Viernes 07 de Agosto del 2020

Panorama 360° de la pandemia

Los casos de coronavirus aumentan y hay que seguir de cerca todo lo que sucede […]

Publicado el 25 julio, 2020 por Nicolás Rosales

Los casos de coronavirus aumentan y hay que seguir de cerca todo lo que sucede en el Bajo Flores con los testeos de los contactos estrechos de los casos confirmados, la ayuda alimentaria y la precariedad del aislamiento debido a la emergencia habitacional.

¿Cuál es entonces la situación comunal y que puede ocurrir de aquí en adelante con la pandemia?

Este medio digital empezó a investigar. “El Bajo Flores es una zona con poca o ninguna urbanización, tiene 60.000 habitantes y son los más expuestos a una situación de contagiosidad debido a la precariedad habitacional. Hemos insistido en la necesidad de anticipar la emergencia sanitaria y alimentaria ante el gobierno porteño y sobre esto se hizo poco y a destiempo. Son las organizaciones políticas y sociales que desarrollan actividades en el Bajo Flores a través de comedores y merenderos de manera autogestiva, con donaciones o bien con la ayuda del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, las que se están encargando de paliar esta situación. En relación al aislamiento, solicitamos lugares y articulamos de manera  constante con las áreas programáticas de los Hospitales de la Comuna 7. Venimos participando de las Postas Sanitarias y del Dispositivo Detectar  dispuestos en la cancha de San Lorenzo y  en el Colegio Justo José de Urquiza, informando sobre las familias más afectadas de la zona, provenientes de hoteles y pensiones”, dijeron los comuneros Julián Cappa, Ulises Bertinneti y Silvia Sbravatti.

Por su parte, en relación a la salud comunitaria, Patricio, quien trabaja en el CESAC N° 19 de Cobo y Curapaligüe, dio a conocer su opinión: “Pareciera que la salud hoy se reduce a tener o no tener coronavirus. Nuestra comuna y en especial Flores tiene más casos que el resto de la ciudad y la mitad ocurren en el Bajo Flores. Desde varios sectores alertamos que esto podía ocurrir por el tema de la vulnerabilidad, el hacinamiento y los accesos irregulares al agua potable. Con una mirada amplia, la salud es más que esto y se pone en juego una situación económica apremiante que repercute en ella. Sin acceso a la alimentación no hay chance de buena salud y aquí la realidad en Flores es heterogénea. Hay sectores que viven en la informalidad y que conviven con sectores acomodados que tienen mayor margen para transitar esta cuarentena restrictiva, cuando debería ser viable para todo el conjunto de la población. En cuanto al sistema de salud, sufre de un abandono crónico pero se ha mejorado en cuanto a los insumos y hacen falta más elementos de protección personal para atender a las personas. A partir de la organización y el reclamo, se pudo corregir un inicio del operativo DetecAR en condiciones de precariedad laboral, con promotores de salud que trabajaban sin protección personal y sin contrato”.

La lupa se acerca al territorio y continúan los diagnósticos. “Bajo Flores tiene la mayor cantidad de casos y Parque Chacabuco tiene por ejemplo 200 casos, debido a su propia estructura habitacional y su baja densidad poblacional. Flores centro y norte es otro foco de concentración de contagios básicamente por lo se vino dando en los geriátricos. El gobierno porteño dice que es la comuna con más por los dos DetecAR, pero no sé si es necesariamente así. A San Lorenzo sigue yendo un promedio de 100 personas por día y da positivo la mitad, como tendencia. Acompaño la decisión de extremar el asilamiento y tomar las medidas de seguridad en los comedores comunitarios. No hemos recibido ayuda alimentaria y de limpieza del gobierno porteño, si se ha recibido algo del Ministerio de Salud nacional que articuló con el Comité de Crisis del Bajo Flores” señaló a este medio Alejandro Filippini desde La Cámpora Comuna N° 7.

Según fuentes cercanas, existe cierta actitud negativa de los habitantes de los barrios vulnerables para realizarse el hisopado en los operativos desplegados, por el supuesto hecho de creer que podrían perder la vivienda o ser estigmatizados por sus propios vecinos. Las organizaciones sociales de base están trabajando fuertemente en este tema con las familias, haciendo tareas de sensibilización e información para visibilizar la importancia del testeo. Se dieron a conocer muertes de mujeres de la primera líneas, aquellas trabajadoras que por ejemplo cocinan o atienden en los comedores comunitarios. El panorama es desolador y necesita de una estructura pública que entienda y atienda las complejidades del diverso territorio que compone a la Comuna N° 7. 

El que busca encuentra

El incremento significativo de los casos puede leerse desde la implementación del Operativo DetectAR y el mayor volumen de testeos concentrados. El comunero Julián Cappa insistió en sus recorridas por el Estadio Pedro Bidegain de San Lorenzo de Almagro por un gobierno porteño “debe estar más presente, asistiendo a quienes más lo necesitan, cuidando a quienes trabajan en los dispositivos de salud y sociales”. Sólo en el Barrio Ricciardelli (ex Villa 1-11-14) se concentra cerca del 40% del total de los casos y un informe elaborado por las autoridades del Área Programática del Hospital Piñero resaltó con suma preocupación: “Tenemos que aumentar la estrategia de testeo y búsqueda”. Los testeos son la llave para la detección de los nuevos casos.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja una respuesta

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.