Sábado 22 de Febrero del 2020

La campaña desde adentro

Camila García tiene 33 años y es polítologa y periodista. Integra el “Grupo Callao” y  […]

Publicado el 15 diciembre, 2019 por Redacción LC7

Camila García tiene 33 años y es polítologa y periodista. Integra el “Grupo Callao” y  “Agenda Argentina”. Repasa su historia de militancia y cuenta lo que significó ser parte de la campaña de Alberto Fernández.

– ¿A los seis años de edad ya acompañabas a tu mamá a la unidad básica de Caballito?

-Sí, mi mamá empezó a militar desde un poco más grande y yo desde muy chica. Para mí, ella es un ejemplo que yo realmente la admiro como mujer y como madre porque nunca dejo de hacer nada de lo que ella quiso para su vida. En cuanto a crecer profesionalmente y crecer en cuanto a la militancia por tener un hijo. Siempre se esforzó porque a mí no me faltara nada, pero no solamente eso. Yo vengo de una familia de clase media y lo hacía con mucho esfuerzo. Esta cuestión de que mi vieja me llevaba a la unidad básica desde muy chica y me terminaba durmiendo entre dos sillas, jugaba con banderas, hacia barquitos con los panfletos y en esa época se hacía mucho laburo territorial. No digo que ahora no se hace, sino que ahora hay otros elementos comunicacionales, de acceso, de redes, etc. que facilitan mucho el laburo del militante. Antes, cuando había elecciones, tenías un listado de afiliados. Ibas y los visitabas a todos, te tomabas unos mates con todos los adultos mayores, con todas las mujeres y mi vieja me llevaba incluso a lugares que también eran conventillos, casas tomadas, etc. Ibamos a hacer esa tarea militante. No solo en elecciones, sino que durante todo el año. También armábamos actividades en la básica, era otra forma de concebir a la política. Ni mejor ni peor, distinta. Había una relación directa con el afiliado. Entonces era una experiencia muy linda porque ibas conociendo tu barrio, a la gente de tu barrio, a las necesidades de tu barrio y después el barrio creció y se volvió más clase media-alta y no les gusta demasiado el peronismo. Con lo cual siempre es militar para perder, pero siempre con la frente en alto y siempre militando. Nunca permitimos que una derrota nos baje los brazos.

-¿De qué se trata Agenda Argentina?

-Agenda Argentina es un espacio interdisciplinario de muchos grupos. La idea surgió hace casi  un año. Me acuerdo que fue el 17 de diciembre, el día de mi cumpleaños y no pude ir a la primer reunión porque estaba planificando algo de los festejos.  Nos juntamos un montón de grupos que andaban dando vueltas por el ámbito intelectual, universitario, territorial, etc. pero esos grupos nunca se encontraban. Entonces, poniéndonos a tono con el marco de la unidad que ya Alberto estaba pregonando, incluso antes de su candidatura (yo vengo caminando con él hace tres años). Él siempre tuvo esa impronta de hablar y convocar a todos los actores para este gran acuerdo social. Entonces en ese marco, es que Alberto propuso que todos estos grupos que estaban dando vueltas con sus propias reuniones, sus propias lógicas, sus propias formas, pudieran juntarse y armar algo propio que además colabore con la unidad, colabore con amalgamar las piezas sueltas con la universidad, con los intelectuales, todos en un mismo marco. La experiencia es muy linda porque tenemos representantes de universidades, tenemos representantes territoriales y es muy linda la relación que se da entre nosotros. Tenemos una forma colectiva de construcción, de solidaridad, de si hay que ir a los medios va uno, mañana va otro, todo se da en un marco de horizontalidad y de acuerdo y siempre de buena onda, en un marco que nos era hostil en esa época. Veníamos de un macrismo que nos venía pisoteando la cabeza, desuniendo, con lo cual estuvo buenísima la experiencia de juntarnos y empezar a armar. En eso hay representantes como Nahuel Sosa, Ale Grimson, Paula Lenguita, Cecilia Gómez Mirada (que es mi compañera dentro del Grupo Callao), tenes personalidades como Caro Mera, que es la rectora de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, hay un montón de actores muy importantes. Los compañeros de “el sur no espera” de Parque Patricios, que tienen un fuerte trabajo territorial, que ahora Vero Tenaglia es Comunera. Hay varios espacios comunes con Flor Minici, que es una de las fundadoras del movimiento “Ni Una Menos”, las chicas de Atenea que trabajan mucho el tema del feminismo y el trabajo. Más o menos lo que estamos trabajando es el feminismo, trabajo, educación, estado, acuerdo social y ahora estamos laburando mucho el acuerdo social, porque no es lo mismo para la campaña que la unidad para gobernar.

-Hay gente que dice que es un problema la unidad. Pero en realidad se juntaron muchos sectores para ahora poder gobernar…

-Claro, la unidad para la campaña estuvo muy bien y fue muy efectiva. Pero ahora, cuando vos tenes que gobernar, esa unidad la tenes que amalgamar. No es lo mismo esa campaña cuando vos estas siendo oposición, que cuando te tenes que sentar en el sillón de Rivadavia para tomar decisiones. Con lo cual, el grado de acuerdo tiene que ser mucho mayor con los distintos actores que representa nuestra fuerza política. Es un grado de acuerdo mucho más alto, en donde es un equilibrio que tiene que ver más con lo pragmático y con las necesidades de nuestro pueblo. Creo que Alberto Fernández, hoy por hoy entiende mucho, es un gran dirigente político, pero además creo que en este momento de la historia que estamos viviendo, es el que mejor entiende la forma de cómo sacar ese país adelante. Quizás Alberto Fernández en el 2015, no hubiese tenido la misma efectividad, no por él, sino porque el contexto sociopolítico era otro. En este contexto que se empezó a discutir el hambre en Argentina, la gente está muy mal, incluso la clase media. Necesitamos un dirigente político que tenga la capacidad de acuerdo con los diversos actores, no solo de la política, sino de la economía y de la sociedad para poder dar solución a los grandes problemas que hoy tiene la Argentina, el hambre, la deuda, el trabajo, el nivel y la dignidad social y la justicia social. Es ahí donde nosotros vamos a trabajar, por eso lo de “Argentina contra el hambre” el otro día. Los diversos actores, la foto de Tinelli con Estela de Carlotto y los grandes empresarios de los oligopolios de alimentación. Me parece que es súper importante esa foto que tiene que efectivizarse en políticas públicas.

-Queríamos que nos cuentes un poco sobre el Grupo Callao, sabemos que sos la más joven ¿Qué implica eso?

-Ustedes eran muy chicos (risas), pero por el año 2003, Alberto Fernández junto a Néstor Kirchner fueron los inauguradores de una nueva generación en la política. Que fue el famoso Grupo Calafate donde surgieron grandes dirigentes políticos, futuros ministros, como por ejemplo Daniel Filmus. Personas muy interesantes como Gines González García, que fueron claves en la reconstrucción de la Argentina luego de la crisis del 2001. Alberto tiene esta impronta de inaugurar nuevas generaciones a la política, en ese sentido es donde el empieza a construir el Grupo Callao como parte de su equipo más personal, para poder comenzar a construir la unidad. Darle un poco de oxigenación a la política, esta cosa de que la gente ya está un poco cansada de ver siempre las mismas caras, incluso los proyectos populares por más que tengan resultados económicos positivos, muchas veces a un límite desde lo político. Lo vimos en Bolivia, mas allá de que hay que condenar el golpe de estado en todas sus formas, eso no está en discusión, pero si hay un cierto agotamiento por parte de la sociedad a un proyecto político, que si bien otorgo mucha dignidad a su pueblo, eso pasa a no ser suficiente si el líder estando siempre en el poder. Quizás hay que oxigenar a veces a la política porque los proyectos son más grandes que un líder, las personas nos morimos. El proyecto de justicia social, de igualdad económica, de soberanía política, de independencia económica, tiene que seguir existiendo. Con lo cual, no puede ser que se te muera el líder o haya un golpe de estado y venga el neoliberalismo y de nuevo todo para atrás, como paso en Bolivia, como paso en Ecuador, como está pasando en Brasil, como está pasando en Colombia. Hay todo un eje en Latinoamérica que esta convulsionada. Lo de Chile no se puede creer. Pero volviendo al Grupo Callao, Alberto entendió eso que la sociedad pedía a gritos nuevas caras. Está formado por catorce compañeros y compañeras, hay algunos que tienen un perfil más técnico como Cecilia Todesca o Matías Kulfas o Fernando Peirano, que se dedican más al ámbito económico. En el caso de Fer (que es un gran compañero y amigo) el está en la parte de Ciencia y Tecnología, estuvo ocupando algunos lugares durante la gestión de Lino Barañao, cuando estaba Cristina Fernández de Kirchner. Después esta Guille Chávez, que trabajo en el Ministerio del Interior y en el Instituto Nacional de Capacitación Política y después en transporte acompaño a Felipe Solá y a Randazzo. Santi Cafiero que hoy es nuestro conductor y quien lleva adelante todos los armados y todos los debates políticos, es un pibe joven que también ocupo sus lugares de gestión en la Provincia de Buenos Aires, gran militante de San Isidro. Me parece que son todos perfiles que suman un montón y oxigenan a la política. Después esta Ceci Gómez Miranda, que es una gran compañera de La Plata, junto con Fede Martelli es parte del movimiento de Unidad Popular. Fede fue candidato a intendente en La Plata y además tienen mucho laburo en barrios populares de la ciudad. En todo este recorrido nosotros también reforzamos nuestra amistad, que eso también es muy lindo. Después esta Victoria Tolosa Paz, que ya la deben haber conocido, es una de las responsables de Argentina Contra el Hambre junto al futuro ministro Arroyo. Yo siempre digo que Victoria es una tromba, una gran militante, también fue candidata a intendenta de La Plata, perdió por muy pocos votos pero es una gran laburante, recorrió todos los barrios populares, es concejala de La Plata, pero además tiene una experiencia y un discurso, es una piba que estudia los temas y que va adelante, arremete, es accesible y va a todos los lugares que la invitan, yo la destaco siempre porque es muy sólida, no solo desde lo discursivo sino desde sus acciones. Se ve su peronismo, al igual que en el resto de los compañeros. Después tenemos a Nati De Sio, que trabaja todos los temas de AFIP, es politóloga, tiene también algunas raigambres en alguna provincia, también estuvo trabajando mucho en la campaña. Bueno y yo soy la más pequeña, el que me sigue a mi es Santi que cumplió cuarenta, yo tengo treinta y tres. Yo soy la única de CABA, el resto son todos de Provincia de Buenos Aires, La Plata, San Isidro, etc. Mati y Ceci tienen un perfil más técnico, pero eso no implica que no hagan política, porque tener solo un perfil técnico no te sirve para poner a la Argentina de pie, vos tenes que tener ideas sobre la política, ellos saben mucho pero capaz no tienen un laburo tan territorial como otros. Es un perfil bastante variopinto. También tenemos a Aníbal Pittelli, que fue intendente de Chivilcoy, muy amigo de Randazzo y ocupo varios lugares dentro de la gestión del ex ministro cuando estaba en Interior y Transporte, estuvo acompañando a una chica joven para la intendencia de Chivilcoy. Tenes de todo, hay varios perfiles. Tenes a Mike Cuberos, que es representante de la cultura y del turismo. Hay un montón de acores, que juntarse con todos ellos, para mí es como un mundo nuevo porque son de diferentes lugares y yo tampoco era conocida. Es muy linda la experiencia de acompañar a un futuro presidente de la Argentina, que sobre todo te da esa importancia como generación joven para empezar a tener tus primeras experiencias en gestión o ver como se manejan en campaña. Alberto es una persona que escucha mucho a todos y a todas y eso es muy lindo.

-¿Cuál fue el rol de la juventud y del feminismo en la campaña?

-La campaña fue bastante vertiginosa, como todas las campañas. Para mí fue mi primer experiencia en la campaña nacional, esto de recorrer el país y de empezar a escuchar a todas las personas, a todos los actores. No son las mismas lógicas o necesidades en una provincia como Mendoza que tiene más recursos, que en una provincia como Jujuy que tiene menos o como Formosa. Cuando vos empezas a recorrer todo el país y empezas a recorrer el país y escuchar a todos los actores y todas sus problemáticas y empezas a idear planes de gobierno. No solamente discursos de campaña, todo lo que dijo Alberto de alguna forma esta trabajado, no fueron versos discursivos que no se van a cumplir. Tienen una fuerte raigambre en un trabajo de sus equipos, de parte de nosotros mismos y nosotras mismas que colaboramos en todo lo que pudimos para que eso sea un argumento sólido y que es posible. Nosotros estamos muy felices, pero también estamos muy preocupados porque no va a ser fácil gobernar. Confiamos mucho en la capacidad que tiene Alberto de gestionar , porque es un tipo con mucha experiencia, un gran dirigente político, con capacidad de consenso, acuerdo y dialogo que es lo que hoy necesita la Argentina, pero igual no va a ser fácil. Con una Latinoamérica hostil, con una economía estallada, con una deuda externa tremenda, con trece millones de pibes que no comen, no va a ser fácil sentarse en ese sillón y creo que él tiene la voluntad y la capacidad para poner a nuestra Argentina de pie. Así que la campaña fue muy en ese tono, cambiar un poco los ejes y sacarle esta cuestión telúrica que tenían las campañas del Twitter, el Facebook, esto y lo otro, porque las cuestiones electrónicas son las que mejor se mueven, pero no. Alberto es una persona que todavía atiende su celular, si vos le mandas un mensaje puede que te conteste, no es que derivo su celular. El twitter lo agarra y maneja el, le quisieron traer quinientos consultores políticos y dijo: “Miren, si yo hice treinta años política en mi vida, para que ahora venga un tipo de Cataluña o de no sé dónde para decirme como tengo que pararme a hablar o que tengo que decir, me voy a mi casa” (risas). En ese sentido, pudimos igual como jóvenes, introducirle un par de cosas en su discurso, que estuvo buenísimo y después lo vertiginoso que es acompañar a un candidato a presidente, es algo hermoso, es algo gratificante, como la gente empieza a tener esperanza en el, verlo al hablar, verlo crecer, verla a Cristina también acompañándolo, que eso es muy importante. Después la cuestión del feminismo me parece muy importante, es algo que nunca se había metido en campaña, hasta ahora nunca lo vimos. La marea feminista es algo que llego para quedarse y hasta que no se den las batallas culturales que se tienen que dar, no van a dejar de existir como una causa que nos concierne a todos y a todas. Me parece que haber planteado ese tema en campaña fue súper importante, porque yo siempre digo lo mismo, ahora pudimos  lograr un montón de cosas con el tema del feminismo, pero todavía falta un montón. Las mujeres tenemos garantizado el cupo por una ley, nosotras tenemos que apuntar a que no exista más una ley para garantizar eso, ya en las nuevas generaciones se tiene que saber que tiene que haber una mujer en las listas, que sea algo natural, a eso tenemos que apuntar. Yo sé que van a ser muchos años y que van a tener que pasar varias generaciones para que esto entre en la cabeza, pero digo, si las mujeres no acceden a lugares de poder es muy difícil que logremos una sociedad más igualitaria. Así como las minorías migrantes, gays, lesbianas, trans, todos tienen que ocupar algunos espacios para establecer una política más igualitaria. Creo que Alberto apunta eso, creo no, ¡Apunta a eso! Tomo ese eje, lo trabajo un montón, pensar que también es difícil para ellos porque son de otra generación e incluso para Cristina fue difícil, que en su momento tampoco estaba muy de acuerdo con el aborto y finalmente sí. La definición política que tiene Alberto con respecto al aborto me parece súper necesaria. El feminismo llego para quedarse y no solo eso, sino también plantar bandera, no es lo mismo el feminismo que podemos plantear nosotros desde el movimiento nacional y popular peronista, que el feminismo que plantea el Pro. En este sentido, desde el mismo momento donde tenemos un proyecto  político y mujeres que apoyan a un partido político que legitima las bases de un modelo de pobreza estructural en Argentina, ya no podemos hablar de feminismo nacional y popular. Yo el feminismo que quiero para mis mujeres es nacional y popular, quiero que las mujeres trabajadoras tengan acceso a la salud y a la educación, que sus hijos puedan criarse en un ambiente digno y que además tengan la oportunidad de ascender socialmente, que tengan un trabajo en blanco. Hoy nuestras mujeres están abandonadas y siempre que hay un sistema de pobreza estructural son las que más paga los platos rotos, son a las que primero despiden, si estas embarazada no te contratan, es muy hostil este mundo y es muy hostil esta ciudad para criar un hijo, por eso necesitamos una política integral de cuidados, porque las mujeres de clase media están abandonadas en ese sentido. En los barrios barrios populares se vive de una forma mucho más natural en ese sentido hay como un sentido de comunidad y los hijos se cuidan entre todas las compañeras, hacen oficios y entre todas se cuidan los hijos. Las mujeres de clase media no tenemos esa posibilidad, estas sola, tenes que pagar un jardín diez lucas, tenes que ir a buscarlo a las tres de la tarde, si el pibe se enfermó dos veces te echan y además como podemos querer que las mujeres accedan a lugares de poder si tienen que estar yendo a las cuatro de la tarde a buscar al jardín a sus hijos, si tienen que encargarse de la tarea de cuidados. Así como las mujeres que se encargan de la tarea de cuidado y nunca son bien pagas. Todas estas problemáticas son las que tenemos que atacar en estos cuatro años, que espero que sean ocho y que esto entre bien en la cultura de nuestra sociedad Argentina y por eso es por lo que estamos trabajando. Si Lospennato me quiere votar el aborto, que me lo vote, pero yo no voy a construir mi feminismo nacional y popular con una compañera que pertenece a un partido político que representa un modelo de pobreza estructural.

Gentileza del programa radial Voces del Sur, los Sábados a las 14hs. por FM Bajo Flores 88.1 MHz.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja un comentario

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.