Jueves 23 de Septiembre del 2021

Adultos activos

La Cooperativa La Taba ha tenido la gentileza de cedernos un espacio para que los […]

Publicado el 4 agosto, 2021 por Pedro Boyadjian

La Cooperativa La Taba ha tenido la gentileza de cedernos un espacio para que los adultos mayores nucleados en Jubis 7 podamos expresarnos y comunicarnos.

Llegar a todos los vecinos, contarles acerca de nuestra manera de mirar la vida, es para nosotros una necesidad y también una obligación. Cada generación tiene sus verdades, pero existen también verdades universales que trascienden las edades. Diferenciar unas de otras es la aventura que la vida nos propone.

Hace no muchos años, cuando alguien se jubilaba, entraba en una especie de categoría predeterminada de comportamiento, en la que la relación con la comunidad se planteaba en términos de pasividad. Un jubilado, supuestamente, formaba parte de un sector pasivo, que quedaba por fuera de los circuitos en los cuales se toman diariamente las decisiones. La imagen típica de esa pasividad era “el banco de la plaza”.

Sin embargo, el devenir de la vida ha hecho que esto cambie: hoy son muchos los adultos mayores que siguen trabajando (a veces a turno completo), cuidan a sus nietos, se ocupan de las labores de la casa o (en los casos de parejas incompletas) deben cubrir también el lugar dela persona que falta. Nada más lejano de la pasividad.

Es obvio que los adultos mayores ya hemos caminado un trecho importante de nuestras vidas, pero todos los días seguimos descubriendo la impronta de lo nuevo, en la que muchas veces la tecnología juega un papel muy importante. Hoy nos relacionamos a diario con una amplia variedad de recursos de comunicación.

Conocerlos y saberlos usar es un desafío, aunque haya algunos que todavía no han comprendido su importancia. Las nuevas tecnologías nos permiten vencer distancias y generar nuevas oportunidades de conocimientos. En tiempos de pandemia, las tecnologías nos han permitido estar conectados, aunque no saliéramos de casa.

Sin embargo, al pasar por algún organismo público es común ver a los adultos mayores haciendo la cola para que los atiendan, aunque probablemente exista la posibilidad de resolver esos mismos trámites a través de la web. El problema es que extrañamos el contacto físico: hay personas que consideran ese trámite presencial como una oportunidad para salir de la casa y charlar con alguien.

Los seres humanos necesitamos estar cerca y comunicarnos, y hay veces en que no nos alcanzan los recursos de la tecnología, porque nos falta el cara a cara, la cercanía física. Ojalá el estado de la salud pública pronto nos permita encontrarnos y juntarnos más, porque así es como nos construimos a nosotros mismos y ganamos identidad.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.