató el contexto de la realidad actual, “No sabemos cómo seguir sin los recursos. Era muy diferente cuando nos entregaban la mercadería, porque podíamos cocinar una olla popular y solidaria digna. La situación es pésima, nosotros a veces dábamos la única comida diaria a las familias. No podemos más”.  

También confesó que, “Tuvimos que poner dinero de nuestros propios bolsillos para seguir cocinando. Cocinamos lo que alcanza y lo se puede cocinar”

Ante esta situación, “Recurrimos a pedir donaciones para seguir solventando la ollas que por ahora solo estamos haciendo los días sábados”

El año pasado, el comedor también daba comida los martes, y los miércoles daba la merienda para los pibes y pibas de la cancha de la manzana 7 del barrio. Los viernes supieron estar dando de comer en Cobo y Crespo.  

Con esta medida, claramente, los perjudicados son los grupos más vulnerables de la sociedad. Y el hambre no espera. 

 


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.