Viernes 05 de Marzo del 2021

Amenaza de torres

En el barrio porteño de Parque Chacabuco, Comuna N° 7, nos levantamos un día con […]

Publicado el 22 enero, 2021 por Cristina Sottile

En el barrio porteño de Parque Chacabuco, Comuna N° 7, nos levantamos un día con la no grata sorpresa del anuncio de un emprendimiento inmobiliario a gran escala en las cercanías del Parque.

De más está decir que de acuerdo con el estilo de la gestión de la ciudad en relación a la participación de la ciudadanía, no hubo noticias previas, ni a quienes habitamos y/o transitamos la comuna, ni siquiera a la Junta Comunal. Brevemente, queremos dejar expresada nuestra oposición a este proyecto que se anuncia como “apto para inversores” y que departamentos vacíos u ocupados esporádicamente tal como sucede en Puerto Madero.

Además de esto, este engendro que pretenden instalar “en un barrio de casas bajas” tal como dice en la página de la inmobiliaria, Alto Grande Asamblea, no solamente requeriría una excepción para la construcción, sin el obligatorio estudio de impacto ambiental.  Si la empresa no lo presenta, desde el barrio estamos dispuestos a recurrir a peritos de la UBA para formalizar este requisito.

No basta con esto, hay que tener en cuenta el daño comunitario, social e individual que produce una construcción así, hablamos de 20 pisos, 270 departamentos, que requiere previamente la destrucción programada de un conjunto de casas de fines de los 60, “de firma”, como reconocen los profesionales de la Arquitectura, con la polución ambiental, el daño sobre propiedades linderas y el stress prolongado a que se somete a las y los vecinos.

No basta con esto, ya que la incidencia es más profunda que la falta de infraestructura adecuada (este es un barrio que cuando hace calor tiene cortes prolongados de luz y estos edificios utilizan la electricidad como provisión de energía), sino que el daño que se produce a nivel paisaje urbano identitario es irreparable: en la Comuna del Papa perdemos el perfil edilicio que puede observarse desde el Parque, desde la Avenida Asamblea y desde la autopista, y que consiste en la cúpula sobresaliente de la Medalla Milagrosa, con el Parque Chacabuco enfrente.

La gestión Cacciattore fragmentó el Parque Chacabuco, cosa que aún recuerdan con dolor los vecinos del barrio. Una nueva avanzada relacionada con el mercado y no con el bien común ahora ve este territorio a la manera del Desierto, tal como lo veía Roca: tierras aptas para la apropiación, el reparto, y la obtención de ganancias para pocos.

Esto no pasa solamente acá, esta forma de producción de dinero a través de lo que se denomina extractivismo urbano (a la manera de las mineras, que después de extraer el mineral abandonan al lugar, habiendo destruido montañas y bosques, y dejando aguas contaminadas), está deslocalizada y globalizada: extraen todo lo que pueden de un lugar, y cuando  este se hace invivible, debido a la malísima calidad de vida que produce este tipo de emprendimientos, se retiran y comienzan en otro lado con el verso del “progreso”.  Dice la UNESCO que si no hay aumento de la calidad de vida para la sociedad, no puede decirse que hay progreso.

Y por fin, estos edificios que se promocionan pensados “para no salir de ellos”, promueven el individualismo, la fragmentación social, y aun la híper explotación laboral mediante el trabajo domiciliario, ofreciendo “burbujas de teletrabajo” como si esto fuera una ventaja.

Si esto fuera bueno, no se entiende por qué tanto apuro por abrir las escuelas en medio de una pandemia, pero estas son las inconsistencias de las publicidades de mercado, a las que lamentablemente suscribe la actual gestión en la ciudad. Desde las instituciones barriales, las instancias de participación y nuevas organizaciones que están surgiendo a partir de estos anuncios, les decimos que no les vamos a permitir que nos roben el cielo, ni la vida que elegimos.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.