Miercoles 24 de Julio del 2024

Una visita al centro de reciclado

Este medio vecinal participó de una visita al único Centro de Reciclado que tiene nuestra […]

Publicado el 23 mayo, 2017 por Gustavo Viera

Este medio vecinal participó de una visita al único Centro de Reciclado que tiene nuestra Ciudad de Buenos Aires. En esta crónica podrás conocer toda la experiencia por dentro. 

La visita arrancó en el punto de encuentro ubicado frente al obelisco, en Cerrito 408. Allí, un micro escolar y dos promotores ambientales nos esperaban. Una vez en el micro, los promotores propusieron capacitaciones y concientización, en caso que vivamos en edificios o grandes establecimientos, para que cada vez se separen más los residuos.

Partimos hacia el «Centro de Reciclaje» ubicado cerca de San Lorenzo. Allí nos recibió Camila, nuestra guía, que nos llevó al centro educativo para mostrarnos una presentación sobre el proceso de reciclaje en la Ciudad. Este centro recibe visitas diarias de distintas instituciones y en el caso de los más chiquitos, realizan un taller didáctico sobre reciclaje.

Están articulados con el programa «Escuelas Verdes» donde en este centro se completa la capacitación de los chicos y se les enseña el proceso integral de separación y reciclado. El primer mito a romper es que este programa de escuelas verdes comprende tanto a las escuelas públicas como a las privadas.

El Centro depende de la Dirección General de Tratamiento y Nuevas Tecnologías, dependiente a su vez de la Subsecretaría de Higiene Urbana del Ministerio de Ambiente y Espacio Público.

El segundo mito es que los ya famosos «puntos verdes» no son lo mismo que los «centros verdes». Hay 8 centros verdes en la Ciudad. A partir de la Ley Basura Cero, se formalizó a los cartoneros como recuperadores urbanos y se inscribieron  en un registro único obligatorio.

Los 8 centros verdes tienen como misión la clasificación de los materiales que llevan los recuperadores urbanos. Ellos están organizados por 12 cooperativas que se distribuyen todas las zonas porteñas.

Hay un centro verde totalmente automatizado MRF (Material Recicling Facility). Tiene una capacidad más rápida de clasificación porque los centros verdes comunes clasifican manualmente todo el material y tienen una capacidad de una tonelada por hora, mientras que este centro procesa hasta 10 toneladas por hora.

Entonces, en los centros se clasifica el material y las industrias acceden a comprar los materiales que precisan.

¿Qué es reciclar?

Solamente en la ciudad, se generan 6.000 toneladas de residuos por día que sigue dos circuitos: uno lineal, el de la basura propiamente dicha, que se arroja en los rellenos sanitarios administrados por el CEAMSE; y el de la separación de aquellos elementos residuales que pueden ingresar a un proceso de reciclado y habilita a un circuito circular que luego vuelve en un nuevo producto.

Los 5  elementos reciclables son: papel, cartón, vidrio, plástico y metal.

La Ley Basura Cero, reglamentada en el 2007, instauró la separación en origen de los residuos y orientó a cómo hacerlo desde el domicilio particular. La ley plantea metas para reducir lo destinado a los rellenos sanitarios. De acuerdo a esas metas, en la actualidad deberíamos estar en un 75% y la realidad dicta que un 40/50% de los residuos son recuperados. El objetivo final, según la ley, es que para el 2020 la Ciudad de Buenos Aires debería reciclar todos sus residuos y no enviar nada a los rellenos sanitarios. Una meta de difícil cumplimiento.

Y aquí derribamos otro mito, asociado a la terminología: los vecinos porteños separamos, no reciclamos. Reciclar requiere una transformación industrial a partir del uso de maquinarias específicas, es decir; transformar un desecho en un nuevo producto. Por ejemplo, los pisos del centro educativo estaban hechos a partir de cartón de tetra pak. Reutilizar es darle otra forma, un nuevo uso a algo que creíamos que ya no servía mas.

Para comprender cabalmente este proceso, es necesario cambiar nuestra mentalidad y adoptar la idea de la economía circular: todo lo que nosotros recuperemos vuelve a nosotros de alguna manera, cambiando el eje de que los recursos son infinitos.

Tal como en la naturaleza que todos los ciclos se transforman y no existen los desperdicios. La basura es un invento humano. En la naturaleza, no hay desperdicio sino ciclos de transformación.

A las Plantas

Nos pusimos el casco y los anteojos, y fuimos de recorrida a las plantas de procesamiento y reciclaje. En el Centro trabajan 4 plantas.

www.buenosaires.gob.ar

Planta de áridos: Es la planta más antigua del lugar. Aquí se tratan todos los escombros de los volquetes, ya sea de obras públicas como privadas de la Ciudad. Se procesan y se dividen en 4 productos finales por tamaño que se vuelven a vender a la industria de la construcción. Todo el contenido de los volquetes se deposita en una línea de procesamiento que, a través de diversas etapas de limpieza, van generando el producto final. Esta planta es la más importante porque trabaja las 24 horas ya que recibe 2400 toneladas de escombros por día.

Planta de orgánicos (2015): La planta de orgánicos procesa los restos orgánicos que vienen de los grandes generadores, tal como exige la Ley de Basura Cero. Cadenas de supermercado, hoteles y restaurantes traen toda la comida que no sirve, que se venció, que están por tirar, para que se procese en esta planta y obtener el famoso compost. El proceso funciona de la siguiente manera: los camiones descargan la comida en cintas de transportación que cae en una tolva gigante donde lo orgánico se mezcla con el chipeo resultante de la poda. Cuando la tolva se llena, los operarios pasan ese material a una máquina compostera que pone en movimiento, airea y descompone quitándole los elementos patógenos. Luego, pasa por una zaranda que filtra el material más fino que pasará a los boxes para su tratamiento final. Para que el compostaje adquiera buena calidad, lo que los operarios llaman «el valor agronómico», requiere un procesamiento y descanso que lleva un periodo de tiempo. La Planta tiene boxes donde se colocan las muestras de compostaje y los operarios controlan y siguen el proceso. El material se utiliza para relleno de terrenos o tercera capa de suelos.

El 40% de material de residuo de la ciudad es de carácter orgánico. Esta planta procesa 10 toneladas por día de material orgánico y chipeo. Por eso, la importancia de la existencia de esta planta. Se espera que en un año se triplique la producción de esta planta a través de la adquisición de maquinarias.

Planta de poda y forestales (2015): Esta planta produce el chipeo (maderitas muy pequeñas) que se utiliza en la planta de orgánicos para la elaboración del compost. En temporada alta de poda, esta planta llega a procesar 100 toneladas diarias. Todo lo que proviene de la poda se introduce en la chipeadora o «la bestia» como la llaman los operarios, que se encarga de procesar y transformar el material en pequeñas láminas.

Planta de PET: A la planta de PET llegan las botellas compactadas provenientes de los centros verdes. Al igual que las plantas anteriores, las botellas pasan por un proceso de separación de materiales, como etiquetas y tapitas, y de desgarramiento y limpieza del material. El producto final son pequeñas escamas que sirven como materia prima para hacer infinidad de productos.

Algunos datos interesantes: sólo se recicla en la planta el plástico PET. Existen 7 tipos distintos de plástico. El truco es dar vuelta la botella y ver el símbolo que esta debajo. Otro dato es que el proceso de transformación se realiza diferencialmente por color de plástico.

Existen 3 colores: cristal, azul y verde. El cristal es el que más valor posee en el mercado.

Al final de la visita, los guías nos ofrecen un dato de relevancia: todas las plantas y el centro educativo son gestionadas por distintas empresas privadas. El manejo está todo tercerizado. El Gobierno de la Ciudad se encarga de prestar el predio para llevar a cabo la operatoria. El beneficio es que si el gobierno porteño desea utilizar cualquiera de los productos, lo puede hacer de forma gratuita.

Una vez terminado el recorrido, los guías y el personal de la planta dan las gracias por la visita y volvemos al micro que nos dejará en el punto de encuentro.

Una gran experiencia para conocer más sobre el cuidado del medio ambiente.

Correos electrónicos de contacto:
infociudadverde@buenosaires.gob.ar
centroeducativo@buenosaires.gob.ar


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja una respuesta

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.