Domingo 11 de Abril del 2021

“La pandemia me hizo volver a lo profundo de lo nuestro”

Emilio José Moreno Chavarría fue declarado Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad de […]

Publicado el 18 marzo, 2021 por Nicolás Rosales

Emilio José Moreno Chavarría fue declarado Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad de Buenos Aires. Pintor, muralista, y docente. En su trayectoria siempre ha sido un profundo defensor de nuestros orígenes indígenas y criollos. Conozcan al magnífico artista vecino de Flores.

Oriundo de Tilcara, Jujuy. De un extensa carrera artística y docente. Pintor, dibujante, y difusor de la cultura precolombina. Realizó murales en distintos edificios públicos y privados. Ilustró libros y revistas. Realizó exposiciones individuales y colectivas. Fue premiado en el país y en el extranjero. Desde hace 30 años viene desarrollando un espectáculo donde se fusiona la plástica y el canto en un solo momento del cual es el creador de esta dinámica en el país. Cada canción es un cuadro, denominado “Canto y Pincel”.

Las obras realizadas son 9.500 originales que se encuentran en distintos puntos del país, en países limítrofes, Europa y Estados Unidos. Desde el año 1970 participa en organizaciones aborígenes rescatando los derechos históricos de los pueblos originarios.

La Comuna 7: ¿Dónde está ubicado tu taller y cómo venís trabajando?

Emilio Moreno Chavarría: Actualmente estoy jubilado, estuve trabajando mucho tiempo en centros culturales. Vivo y tengo mi taller donde además doy clases el barrio de Flores, más precisamente en la calle Vallese esquina Bolivia.  Gran parte de mis obras están aquí, y la gente, los vecinos pueden visitarme cuando quieran.

LC7: ¿Dónde te formaste y cómo fueron tus comienzos en relación al arte?

EMC: Toda mi familia es de Jujuy, yo nací y viví bastante tiempo en Tilcara. Después me vine a vivir a Buenos Aires con una tía mía y me formé. Y desde chiquito me gustaba pintar y dibujar. En aquella época, cuando iba la escuela, Tilcara era muy chiquito y nos conocíamos todos. Había hecho un mural en la escuela, se enteró Gerardo Pandoja que era nuestro máximo pintor y referente. Me invitó a su taller, que quedaba cerca de mi casa y ahí comencé. Siempre me interesó la cultura nuestra, originaria, precolombino. Quise romper con la mirada europea del arte. Mi sangre originaria siempre me tiró, de lado de mi mamá, y mi bisabuela, somos coyas. Antes vivían los Diaguitas. Mi bisabuela fue modelo de los primeros pintores del siglo 19 que llegaron al norte, incluso un cuadro es exhibido en la actualidad en el Museo de Bellas Artes de Buenos Aires, se llama “La Picantera”, y otro se llama “La Chicharía”. A su vez, “La Picanera” fue portada del primer longplay  del grupo folclórico de Los Fronterizos.

LC7: Además de pintar cuadros has hechos murales relevantes, ¿nos podrías mencionar alguno?

EMC: Pinté más de  veinte murales. El último está en la Iglesia del Bajo Flores, es la Virgen de Guadalupe que la pinté en el 2006. Fue un acto benéfico, una experiencia muy importante y que generó un vínculo muy fuerte y solidario con la comunidad. Arranqué con u grupo de pintores de murales cuando vino la democracia, en noviembre de 1982, no llamábamos Cóndor Jaire. Recorrimos muchas galerías del país también con otros cuadros, con la temática de nuestros pueblos originarios. Acompañábamos estas giras con música y pinturas. Creemos que tuvo sus buenos resultados, hoy la bandera wiphala se ve cada vez más en todos lados, hoy se habla más de la patria grande.

LC7: ¿Cómo has hecho para producir tantas obras?

EMC: Siempre día talleres institucionales con mi perfil, con la identidad originaria. Me costaba mucho convocar a la gente a que vaya a ver mis obras en alguna exposición, que casi siempre tiene rasgos elitistas. Por eso ahí surgió la idea de pintar una obra mientras un músico ejecutara su pieza musical, su canción. Fue en el año 1986, en un congreso de pueblos originarios en Los Toldos, en Buenos Aires. Ahí conocí a un músico extraordinario que se llama Tomás Caro (guitarra y voz), que ahora a está en Catamarca. Con él nos juntamos y presentamos este espectáculo fusionado recorriendo casi todo el país. El sentido de fondo de todo esto, ejecutar una obra de dibujo y pintura lo que durara cada canción. Y que sea un cuadro dentro de lo figurativo, que tenía que ver con la letra del tema. Ese fue el desafío y realmente fue un deleite enorme. Cuando incorporamos la proyección de la acción en una pantalla gigante pudimos ver la emoción de la gente a través de sus rostros. Además, esos dibujos quedaban para la gente mediante un sorteo. Con mi firma y el título de la canción. Disfruto mucho más de esto que pintar en mi taller. Tomás Caro se fue, ya tiene 80 años, la última presentación fue en el año 2019. Actualmente estoy trabajando este espectáculo, con Mariano Cruz (músico, cantante) de Jujuy, un excelente músico, toca el saxo, la quena, charango, etc. La dinámica que veníamos teniendo se cortó por la pandemia, ya retomaremos. Esperamos sea pronto. La pandemia, me hizo volver también a la profundo de lo nuestro, estuve pintando muchos paisajes, en este renacer de la naturaleza en contexto de los primeros meses de la pandemia. Me reencontré un poco con Jujuy. Hice una serie nueva de cuadros mezclado con lo simbólico de allá, con lo mitología, con muchos colores presentes, que lo titulé “El Renacimiento de la Pachamama”. Produje mucho.

Por último, Emilio nos confesó que Jujuy siempre vuelve a su memoria. Todas sus raíces están allí, que por momentos extraña bastante. Cuestión que se ve harto reflejada en sus cuadros.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.