Sábado 22 de Febrero del 2020

“Lo que buscamos es un ambiente sano”

La plazoleta de Castañares y Puan estaba abandonada hacia el 2018 y fue recuperada gracias […]

Publicado el 22 enero, 2020 por Juan Bertrán

La plazoleta de Castañares y Puan estaba abandonada hacia el 2018 y fue recuperada gracias al trabajo de los vecinos. Pablo Pulido, estudiante de Ciencias Veterinarias, fue parte de esta tarea en la Comuna 7.

La Comuna 7: ¿Cómo estaba la plazoleta en 2018?

Pablo Pulido: Originariamente la plazoleta de Av. Castañares y Puan era un simple triángulo de césped corto y lánguido, con bancos de plaza de cemento que pocos usaban por lo ignorado del lugar y la basura que se acumulaba. Una isla olvidada.

LC7: ¿Cuáles eran las especies con las que contaba?

PP: Solo había un pequeño Ficus (especie exótica no recomendada para macetas, ni hogares, ni la misma ciudad) que lo habría plantado algún vecino. Los venden masivamente en macetas para interior, sin avisar al comprador que será un gigante rompe macetas, medianeras y veredas. El resto del espacio pelado, estéril, desértico. Ni las aves se acercaban a visitar.

LC7: ¿Cuál fue el trabajo que realizaron los vecinos?

PP: Luego de planificar la intervención entre varios amigos de la conservación y diseñadores de paisaje, solicité formalmente una donación de plantas al Centro de Información Ambiental de la Agencia de Protección Ambiental de la ciudad y a Fundación Chicos Naturalistas. Intenté solicitar la plantación o permisos pertinentes sin frutos. Entonces, recurrí al 147 para el mismo objetivo y con mismos resultados negativos. Opté por entregar en mesa de entrada de la Sede Comunal 7 una nota, donde se avisaba y fundamentaba lo planificado: una intervención con flora nativa bonaerense para generar la puesta en valor del espacio público. De este modo, tampoco tuve respuestas, entonces decidimos entre varios vecinos hacer. Inoperancia, corrupción o dejadez, no sé, pero el vacío del Gobierno de la Ciudad en lo referido al ambiente es un hecho. Nos juntamos un domingo entre tres familias, amigos, vecinos de éste y otros barrios y plantamos (respetando la estética, la distribución natural y las funciones urbanísticas) Prosopis alba (Algarrobo blanco), Vachellia caven (Aromito), Schinus longifolius (Molle), Cortadeira selloana (Cortaderas), Eryngium sp (Falso Caraguata), Scuttia buxifolia (Coronillo), Caesalpinia gilliesii (Barba de Chivo), y Celtis tala (Tala), árbol emblema de la Ciudad declarado por la Legislatura porteña. Todas especies bellas, que atraen la mirada del peatón y también atraen fauna silvestre. Lo que buscamos es un ambiente sano, lo que queremos es una urbe resiliente. En sí, sólo se plantó una mínima muestra de lo que había en las lomadas de Parque Chacabuco hace 500 años atrás.

LC7: ¿Qué posición tomaron las autoridades de la comuna en este tiempo y qué modificaciones le hicieron a la plaza?

PP: Al parecer, si no avisábamos o ni siquiera hacíamos puesta en valor, hubiese seguido todo igual de sucio y abandonado. Parece que alcanzó para despertar el interés de comuneros, arquitectos y malintencionados gobernantes para contratar una empresa para hacer una vereda de cemento (dónde no hacía falta y quitando superficie verde), otra empresa un sendero de piedras pegadas (sin fundamento ni sentido), unos canteros de flora exótica invasora, pastos y lantanas (dónde roba más espacio para caminar o sentarse a disfrutar). Otra empresa puso un sistema de bebedero inconcluso y cambió los bancos tradicionales para sentarse grupalmente por bancos unipersonales que acumulan agua en lluvia (orientados en dirección no ideal para apreciar lo generado por vecinos). A toda esta abrupta reaparición del Estado a través de empresas que pagamos con nuestros impuestos pero no elegimos, y trabajos inconclusos, se sumaron operarios que con poca formación y mala praxis en las indicaciones del arquitecto a cargo, empezaron a dañar el patrimonio cultural y natural de los porteños.

LC7: ¿Qué reclamos presentaron y qué cambios lograron realizar en la plazoleta?

PP: Decido entonces llevar una nueva carta y entregarla en mano en la sede de la comuna. En la nota y personalmente pude explicar estos hechos y la importancia de no seguir alterando negativamente ese espacio. Tuve respuestas vacías, carentes de fundamento y conocimiento alguno. La siguiente estrategia fue lograr cruzarme en persona a los operarios de la otra «empresa privada» de jardinería y hablar. Tuve mejores frutos, charlé con los muchachos, les expliqué el objetivo de conservación de la naturaleza y recuperación de valores culturales que tanto nos hace falta. Les conté cómo se dañan y cómo no los plantines que pusimos con tanta esperanza y cariño a nuestra tierra y aparentemente entendieron el mensaje y se sumaron a la cruzada. Empecé a ver en sucesivas semanas menos dañados los ejemplares.

LC7: ¿En qué estado está la plazoleta actualmente?

PP: Actualmente la plazoleta mantiene la mayoría de lo que plantamos, algunos ejemplares fueron reemplazados por daños. Lamentablemente, también mantiene la intervención negativa de exóticas, asientos incómodos, césped símil alfombra y caminitos de piedra pegada. Aún así, lo positivo es ver todos los días a vecinos que pasean con su perrito, o cruzan un rato a tomar sol, se sientan a tomar mate o tan solo a apreciar las hermosas flores.

LC7: ¿Cómo ves la cuestión medio ambiental y ecológica en la comuna?

PP: La Comuna 7 y toda la ciudad sufre una pérdida incesante y creciente de espacios verdes y su calidad. Con el conocimiento de la crisis ambiental global en la que estamos inmersos es clave que las medidas recomendadas por la comunidad científica, iniciadas en el ámbito de la conservación y avaladas por la sociedad, sean respaldadas y reforzadas por el mismo Estado, generando ciudades resilientes y mejorar gradualmente la calidad de vida. Además de la temática de especies en arbolado, está íntimamente relacionada la superficie verde por cada habitante, siendo en promedio de 2 a 6 metros cuadrados por habitante y el recomendado por la OMS (Organización Mundial de la Salud) es de 10 a 15. Además de esta carencia, se insiste en empeorar la crisis plantando 100 por ciento especies arbóreas exóticas, no aptas para esta ciudad, ni para el momento histórico que transitamos.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja un comentario

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.