Martes 20 de Octubre del 2020

La voz de los docentes

La educación en general, y la escuela como institución, no estaba preparada para una pademia […]

Publicado el 8 junio, 2020 por Gustavo Viera

La educación en general, y la escuela como institución, no estaba preparada para una pademia y una medida de aislamiento. No había un plan de contingencia para la continuidad escolar, tal como puede planificar una enmpresa el seguimiento de sus operaciones. La escuela es vínculo, sociabilidad y contacto.

A pesar de esto, el cuerpo docente afrontó el desafío y una vez más puso la máquina educativa en funcionamiento. La palabra y la voz de los y las docentes. “La pandemia mundial nos tomó por sorpresa, casi sin darnos cuenta tuvimos que quedarnos en casa y de un día viernes que dijimos a nuestros alumnos ‘hasta el lunes chicos’ no los volvimos a ver, en la escuela”, afirmó Raquel Duarte, docente de la Escuela Niñas de Ayohuma de Parque Chacabuco.

Lunes 16 de marzo, ¿qué hacemos? Ayelén Marcos Nacht, profesora de inglés en la Escuela Julio Cortázar, ubicada en Flores, nos describió esos primeros momentos. El estado no estableció desde un principio lineamientos sobre cómo trabajar, entonces cada institución manejó ese período a su modo, con los recursos que cuenta. Esto, por ejemplo, se traduce en que docentes con conocimientos de tecnología se vean sobrecargados/as de tareas porque no sólo están trabajando en su materia sino que además se han hecho cargo de administrar las plataformas (blogs, Facebook, etc) de las instituciones. Tardíamente, el gobierno de la Ciudad está tratando de implementar una plataforma propia: ‘Mi escuela’. Es tardío porque, como dije antes, cada institución y cada docente ya ha optado por un modo de trabajo; cambiar, ahora, significaría mayores complicaciones. Por otro lado, especialistas en el tema han advertido sobre la complejidad de esta plataforma, que requiere de un alto grado alfabetización digital.

Primer escollo: La conectividad

La primera barrera encontrada fue el tema de la conectividad. Zonas sin acceso al wi fi, familias sin tablet o computadora, en un marco de graves restricciones económicas. Las escuelas pueden diseñar actividades escolares y enviarlas, pero si el chico/a no la puede recibir, se corta el circuito. Silvina Ruiz, docente en Niñas de Ayohuma, nos contó que no todas las familias tienen acceso a wifi, algunas usan datos del teléfono. Por lo tanto, a veces no pueden ver las actividades si no tienen datos en ese momento. Se atrasan. Tampoco pueden ver fácilmente los videos. Y también hay que tener en cuenta que muchas familias son dos o tres hermanos con el mismo celular. Sin computadora y con un solo celular se hace bastante difícil.

Silvina, además, es docente de primer ciclo (1, 2 y 3 grados), que no cuentan con las netbooks del Gobierno de la Ciudad porque desde hace un tiempo solo se entregan a partir de cuarto grado. En este contexto, “el primer escollo que teníamos que sortear era el de la comunicación. Finalmente, decidimos que ibamos a utilizar whatsapp para comunicarnos con las familias, armamos un grupo, incluimos a todas las familias y todos los días les subimos una foto al Whatsapp como si fuera el pizarrón”. Aunque la conectividad es una traba en muchos casos, las familias están muy comprometidas y las tareas que mandamos llegan a los chicos, por WhatsApp, por el blog de la escuela y principalmente por la plataforma Edmodo, sostuvo Raquel.

Raquel es docente de séptimo grado y los chicos cuentan con las notebooks entregadas por el gobierno, lo que representa una gran ventaja en este contexto. Trabajamos desde hace tiempo con la plataforma EDMODO y además los chicos manejan la tecnología mejor que nosotros. Tenemos una comunicación fluida con ellos por la plataforma y con sus familias por Whatsapp. Ese ida y vuelta con sus padres ayudó a tranquilizarlos y que se sientan acompañados. Personalmente, hablo con las familias y con los mismos chicos, si sienten que no pueden resolver alguna tarea, y después del intercambio por mensajes privados por la plataforma. Los llamo y los voy orientando por teléfono o con alguna videollamada. Los chicos necesitan del acompañamiento de su maestro en estos momentos más que nunca”, afirmó Raquel.

Agustina Eroles es docente en la Escuela 23 Distrito Escolar 8 “Canada” en Parque Chacabuco. Y además es coordinadora del área de educación de la Universidad Popular Barrios de Pie, presente en 12 barrios populares de la ciudad. Más que nunca hay que atender la diversidad de cada pibe y cada fanilia. Construir propuestas situadas. Más que nunca buscamos cómo reponer brechas educativas y tecnológicas. En nuestra escuela y nuestros barrios entre el 70 y 80 por ciento de lxs niñxs no tienen compu ni internet. La mayoría sí cuenta con algun celu en la familia, con datos. Entonces hacemos propuestas semanales con videos, documentales y  pelis que apuntan o a complementar o acompañar otras tareas, o bien a desarrollar gustos e inquietudes que podemos ir descubriendo y proponiendo. Y concluye: “Esto no es educación a distancia, es educación en contexto de pandemia”.

Por eso, en este contexto, Silvina es contundente con lo que ella cree que es la prioridad: Para mi el problema que presenta esta virtualidad es que no puede quedar ningún niño y niña afuera de esta virtualidad en que nos estamos manejando por no tener acceso a wifi, por no tener acceso a un celular disponible, por no tener computadora. Eso es lo que me parece que habría que resolver inmediatamente. No puede quedar nadie afuera. Después lo pedagógico se resuelve porque se continua en la virtualidad, se recupera cuando volvemos, se recupera el año que viene. Siempre hay tiempo para lo pedagógico y se puede manejar. Lo que no se puede manejar es que quede alguien afuera.

Los límites de la virtualidad

Esta experiencia pone en evidencia que el vínculo personal -cara a cara- entre docentes y estudiantes es el factor pedagógico principal de la educación, manifestó Ayelen. Agustina, en particular, sumó su visión al respecto sosteniendo que la virtualidad tiene un límite en el proceso de enseñanza-aprendizaje: Se hace evidente la cuestión del andamiaje necesario para promover procesos de aprendizaje, entre pares y con docentes. Y eso no se reemplaza aunque podamos hacer Zoom o foros, menos cuando el derecho al acceso a alimentación suficiente o a internet no está garantizado. Y agregó que lxs pibes nos dicen que extrañan mucho la escuela, a sus profes y compañerxs. Que extrañan jugar.

Queremos volver a la escuela, con sus caritas de felicidad al vernos, expuso Raquel.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja una respuesta

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.