Miercoles 24 de Abril del 2024

Un nuevo espacio

Un lugar para que puedan entrenar judo mujeres y diversidades con comodidad y sin vergüenza. […]

Publicado el 28 marzo, 2024 por Lautaro Bracaccini

Un lugar para que puedan entrenar judo mujeres y diversidades con comodidad y sin vergüenza.

En el deporte existen muchas artes marciales como el karate o taekwondo, pero en este caso vamos a contar sobre otra arte marcial conocida como judo. Una práctica que fue creada en 1882 por el maestro japonés Jigoro Kano en el cual el objetivo es derribar al oponente usando la fuerza del mismo.

Para conocer este deporte se le consultó a la profesora de Judo, Fernanda Piderit, que va a contar sobre esta práctica y además, tiene la idea de abrir el primer espacio de Judo para mujeres:Esta es la primera vez que soy profesora responsable, desde enero de este año. Antes, como todavía no tenía cinturón negro, participé como ayudante en  clases para niños y adolescentes”.

Japón tiene una larga tradición de judo para mujeres, tanto en el Kodokan (suerte de Meca para los judocas) como en las escuelas secundarias y en las universidades. En el mundo occidental en cambio, no existe esta tradición. En las últimas décadas, ya que la participación de las mujeres es tan baja en el judo en general, la Federación Internacional de Judo, promueve que se creen espacios destinados a captar y mantener a más mujeres en el judo a nivel global”, manifestó Piderit. 

Contó que este va a ser el primer espacio destinado a la iniciación en el judo para mujeres y diversidades. Además, indicó que no va a tener límite de edad para practicar. Los días que el lugar va a abrir son los viernes de 19 a 20:30 en Espacio Fit, situado en la calle Doblas al 1356. No hace falta asociarse para ser parte. Piderit señala que el proyecto comenzó a mediados de enero y que han pasado 20 mujeres y de las cuales 8 han ido a todas las clases.

Practicó judo desde los 9 años y llegó a los 21, luego dejó por los estudios y porque tuvo hijos, básicamente porque su vida continuó. Fueron 30 años y en el 2020 llevó a su hija a practicar, por desgracia la pandemia interrumpió el entrenamiento, pero el volver a sus orígenes hizo que Fernanda quiera retomar la práctica. Actualmente entrena, enseña y compite en judo. 

Se le consultó cuándo se le ocurrió la idea de armar este espacio para las mujeres: “La mayoría de las mujeres que nos iniciamos de chicas en el judo y que lo seguimos practicando nos sentimos cómodas en los entrenamientos. Sin embargo, cuando estuve como ayudante en las clases de niños y adolescentes me di cuenta de que a partir de la pubertad, a partir de los 12 años, había una gran deserción de las niñas que practicaban judo, me pregunté por qué, me puse a observar y a investigar”. 

“En las clases de adultos, noté que había mujeres que no se sentían del todo cómodas, por diferentes razones: desde la incomodidad a practicar con varones hasta vergüenza por no poder hacer ciertos ejercicios. Pensé en crear un espacio para que esas mujeres, las que por diferentes razones no se sienten cómodas o quieren llegar a hacer ciertos ejercicios y movimientos en un ambiente sin presiones, con el objetivo de que después vayan más seguras a los entrenamientos normales que son mixtos”, explicó Fernanda. 

Tiene la idea de crear este espacio para que las mujeres que tengan hijos puedan traerlos al lugar ya que nota que la deserción puede venir por esa razón. Para que no dejen de entrenar arman este espacio para que los chicos puedan participar.Un entrenamiento  no es un lugar donde puedas llevar a niños pequeños; en cambio acá la propuesta es que las madres puedan incorporar a la práctica a sus hijos o hijas, creando un ambiente lúdico y fortaleciendo, por otro lado, el vínculo entre ellas”.

Las expectativas de la profesora Fernanda Piderit en primer lugar son el mantener el espacio de judo para mujeres y que haya una asistencia que les permita a las participantes el mejorar en diferentes aspectos del deporte. Luego aparecen los objetivos personales que son el practicar la flexibilidad, la coordinación entre las parejas, ya que el judo se practica de a dos, las caídas y la introducción a una kata (las katas son una suerte de demostración de las técnicas de ofensa-defensa). 

Para el deporte, en este caso sobre todo para el judo, que se haga un espacio – vale aclarar es el primero a nivel mundial para mujeres y diversidades solamente – es más que un logro. Ya es algo para festejar la idea y que tengan el lugar físico, también se le agrega que hay alumnas que quieren aprender y llegar lejos o tal vez practicar algún deporte para despejar. Las expectativas son altas y el lugar comenzó en enero, así que es factible que se sumen muchas personas más.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.