Jueves 20 de Junio del 2024

“Con el corazón y la memoria en el barrio”

Mauro Antonio Fernández fue vecino de Parque Chacabuco por más de 60 años y, en […]

Publicado el 4 abril, 2023 por Juan Bertrán

Mauro Antonio Fernández fue vecino de Parque Chacabuco por más de 60 años y, en noviembre pasado, fue distinguido por la Legislatura porteña por su trayectoria como historiador porteño. Conversamos con él para conocer su propia historia.

“Nací en Cachimayo y Santander, donde habían vivido mis abuelos. El barrio y el parque son lugares donde guardo muchos recuerdos. La escuela Antonio Zinny, la iglesia Santa Isabel de Hungría, todos lugares que uno frecuentó, donde hizo amistades, la vida. Más allá de la distancia y el tiempo que uno pueda estar separado, uno sigue con el corazón y la memoria en el barrio”, así empezó la charla telefónica con Mauro Antonio Fernández, historiador que actualmente vive en la ciudad de Graneros, en Tucumán, pero que perteneció a la Junta de Estudios Históricos del barrio de Parque Chacabuco durante muchos años.

“Siempre participo y estoy cerca de la Junta de Estudios de Parque Chacabuco. Ahora con las redes se puede estar siempre conectado”, señaló. Abogado por la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UBA, cuenta con una gran variedad de artículos publicados sobre Parque Chacabuco, barrio en el que vivió más de 60 años y, además, es especialista en magia e ilusionismo, disciplinas en donde realizó un gran trabajo de divulgación.

Cada año en el marco del Día del Historiador Porteño (ver abajo), la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires distingue a diferentes historiadores locales. En esta ocasión, el pasado mes de noviembre, Fernández fue elegido por sus trabajos sobre el barrio de Parque Chacabuco junto con Matilde Florencia Grosso de Andersen por el barrio de Belgrano.

“Siempre me gustó leer historia. Me inicié y trabajé durante 35 años en la escuela N°16 ´José María Ramos Mejía´ en el barrio de Almagro. Cuando la escuela cumplió 75 años se me dio por investigar la historia de la escuela y me puse a ver archivos, reservorios, hice un libro con esa historia. Ahí se podría decir que empezó mi historia”, comentó Fernández durante el diálogo con LC7.

El historiador porteño resaltó que “lo interesante de ser parte de una Junta de Estudios Históricos barrial es estar con vecinos que comparten la misma inquietud e interés de rastrear, conocer y reconocer a las instituciones de la historia barrial” y que «más allá de la historia de la ciudad en general, está la vida cotidiana de los vecinos, de un barrio que se va haciendo, que va creciendo, que va produciendo sus instituciones. Hay personajes que van surgiendo, que se destacan en distintos ámbitos, y cada barrio tiene su historia. Parque Chacabuco la tiene”.

Fernández remarcó que hay muchas historias y muchos personajes interesantes del barrio pero que la historia que más le llamó la atención es “el mito de que el parque se formó a partir de la explosión de un polvorín. Todo el mundo repetía esa historia. Pero con ir a una hemeroteca, basta agarrar un diario y ver que la explosión no había sido en el polvorín de Parque Chacabuco, sino en otro polvorín. Hubo una confusión y todo el mundo habla como si fuera ese, pero no tiene nada que ver. Parque Chacabuco se formó a partir de una compra que hizo el Estado Nacional de esos terrenos”.

El destacado historiador porteño también tiene muchos trabajos realizados sobre la magia. “Me puse a investigar el tema de la magia en Argentina porque todos conocemos muchísimo de historia de la magia de Estados Unidos y de Europa, pero a veces parece que acá no hubo magia. Entonces, me puse a investigar y salióel libro ´Historia de la magia y el ilusionismo en la Argentina. Desde sus orígenes hasta el siglo XIX inclusive´”.

Además, agregó que “de chicos, mi papá nos entretenía a mi hermana y a mí haciendo trucos de magia. Entonces, nos picó el bichito. Con el tiempo entramos a la Sociedad Mágica Argentina, de la que fui presidente por un tiempo. Siempre hubo magia en mi vida y por eso escribí el libro. Siempre estoy practicando magia, de forma amateur, en reuniones de amigos”.

Por último, Fernández comentó que “lo que más me gusta es que la historia es un rompecabezas donde nunca tenés la última pieza. Las piezas se van reubicando, siempre hay cosas nuevas por investigar o conocer del barrio. Continuamente surgen datos nuevos, interpretaciones, lecturas nuevas de los datos ya conocidos, nunca se acaba y eso es lo apasionante”.

Un día para los historiadores

La ordenanza 51.088 publicada en el Boletín Oficial el 24 de diciembre de 1996 fue la que estableció la distinción de Historiador Porteño e Historiadora Porteña, con motivo del Día del Historiador Porteño que se celebra cada 14 de noviembre (fecha en la que se conmemora el natalicio del historiador y escritor Enrique Puccia).

Este galardón anual busca homenajear a aquellas personas que trabajan por recuperar la historia de la Ciudad de Buenos Aires y sus barrios. Es así que la Junta Central de Estudios Históricos propone cada año a especialistas de gran trayectoria para la distinción que se formaliza con una ley específica votada por la legislatura porteña.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.