Sábado 23 de Enero del 2021

Junta Comunal: mi balance de gestión 2020

Al comienzo de la gestión, nos planteamos metas. Algunas las desarrollamos, otras las modificamos y […]

Publicado el 22 diciembre, 2020 por Nestor Iglesias

Al comienzo de la gestión, nos planteamos metas. Algunas las desarrollamos, otras las modificamos y sumamos nuevos objetivos. 

Nos habíamos planteado que toda transformación exige una tarea, en la que se conjugan conocimientos, un análisis adecuado y la acción para ejecutarla. Vimos que sin pandemia o con ella, estas reglas de comportamiento siguieron siendo válidas. Pero a los criterios de funcionamiento propios hay que sumar la interrelación con lo que nos rodea y en ese juego de intereses poder conseguir logros para la comunidad.

Las necesidades vecinales van desde reclamos puntuales personales a otros de más amplio rango y por ende de más difícil resolución. Por eso, y como funcionarios del Gobierno de la Ciudad, necesitamos recurrir tanto a los estamentos, altos e intermedios, y a la propia organización que nos proporciona el equipo de la comuna en el territorio. Muchas respuestas que se ven a diario y llevamos adelante, sintetizan esa interdependencia.

Por eso, cuando hablamos de nuestras áreas de gestión, la comunidad tiene que saber que lo anterior sucede y que por eso, a veces unas respuestas son más rápidas que otras, y algunas llevan a otras instancias, que enlentecen su resolución, pero que no por eso dejamos de realizar el seguimiento en pos de su resolución definitiva. Se suman a estos avatares situaciones externas al Gobierno de la Ciudad y que inciden sobre nuestras posibilidades de dar las soluciones que el vecino requiere. Una de ellas es la quita en el porcentaje de la coparticipación, sobre una jurisdicción que, a pesar de aportar un 22% de los fondos y atender diariamente a un 50% de población en tránsito, pasa a recibir menos de un 2% de los fondos recaudados, castigando así a millones de vecinos que viven y vienen a la Ciudad.

Con la realidad sobre la mesa, avanzamos en mis áreas de gestión – relación con las Instituciones, desarrollo social y relación con el Consejo Consultivo -, sumando esfuerzo propio, el del equipo de la comuna y los recursos que están y podemos utilizar de las áreas de gobierno que atienden las necesidades vecinales y además, suman sus programas y proyectos a la comuna.

Con las instituciones iniciamos un  proceso de conocimiento y afianzamiento de las relaciones con ONG, iglesias y parroquias, clubes barriales, entidades scouts, asociaciones de comerciantes, cooperativas de trabajo, clubes barriales, asociaciones de inmigrantes, hospitales y centros de salud entre otros.

A través de la relación con ellos escuchamos sus inquietudes y recibimos sus ideas y aportes. El intercambio, y por la situación que se atraviesa, se tradujo en apoyo alimentario de nuestro lado y ellos nos hicieron llegar donaciones que derivamos a donde más se necesitaban.

Apoyamos a los comercios a través del programa “Codo a Codo” y la colaboración en consultas de carácter legal, impositivo y asesoramientos varios.

Por otro lado, otras instituciones se sumaron al proyecto de gestión de residuos que tiene como misión el aporte de nuestra comuna al acuerdo climático que la Ciudad de Buenos Aires asumió en el Acuerdo de París. En este caso, las acciones reúnen a los vecinos a través de la Comisión de Medio ambiente del Consejo Consultivo, con instituciones como el Ohucaba (Observatorio de Higiene Urbana), la Universidad de Flores y su cátedra de Ingeniería Ambiental, la Dirección de Reciclado, los Recuperadores Urbanos del Oeste, el programa Escuelas Verdes y cooperativas de recuperadores. Se suman a este proyecto las acciones de plantación de especies nativas con la colaboración del APRA (Agencia de protección Ambiental) y otras organizaciones y el programa de Huertas Urbanas en la zona sur de nuestra comuna.

Con la llegada del Covid y el pico de casos de dengue en los primeros meses del año, la relación con los hospitales paso a ser el eje principal en la relación con las instituciones. Informar y concientizar, difundir campañas de vacunación, protocolos y otros programas, se convirtieron en el eje diario de muchos meses de la gestión.

En el área de desarrollo social, mi trabajo se concentró en dos actividades. Una son los conjuntos urbanos y la otra las necesidades vecinales de estos y de la comuna en general. La gestión para la atención de los barrios la hacemos en colaboración con los referentes vecinales, las organizaciones que forman parte de esos conjuntos y el Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) en caso de corresponder. Bajo la órbita de este organismo se encuentran los barrios Lafuente, Castex, Bonorino I. II y III, Bonorino y Riestra,  Rivadavia I y II, Illia y Ricciardelli.

Los reclamos vecinales los ordenamos atendiendo las prioridades. No tomar decisiones sin antes escuchar a las instituciones y vecinos relacionados con el tema a tratar. Por ejemplo, considerar la urgencia de una resolución sanitaria o de una obra en contravención, que afecta a una o muchas personas y necesitan de la intervención del Estado a través de sus organismos de control son tratadas adecuadamente.

Para recibir información que nos ayude en la gestión organicé el territorio en 12 porciones geográficas, cada una con sus particularidades dentro de la comuna. En cada una de ellas vecinos referentes –a quienes quiero agradecer su compromiso y trabajo territorial-, actúan de puente con sus vecinos y nos hacen llegar sus necesidades. En todos los proyectos lo hacemos de esta manera y por eso la importancia del trabajo en equipo y con los vecinos. Es la forma de obtener resultados consensuados, posibilitando la inserción de quien quiere ayudar y no sabe dónde y cómo hacerlo.

Para ayudar a toda esta mecánica, las reuniones con Secretarías y Ministerios del Gobierno de la Ciudad se convirtieron en algo fundamental, con el fin de poder llevar las inquietudes particulares de la comuna y sumar de parte de ellos, el apoyo necesario para ayudar a su resolución. Las reuniones de las que participe fueron con el secretario de Transporte y Obras Públicas Juan José Méndez, con el presidente del IVC Juan Maquieyra, con el Ministro de Salud Fernán Quiroz, con el Ministro de Desarrollo Económico José Luis Giusti, la Ministra de Desarrollo Humano y Habitat María Migliore, el Ministro de Hacienda y Finanzas Martín Mura y el Ministro de Seguridad Diego Santilli. Además de acercar nuestros temas -tránsito y barreras, conjuntos urbanos y barrios vulnerables, Mercado de Flores, protocolos para la apertura de comercios, subsidios para actividades que requieran su desarrollo, gente en situación de calle, nos informamos sobre políticas públicas respecto al ordenamiento del tránsito, responsabilidades en el manejo de los conjuntos urbanos, importancia de los Centros de Salud de atención primaria y su fortalecimiento, la importancia de la economía en la ciudad, los proyectos de economía circular a implementar en la comuna, la capacidad de producir exportaciones, proyectos de economía digital, el Plan Urbano Ambiental y muchos más. Como criterio general, y con el fin de obtener réditos para el mejor funcionamiento de la comuna, nos proponemos unir los proyectos de las Secretarías y Ministerios con nuestra presencia en el territorio y las necesidades comunales.

Resta mi relación con el Consejo Consultivo. Tuve actividad en él desde el año 2015 al 2019. La relación permanece, estando ahora como nexo entre la Junta Comunal y ese organismo. El espíritu de la ley de Comunas 1777 está en la interrelación de ambos organismos y mi tarea va en ese sentido. Lo hago con la convocatoria de los vecinos a participar, a sumarse a las comisiones de trabajo –motor principal de su razón de ser- e invitando y siendo invitado a reuniones propias, de esas comisiones y plenarios.

Un año ha transcurrido desde el inicio de la gestión junto con el resto de los miembros de la Junta Comunal. Quiero valorar especialmente el apoyo y estrecha relación de trabajo con el presidente de la Junta Comunal, Federico Bouzas, y la totalidad del equipo de la comuna –Sede y Subsede comunal-, que permitió llegar con la gestión del Gobierno Comunal a todos los rincones del territorio.

¡¡¡Hay mucho por hacer y ese es el desafío!!!


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.