Domingo 04 de Diciembre del 2022

La cocina del juicio

El film Argentina 1985 se convirtió en un fenómeno en los cines y en los […]

Publicado el 9 noviembre, 2022 por Nicolás Rosales

El film Argentina 1985 se convirtió en un fenómeno en los cines y en los debates y el ex juez Ricardo Gil Laavedra dejó sus impresiones en una actividad organizada por grupos radicales de la Comuna N° 7.

La charla titulada “Él los juzgó” estuvo organizada y convocada por lar organizaciones “Ateneo 26 de Julio”, el “Comité Marcelo Consalvo #adelanteciudad” y la UCR de la Comuna N° 7. La sede fue la “Asociación Española de Socorros Mutuos” de la calle Pedernera 143 y el día elegido el 26 de octubre.

En un espacio colmado, se respiró un aire de cierta ansiedad y expectativa para escuchar al invitado y debatir sobre la película, además de otros temas de la actualidad política y social del país con una impronta partidaria. Esto último también se pudo notar a la hora de pensar críticas sobre la película “Argentina 1985”.

Ricardo Gil Laavedra fue Juez de la Cámara Federal e integró el tribunal durante el Juicio a las Juntas en 1985. Su figura representa una referencia política dentro del radicalismo y en la actualidad es el titular del Colegio Público de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires.

“En trazos gruesos, la película ha venido a develar una necesidad enorme de la Argentina, la repercusión ha excedido las expectativas en tanto como la gente se ha volcado de manera masiva a verla para rememorar ese acontecimiento histórico y fundamental para la democracia”, comenzó diciendo en la charla.

Críticas

Gil Laavedra planteó reparos respecto a la reconstrucción histórica que hace la película de Santiago Mitre y que protagoniza Ricardo Darín: “Como ustedes saben, es una película comercial, que en términos generales está bien hecha. Sin embargo, y cómo crítica creo que se desdibuja el rol fundamental de Ricardo Alfonsín, tampoco está muy presente la tarea de la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas), que fue la primera comisión por la verdad del mundo. Faltó me parece, cierto rigor histórico de parte del director y del guión. Podría haber estado mejor esta parte. Otra cosa, en la placa final del film no se coloca el indulto al juicio, y sí se colocan las leyes de impunidad”.

“De todas maneras, la película es más que bienvenida”, dijo el abogado y al mismo tiempo alertó, en forma de contexto, sobre la sucesión de intentos de golpe de estado de los militares que sufrió el gobierno radical como respuesta a lo que había sucedido en el juicio, un hecho único en términos de juzgamiento. “La estrategia de Alfonsín fue juzgar a los máximos responsables”, agregó.

Intimidades

Por otro lado, Gil Laavedra se metió en la cocina del juicio y reveló algunas anécdotas de lo más íntimas. “El corazón del juicio no pasó por la sala majestuosa que se muestra en la película, sino en una sala continua que es la sala de ‘acuerdos’ con una mesa octagonal y donde permanecimos muchas horas discutiendo. Y no podíamos tener disidencias, fue así que nos tomábamos muchas horas de debate, generando un clima de confianza. El juicio nos llevó 14 meses de trabajo y por la cantidad de expedientes tuvimos que trasladarlos a la cámara en una especie de conteiner. Teníamos una sola fotocopiadora y a pesar de las dificultades mantuvimos la estructura del juicio oral, para que las pruebas pasaran frente a nosotros y frente al pueblo. Frente a los testimonios, tomamos casos representativos, algunos de ellos se ven en la película. Lo que hizo el equipo de trabajo de Strassera fue extraordinario. Otra clave fue la rapidez de la acción, fue un juicio dentro de todo bastante rápido”.

Por último comentó que “después de la sentencia, aquella noche, decidimos juntarnos en casa en un cena que arrancamos a las 9 de la noche y terminamos a las 7 de la mañana del otro día”.

Al finalizar el análisis, y tras los aplausos sostenidos, Gil Lavedra contestó con mucha dedicación preguntas que circularon escritas en papelitos de parte de los allí presentes.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.