Martes 26 de Octubre del 2021

“En los primeros días tuvimos que tirar dosis de la vacuna”

El prestigioso psiquiatra y médico sanitarista Edgardo Knopoff charló con LC7 en exclusiva sobre el […]

Publicado el 10 marzo, 2021 por Gustavo Viera

El prestigioso psiquiatra y médico sanitarista Edgardo Knopoff charló con LC7 en exclusiva sobre el avance del proceso de vacunación en la Comuna N° 7 y en la Ciudad y dejó frases picantes para analizar a fondo.

Polémicas, críticas y desafiantes son las palabras con las que el Dr. Edgardo Knopoff evaluó las primeras semanas de vacunación impulsadas por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. El médico y profesor es la cara visible del procedimiento en el estadio de San Lorenzo en el Bajo Flores.

En “Las vacunas porteñas y el escándalo que sobrevuela” se dejaba abierto el interrogante sobre la posibilidad que el gobierno esté desperdiciando vacunas contra la COVID-19, sobre todo en los primeros días de la aplicación de la vacuna Covishield producida por Astrazeneca-Oxford a los adultos mayores de 80 años.

En esta nota, el Dr. Edgardo Knopoff lo confirma. Pero mejor leerlo a través de sus propias palabras y reflexiones.

La Comuna 7: ¿Cómo viene el proceso de vacunación en la sede del estadio de San Lorenzo?
Edgardo Knopoff:
La vacunación viene bien. Estamos vacunando a mayores de 80 años con un ritmo tranquilo, demasiado tranquilo para mi gusto. Los primeros días con mucho ausentismo, probablemente por falta de comunicación o mala comunicación porque el gobierno dio turnos directamente a los mayores de 80 años de edad. Venimos bien, con un equipo de trabajo lindo, con algunos problemas en la accesibilidad porque, al ser gente muy mayor, hay que caminar 50 metros desde el estacionamiento al lugar y eso trae algunas complicaciones, pero fuera de eso estamos trabajando bien. Debemos haber vacunado aproximadamente a 400 personas hasta el momento, en la franja de adultos mayores de 80 años que son los que se vacunan en este centro.

LC7: La segunda etapa, ¿hasta cuándo se extiende?
EK:
Se extiende hasta cuando den las vacunas. Todavía las vacunas que hay en Ciudad no alcanzan para cubrir a toda la población de 80 años. Queda por definir. Ahora llegó un lote de vacunas de Sputnik V y de Sinopharm. Hasta ahora, la Sputnik se está aplicando a personal de salud que todavía no terminó de vacunarse, ni siquiera en los hospitales. En el Piñero tenemos vacunado aproximadamente al 75% del hospital, pero hay Hospitales que tienen menos todavía porcentaje de aplicación. Todavía nos falta terminar con la primera etapa aunque hayamos comenzado con la segunda. De acuerdo a las vacunas disponibles es lo que se va a usar para los distintos grupos. La Sinopharm todavía esta pendiente la aprobación para mayores de 75 años y la Sputnik ya está aprobada. Así que, de acuerdo a eso, es lo que va a definir cómo sigue la segunda etapa, que va a ser en estos días. Las decisiones del Gobierno de la Ciudad no son demasiado transparentes y nos enteramos cuando empiezan a venir las vacunas, no antes, porque es una decisión en círculos muy pequeños aparentemente.

LC7: Estas decisiones en círculos pequeños, ¿Cómo impacta en el operativo de vacunación?
EK: 
La población está muy ansiosa, sobre todo la población más añosa. Todos hablamos de que se va a venir la segunda ola, seguro con el comienzo del frío. Por otro lado, empezaron las clases y empezaron los problemas en un montón de lugares y los docentes, al estar en contacto con mucha gente, también están queriendo vacunarse, y por el momento no hay novedad. Y por otro lado, hay otro colectivo que también es un colectivo de riesgo que son los trabajadores de las organizaciones sociales que atienden comedores que están en permanente contacto con mucha gente en términos de servicios y quedan más expuestos. Esos son grupos que habría que priorizar. Por último, las fuerzas de seguridad que todavía no se empezaron a vacunar y que también esperan su turno para vacunarse.

LC7: En función de las etapas de vacunación comunicadas por el gobierno porteño, ¿en qué etapa crees que entrarían los trabajadores de las organizaciones sociales? ¿En la sexta etapa, la del personal estratégico?
EK:
En principio, sí. No esta definido, la verdad es que no está definido. Uno podría leer a partir de las pautas genéricas que lanzan, que podrían entrar en la sexta etapa. Pero la verdad que no está definido. Y me parece que yo vengo planteando en muchos espacios que es una población a priorizar, sobre todo por los lugares donde están inmersos y donde trabajan en los barrios populares. Vimos lo que pasó en la primera ola que claramente fue más agresiva, con más mortalidad y con más daño en los barrios populares. Entonces, esa gente está concentrada en los lugares más vulnerables de la Ciudad que lo son siempre, pero también para la pandemia. Y eso, en principio, recién está contemplado en la sexta etapa, y esta sexta etapa no se cuando va a ser, dependiendo de la cantidad de vacunas que ingresen al país, que es complicado como en todos los países. Nosotros tenemos la suerte de estar recibiendo ya 3 tipos de vacunas y probablemente alguna más, pero está complicado en todo el mundo, incluso en los países más desarrollados. Esta semana estamos contentos. Tuvimos una muy buena provisión de vacunas Sputnik V y de Sinopharm. Deberíamos meterle un poco de acelerador a la vacunación y eso no veo tan claro que se este produciendo.

LC7: ¿Cuál es tu opinión que no se haya culminado la primera etapa y se haya arrancado con otras etapas?
EK: Este gobierno tiene problemas de organización. Vende marketineramente que es un gobierno muy organizado pero es altamente ineficiente, se apoya muy poco en las estructuras existentes, quieren inventar o vender ideas innovadoras. En las estructuras de los hospitales también, inventaron cosas que parecen que quedan bien, pero son estructuras altamente ineficientes que no aprovecharon las estructuras existentes. Hasta que después de 6/7 meses se empezaron a acomodar. Pero los primeros 6 meses la verdad que fueron muy difíciles por confrontación de culturas. Hasta fue mas fácil montar los operativos “Detectar” nuevos en donde trabajamos con las organizaciones y con Nación y Ciudad, que hacer funcionar los operativos en los hospitales, y creo que tiene que ver con el desconocimiento de lo que ya sucedía en los hospitales. Quieren imponer cosas que quedan lindas pero son anti-funcionales. Nosotros tenemos muchísima experiencia en campañas de vacunación. Por querer centralizar decisiones o no participar en decisiones, tomaron decisiones inconsultas que ralentizaron la campaña. Todos los hospitales tienen muchísima experiencia en temas de vacunas y campañas que no son muy diferentes a esto, como puede ser la campaña antigripal. Y sin embargo, desaprovecharon la experiencia, y en particular el Piñero, es el hospital que más vacuna en las campañas. Pero la verdad que todos los hospitales tienen equipos encargados de la vacunación y con mucha experiencia. La desaprovecharon e iniciaron como de 0, como si nunca se hubiera vacunado. Y desaprovechar la experiencia hace que uno tenga que caminar de vuelta aceleradamente, tropezar más de lo que debería tropezar, y seguir avanzando. Eso trae como resultado una vacunación más lenta. Deberíamos haber terminado cosas que se hicieron más lentas por la mala gestión.

LC7: ¿Cómo impactó esto en el principio del proceso de vacunación en la Comuna N° 7?
EK: Lo que pasó la primera semana es que todas las citas se habían dado espontáneamente sin demanda. Trabajaron con planillas con datos viejos y uno sabe que en los barrios populares hay algunas cosas como los teléfonos que se van cambiando con alguna frecuencia, que se pierden. Trabajaron con datos viejos y en la primer semana fallaron un montón de los turnos dados porque suponían que los domicilios y los teléfonos de hace años seguían vigentes, en lugar de trabajar con las organizaciones de la comunidad que saben dónde está cada uno de los miembros. El año pasado armamos la campaña antigripal con las organizaciones y fue súper exitosa, mucho más exitosa que cualquier esquema marketinero. Se dio en la primer semana un montón de ausentes cuando tenés las vacunas disponibles, los remedios disponibles, los médicos disponibles y venía muy poca gente. Y todos sabemos que hay mucha gente queriendo vacunarse. Era un poco raro estar mirándonos las caras sabiendo que hay mucha gente queriendo vacunarse, no nos permitían salir a buscar gente pero la gente que se suponía que iba a venir tampoco venia. De hecho, en los primeros días tuvimos que tirar dosis. Como los frascos vienen de 10 dosis, los primeros días hasta tuvimos que tirar algunas dosis porque no podíamos vacunar a nadie afuera de la lista pero los de la lista tampoco venían. Entonces, si usábamos 3 dosis, quedaban 7 y no se podían guardar para el día siguiente y no se podían usar. Esto es el resultado de creer poco en las organizaciones existentes, tanto en las sociales como en las hospitalarias. Desconfían de todo lo existente. Pretenden inventar cosas nuevas.

LC7: ¿Cuáles son tus expectativas de acá en más?
EK:
Esperemos recibir a la gente y terminar pronto con los mayores de 80 y poder seguir con la vacunación que es súper importante porque vamos a estar todos más protegidos. Los resultados en el mundo, sobre todo los países que más vacunaron, son muy satisfactorios. Así que esperamos que, aunque haya que seguir cuidándose porque hasta que nosotros logremos vacunar a un porcentaje importante de la población va a seguir habiendo circulación comunitaria, vamos a estar más protegidos.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.