Viernes 12 de Julio del 2024

“Acá hay un barrio abandonado”

A poco más de 6 meses de la explosión e incendio en el Barrio Castex […]

Publicado el 4 febrero, 2017 por Nicolás Rosales

A poco más de 6 meses de la explosión e incendio en el Barrio Castex (Bajo Flores), este medio se reunió con Leandro Broggini, vecino y músico. El vive en la Torre 4, lugar de la tragedia. Estuvimos conversando para actualizarnos como se encuentran hoy.

La explosión ocurrió en la madrugada del 23 de Julio del año pasado, hecho que desencadenó en un incendio por una presunta fuga de gas. Como resultado, unas 17 personas resultaron heridas, 3 de ellas de gravedad. En aquel momento fueron derivadas al Hospital Piñero, lindero a este complejo habitacional. Una de ellas posteriormente falleció.

Fue precisamente en el primer piso de la Torre 4. La hipótesis más fuerte es la “fuga de gas” debido a que en el departamento donde se originó el hecho vivía una persona mayor que dejaba prendida la cocina, por lo que se habría quedado dormida y luego explotó todo.

En conversación con Leandro Broggini, le consultamos sí se había solucionado el problema y nos comentó: “todavía seguimos con algunos problemas, el edificio donde vivo sigue sin gas, tenemos luz, a medida que van habitando, van habilitando las conexiones a cada unidad. Hubo muchas falencias en cuanto a la administración del edificio. Por parte del gobierno, su presencia fue provisoria, pasajera, mientras estuvieron las fotos fue lo que duró”.

El siniestro afectó a 55 unidades de vivienda del complejo habitacional. Leandro nos dijo que la unidad más afectada fue justamente la que está al lado de dónde ocurrió el siniestro, algunas otras unidades más perdieron casi todo. Precisó que se rompieron todas las puertas de los departamentos y las de los ascensores. “En mi casa volaron vidrios del ventanal, por suerte vivimos en el séptimo y sobrevivimos”, agregó. Además nos confirmó que la señora que vivía adónde ocurrió la explosión finalmente falleció, y que las causas reales aún no se saben con precisión. Solo circulan algunos comentarios de los vecinos de que la conexión de gas que tenía era clandestina, provisoria.

También le preguntamos si existen otros problemas estructurales dentro del complejo y Broggini dió algunos datos más que preocupantes: “cuando vinieron los bomberos no había presión en las mangueras, hubo un cerco perimetral que impidió el paso de los bomberos”. Esto ocasionó un problema grave.

“Además el camino hacia las torres es medio de piedra, e incluso quedaron algunas ruedas de camillas ahí”. De esta forma, el traslado de las personas al hospital resultó más que dificultoso. Respecto a la explosión Leandro sentenció: “estas fueron torres que están pegadas casi, que están cerca de la calle, pero si hubiese ocurrido en torres más adentro, ¿Qué hubiese pasado?, se prendían fuego dos o tres torres más”.

Otra inseguridad

El término inseguridad es utilizado para referirse mayoritariamente a hechos delictivos. Pero sin dudas que se puede trasladar a este tipo de situaciones en las cuales la inseguridad del ciudadano y de los vecinos se vive a través de tragedias edilicias o de inundaciones, por poner algunos ejemplos. En este sentido, Leandro opinó: “sentí inseguridad porque a veces no pasa por si te chorean el celular o la cartera. Pasa en estas cosas. Es importante tener una escuela pública decente, actualizada. Que esté la parada del bondi muy bonita o la plaza arreglada está perfecto, pero me parece que son cosas secundarias a esto, que es parte de nosotros”.

Dos Flores

Generalmente cuando entrevistamos a vecinos de Flores coinciden en que el barrio está dividido. Es decir, que existe un límite de desigualdad de clases. La diferencia pasa básicamente en cómo el Gobierno de la Ciudad prioriza obras del espacio público o de infraestructura en la zona norte de Flores por sobre el sur. En relación a esto, Broggini agregó: “Acá hay un barrio abandonado”. Además, nos comentó que cuando sucedió esto el gobierno les había prometido un subsidio irrisorio en términos cuantitativos que nunca habría llegado.

Es importante recordar que el barrio tuvo que ser evacuado mientras duraron las pericias y, de a poco, se fueron habilitando los departamentos para que vuelvan a ser habitados. En todo ese tiempo, los vecinos y las familias tuvieron que rebuscárselas para encontrar otro lugar. Algunos tuvieron más suerte que otros. En el caso de Leandro nos contó que él, junto a su mujer y bebé, pudieron parar en la casa de los padres de cada uno de ellos.

Hubo vecinos que no lograron hacer esto y que se entiende que Desarrollo Social les habría dado una mano. “De a poco nos vamos acomodando”, finalizó.

 


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja una respuesta

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.