Miercoles 22 de Mayo del 2024

“La de Agustín era, evidentemente, una muerte anunciada»

Ésa es la triste conclusión a la que llegó el fiscal a cargo de la […]

Publicado el 7 septiembre, 2015 por Fernando Zuker

Ésa es la triste conclusión a la que llegó el fiscal a cargo de la causa que investiga el crimen de Agustín, el pequeño de tan solo 5 años que murió tras recibir una brutal paliza en su casa del barrio porteño de Flores. Por otro lado, recientemente la Justicia frenó la investigación sobre la presunta responsabilidad de la docente y de la directora del colegio donde estudiaba el niño. ¿Sabían o no que el niño era maltratado?

Agustín, el pequeño de cinco años que fue asesinado a golpes en Flores.

Agustín, el pequeño de cinco años que fue asesinado a golpes en el barrio de Flores.

La jueza Silvia Ramond, a cargo de la investigación del crimen del niño de 5 años que vivía en el barrio porteño de Flores y que hace tres meses murió a causa de los golpes recibidos en su casa, rechazó la continuación de las pericias para determinar la supuesta responsabilidad del padre biológico, la niñera, la maestra y la directora del jardín y cinco vecinos del pequeño ante la sospecha de que conocían los maltratos y no los denunciaron.

Esta determinación fue adoptada por la jueza de instrucción porque consideró que al momento sólo hay indicios para imputar al padrastro de Agustín Marrero, Leandro Sarli (33) y a su madre, Bárbara González Bonorino (30).

Ramond se expidió así luego que el fiscal Sandro Abraldes sostuviera que hubo una situación de pasividad por parte de varias personas que percibieron los maltratos seguidos de hechos de violencia y concluyó que “la de Agustín era, evidentemente, una muerte anunciada».

«Conforme el estado en el que se encuentran las actuaciones, impide, de momento, considerar que la extracción de testimonios respecto de aquellas personas identificadas como posibles incursos en algún delito penal, luzca aconsejada», comunicó en su resolución la jueza a cargo de esta causa.

Aunque, de todos modos, Ramond sostuvo que gracias a las declaraciones brindadas por las personas a las que el fiscal acusa pudo «reconstruirse el acontecimiento histórico respecto de la dramática situación en la que se encontraba la víctima».

Además, afirmó que en el caso de que las presunciones del fiscal sean verdaderas, “la decisión de investigar a estos testigos puede ser ordenada por el tribunal oral que realice el juicio por el caso”.

Docentes del jardín de infantes donde iba Agustín.

Docentes del jardín de infantes donde iba Agustín.

Respecto al padre de Agustín, Marcos Javier Marrero, la jueza señaló que investigar una presunta conducta delictiva no es, por el momento, viable.

Para justificar su postura, recordó que al momento del crimen de Agustín, Marrero vivía en Villa Gesell, y que no contaba en ese entonces con la tenencia legal del pequeño, ya que la misma se le había otorgado a la madre, quien era «la verdadera poseedora de la facultad y el deber de obrar para evitar el resultado lesivo» del niño.

Por otro lado, la jueza agregó que el padre de Agustín fue aceptado como querellante en la causa y se le otorgó la tenencia de su otra hija.

En tanto, el fiscal acusó a Sarli, quien ya se encuentra detenido, como autor material de la paliza que le causó la muerte al chico y fue imputado por «homicidio agravado por haber sido cometido por alevosía y ensañamiento».

Para este delito la Justicia prevé pena de prisión perpetua.

A la madre, González Bonorino, el fiscal le atribuyó un «homicidio doblemente agravado por el vínculo y por haber sido cometido por alevosía y ensañamiento». Por su carácter de «omisión» le recae la misma pena. Cabe destacar que ella, por el momento, se encuentra con una eximición de prisión confirmada por la Cámara en el pasado mes de julio.

Además, el magistrado consideró que a Bonorino también se la puede acusar por «abandono de persona agravado por haber resultado la muerte y por haber sido cometido en su calidad de madre contra su hijo», cuya pena máxima puede alcanzar los 20 años.

El fiscal, basándose en sus investigaciones, aseguró que el pasado domingo 7 de junio, Agustín estaba al cuidado de su padrastro en el departamento ubicado en la planta baja «3» de Yerbal 2745, Flores.

Según el representante del Ministerio Público, Sarli emprendió «una nueva y feroz agresión» contra la víctima, quien además aseveró que el pequeño ya venía padeciendo «sistemáticos episodios de maltrato infantil».

Por otro lado, el fiscal resaltó el lamentable antecedente que padeció Agustín cuando en marzo pasado Sarli lo agredió y le provocó la caída de tres dientes.

Luego de analizar ése suceso, el fiscal ordenó se investigue la responsabilidad penal del padre, la niñera, la maestra y la directora del jardín al que iba el nene y cinco vecinos para verificar si sabían o desconocían que el pequeño era golpeado.

Desde este medio, reclamamos Justicia por Agustín.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja una respuesta

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.