Domingo 03 de Julio del 2022

“El fútbol femenino viene del resurgir de la mujer en todos los ámbitos”

Lía Gutiérrez es fundadora de «La Descosemos Club», una escuela de fútbol femenino que funciona […]

Publicado el 27 julio, 2019 por Juan Bertrán

Lía Gutiérrez es fundadora de «La Descosemos Club», una escuela de fútbol femenino que funciona en la Comuna 7. En esta nota nos cuenta sobre su proyecto, las dificultades y los objetivos que tienen y cómo se desarrolla el fútbol femenino en los diferentes barrios de la ciudad.

La Comuna 7: ¿Cómo surgió este proyecto?

Lía Gutiérrez: Tengo abierta la escuela para nenas desde el año 2010. En el mundial de ese año empecé y recién el año pasado entré a una liga que lo que quiere hacer es fomentar el desarrollo del fútbol femenino desde las bases, se llama Primera Liga. Entré sin tener sexta, que serían nenas de 7 u 8 años y al segundo entrenamiento que hice vinieron un grupo de doce nenas de esa categoría, que es lo que costaba conseguir. Actualmente, el fútbol femenino es un fenómeno básicamente social, no se estructuró nada para que funcione. A nivel organización no hay nada. Surge por el movimiento social de la mujer en todos lados. Creo que el fútbol femenino viene del resurgir de la mujer en todos los ámbitos, eso hizo que el deporte no quede afuera.

LC7: ¿De qué se trata La Desco?

LG: Tengo nenas de 6 años hasta mujeres de 50 que vienen a jugar recreativamente. La idea es tratar de formar a las nenas desde que están escolarizadas para que sea sistemática su práctica sino sería imposible llegar al alto rendimiento. Las chicas entrenan dos veces por semana y juegan una tercera vez. Hay entrenamientos de hora y media y de dos horas dependiendo el día. Serían entre tres y 4 horas semanales de entrenamiento. En realidad, se empieza a trabajar con todas las herramientas técnicas a través del juego, que si nunca jugó no las tiene, y hacemos un entrenamiento integral entre técnica, forma de juego y conceptos tácticos y lo que hacemos acá es mechar a las chicas que vienen de 4, 5 o 6 años de entrenamiento con las nuevas.

LC7: ¿Por qué quisiste empezar a realizar este proyecto?

LG: Crecí en un ambiente de fútbol. Mi papá era entrenador. En varias ligas quiso incursionar con esto del fútbol mixto y no pudo. Siempre tuve ganas de jugar. Jugué de grande en fútbol once en primera, en los clubes Yupanqui y Deportivo Español y trabajé para una empresa que me contrataba para dar clases a sus empleadas. Cuando ese proyecto fue terminando, el grupo de chicas con las que estaba me dijeron: “¿Por qué no lo abrís a la comunidad?”. Ahí empecé en el Club Homero Manzi y abrí la escuela para adultas. Entonces, armé el proyecto de La Desco. En 2008, con Mónica Santino, fuimos a una capacitación a través de la Embajada de Estados Unidos y ganamos una beca para ir a Washington a ver cómo ellos tenían organizado el fútbol femenino y volví loca de la cabeza. Entendí por qué nosotras no teníamos alto rendimiento. Entonces, cuando vine gesté esto y abrí el fútbol también para nenas. Si no hay base, no hay rendimiento. Pero empecé siempre con mis jugadoras, siempre fueron mis jugadoras adultas, las que empezaron conmigo, las que aportan y suman para que La Desco siga existiendo y se va agrandando y abriendo. Claramente, lo hice porque yo no tuve oportunidades cuando era chica, no había espacios. De hecho en el 2010, recibía nenas de La Plata a entrenar conmigo porque no tenían donde entrenar y hoy ya tenes lugares para jugar acá, a cinco cuadras, enfrente, por todos lados. Eso fue en poco tiempo y con una velocidad terrible. Venia lento el proceso y creo que el empuje se dio el año pasado. Más allá de que desde el 2003 los Juegos Nacionales Evita tienen fútbol femenino de todas las provincias y buen fútbol. En el interior hay una movida hace bastante tiempo que no se ve y no se cuenta.

LC7: ¿Creés que a nivel social cambió la percepción que se tiene del fútbol femenino?

LG: Se ve mucho en los padres de las nenas más chiquitas. Les quieren comprar la camiseta, quieren darle los botines. Sin embargo, antes había padres que traían a las nenas pero a regañadientes, como un “yo no quiero que juegue pero ella quiere jugar”. Eso ya cambió. Los papás de las nenas más chiquitas tienen cero conflicto con relación al deporte.

LC7: ¿Ves que el fútbol femenino tiene más espacios hoy en día?

LG: Alquilo los predios en donde estoy. Son espacios que los comparto con otras actividades. Pero creo que cada vez más se están abriendo espacios para practicar fútbol femenino. Cada vez hay más clubes que lo tienen.

LC7: ¿Y qué dificultades encontrás para desarrollar el fútbol femenino?

LG: Creo que para superar ciertos prejuicios falta mucho pero claramente ya se cayeron todos los argumentos para decir que la mujer no puede jugar al fútbol. Eran mitos del poder para que no ocupemos el espacio. Eso se cayó, se vio claramente en el mundial que las mujeres pueden jugar técnicamente muy bien, que físicamente no vamos a alcanzar a los hombres porque somos biológicamente diferentes, pero se está jugando a muy buen ritmo. Tiene que ver con la sistematización que hay ahora en el deporte. Creo que lo que falta es que haya inferiores de fútbol once que no existen. Hay mucha movida de fútbol infantil en lo que sería futsal pero en fútbol once no. Pero antes no se veía tantas mujeres jugando, yo estoy bajo la autopista hace 20 años casi y antes era raro ver a una mujer jugando. Ahora van siempre. En todas las canchas hay.

LC7: ¿Qué proyectos tienen para la segunda mitad del año con La Desco?

LG: La segunda mitad del año va a ser bastante parecida a la primera. Vamos a competir con todas las categorías desde la séptima hasta el Recreativo, pasando por Reserva y Primera. Tenemos 7 categorías en el torneo Primera Liga, que me parece que es uno de los primeros que pone la tira como en los torneos masculinos. Después, tenemos otro equipo de adultas que juegan los viernes y con otro grupo de adultas vamos a ir competir a la Copa Gesell, que sería la cuarta vez que vamos. Como proyecto, La Desco necesita un espacio para que en vez de entrenar dos veces por semana y alquilar, se puedan tener abiertas las puertas todos los días y trabajar mucho con las bases para pensar en un futuro de alto rendimiento. Hay nenas que han empezado en La Desco hace mucho y juegan en la sub 17 y sub 19 de futsal. Seguir aportando sería importante. Fuimos incorporando actividades para arqueras que antes no había y costaba mucho ese puesto. Cada vez hay más nenas que se quieren sumar.

Más información:

La Descosemos Club Facebook

La Descosemos Club Web

 

 


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.