Miercoles 20 de Noviembre del 2019

La Avenida Asamblea y su estética comercial

La emblemática avenida comercial de Parque Chacabuco atraviesa un momento de cambios, lo nuevo que […]

Publicado el 9 noviembre, 2019 por Nicolás Rosales

La emblemática avenida comercial de Parque Chacabuco atraviesa un momento de cambios, lo nuevo que quiere imponerse e identidades firmes que se sostienen a pesar del tiempo.

Caminamos la avenida Asamblea desde siempre, es histórica en la Comuna N° 7, la conocemos bien, hemos visto sus cambios a lo largo de décadas. Observamos el cierre de comercios antiguos, familiares, debido a la crisis económica de estos años.

También notamos la llegada de otros nuevos, distintos. “Empanadas a 17 mangos”, dice un cartel con letras amarillas y fondo rojo, en una de las cuadras más transitadas del centro comercial.

Más a un costado, una cervecería con un slogan que incluye la palabra hamburguesa en inglés (Burger se le dice). El barrio viene mutando. Todos se asemejan. Las nuevas prácticas de consumo se homogenizan. Las relaciones sociales se mercantilizan al extremo. Parecen quedarse.

Atrás quedaron los viejos comercios de Asamblea, aquellos que le imprimieron su identidad. “Cerró Las Camelias, esa pequeña selva con una cascada y orquídeas que me gustaba ver desde que era chica. Cerró la casa donde solía comprar algún camisón, esos negocios de doble vidriera, a la antigua. En la cuadra que termina en Emilio Mitre demolieron una casa y lo peor es que lo primero que nos preguntamos es: ¿Qué había acá? Porque lo cotidiano de los recorridos y el conocimiento del paisaje en que vivimos, hace que cuando notamos que algo nos falta, debamos reconstruirlo en la cabeza, si es posible. O en el corazón, porque hay pérdidas que son heridas”, opinó Cristina Sottile, antropóloga e integrante de la Comisión de Cultura y Patrimonio del Consejo Consultivo Comunal N° 7.

Desde la peluquería de Asamblea 902, admiten que estos cambios tienen algo de positivo. Gavo tiene 20 años de antigüedad en la avenida y vino al barrio Parque Chacabuco cuando tenía 25 años. “Ahora hay un boom de negocios de franquicias y de marcas que se están notando en las cuadras principales, desde Emilio Mitre hasta Del Barco Centenera. Antes eso no lo veías porque no había tanto comercio de este tipo. Eso en un punto le da una mejora al barrio porque le da otra categoría. Antes los comercios eran todos chicos. Ahora es como que hay un flujo de comercios que dan una mejora de la calidad y del servicio al barrio”, expresó el peluquero. “Cuando te ponen negocios que traen movimiento al barrio es como que nos beneficia. Este barrio todavía no tiene un movimiento que permita por ejemplo extender la atención al horario nocturno», continuó Gavo.

El debate ya está planteado y las voces a favor y en contra discurren. Nuevos mercados: ¿sí o no?

En otra línea de pensamiento, Sottile aseveró: “Al mismo tiempo vimos aparecer, azorados una serie de novedades vinculadas al franchising, es decir, locales que son iguales y que sirven la misma comida en todos lados. El cambio de la pizzería de barrio o el bar de la esquina por un café con apellido o una cadena de pizzerías que evoca series de vaqueros, puede ser visto por algunos -aquellos que se encandilan con espejitos de colores-, como una señal de progreso. Una mala noticia, ya que el aprovechamiento de las ventajas del barrio –que son sus construcciones sociales como el paisaje, el vecindario, el parque y otras- pertenecen a los vecinos y generan un plus a nuestras vidas. La empresas trasnacionales no tienen ninguna relación con nuestra vida, salvo la de proveernos comida en un ambiente sin identidad alguna, salvo la propia”.

Marcelo Freire de Fecoba asegura que “la franquicia es un formato diferente de comercialización pero son pymes también, es un formato de inversión donde cada local tiene su dueño”.

En el comercio de materiales eléctricos e iluminación de Asamblea 965, Jorge Garabal, que trabaja allí desde 1976, aporta que “las cadenas comerciales le suman al barrio porque viene más gente y hay más servicios disponibles”.

Por otra parte, desde la Cámara de Comercio, Industria, Servicios y Vecinos de Parque Chacabuco, se sumaron al tema. Su presidenta, Nahir Sosa, planteó que esto no se tradujo en un mayor nivel de ventas en la zona o de gente circulando por Asamblea y agregó que “la esperanza era que las cadenas trajeran más gente”. Desde su punto de vista, completó diciendo que el franchising “te perjudica un poco al principio porque vienen con promociones y la gente va y prueba pero después vuelve a consumir donde consumió siempre”.

“Hay comercios de barrio que funcionan muy bien y pueden generar una franquicia de su propio comercio. Pasó con Café Martínez que era un bar de barrio pero cuando cambió de generación buscó otro formato que le sirviera”, admitió Freire.

Sottile se ubica en la misma línea de la reflexión y adiciona otro problema: el de la gentrificación. “Nos desplaza de manera más o menos violenta. La inserción de este tipo de locales desplaza al comercio local, como un supermercado desplaza al almacén. La pertenencia a una entidad de mercado mayor les permite mayor flexibilidad a la hora de soportar los avatares de la economía. Entonces, dejamos de tratar con el dueño o la dueña del negocio y pasamos a tratar con un empleado generalmente precarizado que no nos conoce ni a nosotros ni al barrio”, señaló la antropóloga y vecina del barrio.

Al fin de cuentas… ¿cuál es el problema? ¿Los hábitos de consumo que cambian? ¿La pérdida de ciertas tradiciones culturales? ¿La despersonalización comercial de la avenida? Todo está guardado en la memoria -dice León Gieco-.

Bien saben esto los vecinos que detuvieron con tres recursos de amparo el cemento, la deforestación, las rejas y el bar en el Parque Chacabuco. “Cuando caminamos y vemos al puma, que es amigo, ahí nos reconocemos”, ensayó Sottile para mostrar la importancia de la lucha vecinal en estos temas que hacen a la vida urbana del barrio.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja un comentario

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.