Lunes 08 de Marzo del 2021

“Nadie reconoce que somos trabajadores”

Los repartidores de aplicaciones se convirtieron en trabajadores esenciales para el funcionamiento de la cuarentena. […]

Publicado el 6 agosto, 2020 por Juan Bertrán

Los repartidores de aplicaciones se convirtieron en trabajadores esenciales para el funcionamiento de la cuarentena. A pesar de su importancia, trabajan en absoluta precarización laboral. La Agrupación de Trabajadores de Reparto lucha por sus derechos desde hace tres años frente a un difícil marco legal.

En el contexto del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, la tarea de los repartidores se convirtió en esencial para el funcionamiento de la cuarentena. Si bien la actividad fue considerada esencial, no así los trabajadores que la realizan. En una situación de precarización laboral, ellos desarrollan sus labores cotidianamente con el fin de obtener ingresos para sostenerse en medio de la crisis.

A mediados de julio, la legislatura porteña sancionó una ley que regula la actividad de los repartidores a partir de una modificación del Código de Tránsito y Transporte que es rechazada por los trabajadores por encubrir la relación laboral entre las aplicaciones y sus empleados y por profundizar la precarización laboral. La misma pide que, para obtener habilitación de trabajo en la ciudad, los repartidores deben inscribirse en AFIP en el “Registro Único de Transporte de Mensajería Urbana y Reparto a Domicilio de Sustancias Alimenticias”, no cargar con multas de tránsito y realizar cursos de capacitación, cuestiones que correrán por cuenta propia de los trabajadores y no serán gastos que cubrirán las empresas.

La Agrupación de Trabajadores de Reparto (Agrupación ATR) lucha por los derechos de los repartidores y por el reconocimiento de la tarea que realizan. Entrevistamos a Micaela Sosa, referente de la agrupación, con el fin de que nos cuente su perspectiva frente a la problemática y cómo enfrentan la situación actual.

La Comuna 7: ¿Cómo surgió la agrupación?

Micaela Sosa: Hace tres años que existimos como una agrupación de trabajadores de reparto. Nació apenas llegó la aplicación de Pedidos Ya a la Argentina. Ya en ese momento vimos que era una salida laboral más para la juventud, para los estudiantes o para migrantes, que podía ser muy provechosa pero se venían viendo un montón de problemas. Decidimos organizarnos aunque en ese momento la situación era distinta. Todos los trabajadores estaban en blanco o contratados por la empresa de Pedidos Ya. El sueldo era malo y las condiciones laborales no eran muy buenas y lo que podíamos pelear era el aumento. El problema ahora se agravó bastante. Ahora, te puede tocar un pedido desde donde estés a cualquier zona y no hay una regulación laboral. En esta situación nacimos, al ver que si no nos organizábamos la cuestión iba a empeorar, que es un poco lo que está pasando, a pesar de nuestra organización.

LC7: ¿Qué es lo que sancionó la legislatura y cuál es la postura que tienen al respecto?

MS: Lo que trató la legislatura fue una modificación en la Ley de Tránsito, que repercute en los trabajadores de reparto puntualmente. Lejos de considerarnos trabajadores de reparto y tratar de regular la actividad discutiendo con nosotros que venimos llevando cuatro paros en lo que va de la cuarentena reclamando por nuestras condiciones, (Horacio Rodríguez) Larreta (Vamos Juntos fue quien impulsó el proyecto) ve a los trabajadores de reparto sólo como bicicletas y motos. En este cuadro, es que nosotros decimos que lo que está haciendo es darle un marco legal a las aplicaciones para seguir profundizando el desconocimiento de la relación laboral encubierta a través del monotributo. Con la ley de Larreta una cantidad de responsabilidades, obligaciones y multas recaen en los trabajadores de reparto y no se ocupa de ver los derechos que nos faltan a los trabajadores. En lo que va de la cuarentena, nosotros llevamos a nivel nacional siete compañeros fallecidos y seis de ellos son en accidentes de tránsito, los caracterizamos como asesinatos laborales. Las jornadas laborales de trabajo son extensísimas. Esto de que “vos sos tu propio jefe” y que podés controlar el horario de trabajo es una mentira porque si vos tenés que trabajar hasta 16 horas por día para poder llevarte una plata que signifique algo para tu familia, no es tan así. No estás tan libre de elegir cuando trabajás y cuando no. Si te enfermás, nadie te banca la licencia por enfermedad; si no entregás, no comés.

LC7: ¿Cuáles son los reclamos que tienen en este momento puntualmente?

MS: Nosotros no somos colaboradores, somos trabajadores de reparto y lo que hace la ley de Larreta es profundizar la precarización. Si ponés más gastos y más responsabilidades a los trabajadores de reparto, atacás a sus ingresos; si atacás a sus ingresos van a tener que trabajar más horas, no menos. Trabajar más horas implica estar más cansados, manejando por la calle, con unas aplicaciones que funcionan mal, que tienen sistemas de ranking, que te torturan porque si no contestás dentro de los minutos aunque estés manejando, te sancionan, te bloquean y no podés trabajar. Frente a todo eso, lo que hace la ley es exponernos a mayores muertes. Lo que se debería revisar es la cantidad de horas de trabajo que hay que hacer para tener un pago digno y que las empresas se hagan cargo de la obra social, de la ART, del seguro de vida, porque si no todos los gastos recaen sobre el trabajador. Para empezar a trabajar, tenés que empezar teniendo moto o bici, teniendo casco, patente al día en el caso de la moto, tener el monotributo al día, después tenés que pagarte tu propia cobertura por si te pasa algo, y en algunos casos como Glovo, te hacen pagar el uso de la aplicación.

LC7: ¿Qué cambios hubo en la situación de los repartidores por la pandemia?

MS: Para nosotros en la pandemia fue todo perjudicial porque desde el primer momento se declaró esencial el trabajo de reparto, pero no a los repartidores trabajadores. Nadie reconoce que somos trabajadores, solamente reconocen la esencialidad de la tarea. Fue mayor exposición por básicamente la misma plata y si en algún momento hubo un poco más de demanda después se compensó con la cantidad de gente que, como no tenía forma de salir a trabajar, se volcó a trabajar en las aplicaciones porque es de fácil ingreso. Nosotros hace dos años que no recibimos ningún aumento de pago por envío. Entre las aplicaciones va de $40 a $70 el pedido base y eso hace dos años que no se modifica.

LC7: ¿Sienten que la desprotección es cada vez mayor?

MS: No hay ningún protocolo para los trabajadores de reparto, al nivel que el único protocolo es cómo entregás el pedido al cliente o como podés retirar el pedido. En todos los gremios existe un protocolo para proteger a los trabajadores del contagio. En éste no existe nada porque ni siquiera somos considerados trabajadores, entonces, ni siquiera se esmeran en ver cómo hacer para que un trabajador no se contagie, siendo que los trabajadores de reparto, en muchos casos, estamos entrando y saliendo de los supermercados y yendo a las casas de la gente que está en cuarentena. En ese marco no hay ningún cuidado para el trabajador, ni para el resto de la sociedad que está utilizando la aplicación para abastecerse y estamos repartiendo el coronavirus por todos lados. No hay cobertura médica, no hay ART. Si te contagiás en la jornada laboral, exigimos un protocolo en donde a los trabajadores se los pueda aislar y que se les garantice un ingreso para poder hacer su cuarentena y obviamente una cobertura médica acorde a la situación de la pandemia. No solamente pedimos barbijos, alcohol en gel y guantes acorde a la cantidad de trabajadores de reparto que hay, sino un protocolo serio en donde no estén expuestos los compañeros a contagiarse, a contagiar a otros y a contagiar a sus propias familias. Como éste es un trabajo que si no trabajás, no comés, muchos compañeros elegirán hacer la vista gorda frente a sus síntomas, porque entre el hambre y el coronavirus a veces gana el hambre.

LC7: ¿Cómo es la situación en el resto del mundo?

MS: La realidad es que estamos en consonancia en todo el mundo, con los mismos reclamos a nivel internacional. Las aplicaciones funcionan en todos los países del mundo y los trabajadores están de la misma manera. Estamos unidos por la misma lucha que hoy por hoy no tiene fronteras. Venimos de hacer tres paros en Latinoamérica con las mismas consignas en 6 países y son movilizaciones bastante masivas, representan los reclamos de los trabajadores. La realidad es básicamente la misma para todos los trabajadores de reparto por aplicación en todo el mundo, operan en todos lados de la misma forma.

Fotografía: Télam.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja una respuesta

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.