Viernes 07 de Agosto del 2020

Una respuesta asociativa e inclusiva a la pandemia

El coronavirus cambió la situación económica y social. Personas sin posibilidad de desarrollar su empleo […]

Publicado el 2 agosto, 2020 por Juan Bertrán

El coronavirus cambió la situación económica y social. Personas sin posibilidad de desarrollar su empleo tuvieron que recurrir a nuevas actividades para conseguir ingresos. MTF MotomensajeríaTransfeminista es un emprendimiento colectivo que surgió durante la cuarentena y busca incluir a quienes más lo necesitan.

Carolina es una vecina de la comuna que durante la cuarentena se quedó sin posibilidades de ejercer su trabajo como les sucedió a muchas personas en el contexto de una pandemia que profundiza la crisis económica y social. Ella daba clases de tecnología a personas de la tercera edad a domicilio y clases de canto. Debido a la dificultad de la situación tuvo que buscar nuevos rumbos.

“Las personas de la tercera edad justamente son las más riesgosas, no quería exponer a nadie. Estuvo bastante complicada la situación”, nos explica a través del teléfono. Así que aprovechó el hecho de tener una moto y comenzó a realizar un trabajo individual de motomensajería. “Nunca había hecho mensajería. Estaba medio debutando en esto. Por suerte empezaron a entrar varios clientes, primero por conocidos, después se fue haciendo de boca en boca. Se fue dando toda esa situación. La recepción de la gente es muy buena. La gente en este momento te recibe con muy buena onda. Es buenísima la experiencia. Me encantó”, explica.

Si bien el trabajo por su cuenta daba resultados, en su camino se encontró con un grupo que tenía objetivos similares, y siempre es mejor andar en forma colectiva. “Mi prima que forma parte de una caravana de motoqueras me contó que armaron un grupo para empezar una mensajería. Entré y me sorprendí porque para la primera semana estaba todo organizadísimo. Entonces, empecé a trabajar con ellas”, cuenta sobre cómo llegó a MTF MotomensajeríaTransfeminista, lugar donde ahora ejerce como coordinadora de la cooperativa.

Sin embargo, no sólo se trata del trabajo personal, sino que la cooperativa promueve distintas ideas para mejorar la sociedad. “La idea del nombre es justamente abrir un cupo trans para las compañeras que se quieran sumar. La idea es que se pueda sumar gente que, si ya en un contexto normal se les complica con el tema del cupo laboral, en esta circunstancia peor. Así que dijimos abramos esto para que se puedan sumar”, relata Carolina sobre los objetivos del emprendimiento. “Actualmente somos once. Diez las chicas que están en calle y yo que estoy coordinando. Lo que estamos tratando de hacer es promoverlo y tratar de que se entere la comunidad LGTB para poder empezar a abrir eso. Todavía no pudimos hacer masiva la búsqueda. La idea es que se enteren de la existencia de esto y que puedan sumarse quienes quieran”, remarca la coordinadora del proyecto asociativo.

Si bien plantean que Argentina es de los países de Latinoamérica más avanzados en cuestiones de género y que socialmente se avanzó mucho, desde la cooperativa expresan que “falta un montón y sigue habiendo discriminación. Pero sí te tengo que decir que se avanzó un montón. No es algo que sólo nos acompañan las leyes y el resto no. Me parece que la sociedad por suerte fue acompañando bastante. Despierta mucha curiosidad todo lo que es binarie. Estas cosas hacen que se vaya entendiendo un poco más y que haya más libertad”.

Más allá del objetivo inclusivo, la motomensajería pasó de ser un emprendimiento de emergencia para obtener ingresos a una oportunidad de trabajo real y que puede funcionar a largo plazo: “Creo que se fue generando como una clientela que puede perdurar en el tiempo. Hay gente que usa la mensajería más allá de la pandemia. Hay gente que con la vida normal también usa mensajería. Estamos apuntando a eso, a que esto sobreviva como para poder dar laburo a personas a las que sabemos que normalmente se les complica un montón”.

Carolina también aclara el por qué trabajan por su cuenta y no ingresan en sistemas de reparto cómo los de las aplicaciones: “Da bronca la aplicación, obviamente, no da bronca quien trabaja en la aplicación. Pero ese sistema genera una explotación y paga dos pesos por pedido a los pibes que están trabajando en eso. Nosotras queríamos crear otra cosa, con otra ideología. Entonces, la idea es ver si podemos traer también a esas personas de esas plataformas a trabajar con nosotras para que vean que hay otro tipo de trabajo y que se puede trabajar de otra manera”.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja una respuesta

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.