Martes 07 de Julio del 2020

“Mucha gente empezó a estudiar desde la cuarentena”

La Universidad de Flores atravesó el primer cuatrimestre del año a pesar de las dificultades […]

Publicado el 6 junio, 2020 por Juan Bertrán

La Universidad de Flores atravesó el primer cuatrimestre del año a pesar de las dificultades por la pandemia de la COVID-19. Hablamos con Martín Yechua, Secretario Académico de la institución, quien comentó los esfuerzos que realizaron para dar continuidad a las clases, capacitaciones y charlas en esta cuarentena.

Los casi tres meses de cuarentena pusieron en jaque a la educación formal y no formal en todo el país. Los calendarios y la enseñanza de los contenidos tuvieron que ser reprogramados y readaptados al contexto en general. Incluso, muchas instituciones postergaron las clases y piensan recién retomarlas después de agosto. La Universidad de Flores atravesó también por las dificultades de la pandemia, sin embargo, su apuesta por la innovación y la educación a distancia favoreció a la institución, que pudo dar clases durante este cuatrimestre y tiene la planificación para lo que queda del año. Martín Yechua, Secretario Académico, nos cuenta sobre el trabajo de la universidad en este tiempo de cuarentena.

La Comuna 7: ¿Cómo se adaptaron como universidad a este nuevo contexto para seguir con las clases?

Martín Yechua: El cuatrimestre se está desarrollando en forma normal, en forma virtual. Hay un montón de herramientas que permiten tomar los exámenes y trabajos prácticos. Estamos trabajando con las carreras porque hay partes prácticas que sólo se pueden llevar a cabo en el lugar en algún momento. Todavía no está claro cómo. Pero las materias que se están cursando ahora tienen la misma validez que en un cuatrimestre normal porque la realidad es que tenemos todos los sistemas con medidas de seguridad preparados. Nosotros controlamos de diferentes formas el tiempo que estuvo el alumno en la plataforma conectado, podemos saber cuánto tiempo estuvieron en las clases y cuánto tiempo estuvieron en la plataforma, en qué exámenes participaron. Por eso no está en duda si las materias se van a reconocer. Lo que nosotros estamos haciendo es tratar de mostrar que sólo cambió la modalidad, ya veníamos con una experiencia del año pasado donde se virtualizaron un montón de materias. Si bien marzo fue caótico porque hubo que capacitar a los docentes y armar las aulas virtuales, ahora está todo más acomodado y ordenado y está todo bastante automatizado. Se dio un gran acompañamiento a los docentes, en lo técnico y en lo personal. Dimos charlas específicas para docentes sobre metodología, sobre cómo dar las clases, cómo trabajar con diferentes tipos de alumnos en las plataformas. En las clases, además de hacer conferencias interactivas, tenemos una plataforma de la universidad donde se suben materiales videos y ejercicios. Hay muchísimo contenido y eso complementa la clase tipo conferencia. Tuvimos que abrir 600 aulas virtuales y capacitar a 300 docentes.

LC7: ¿Cómo recibieron los estudiantes todos estos cambios?

MY: La primera etapa fue la más complicada porque los alumnos estaban muy perdidos. No sabían cómo iba a ser el proceso. Ahí a través de cada director de carrera explicamos cómo iba a ser la cursada. Al principio,nos costó más trabajar con la tecnología, hubo una etapa de acomodamiento de todos. Toda la gente que estaba en otras áreas tuvo que colaborar con el área académica. Hoy en día están funcionando muy bien las clases virtuales, no tenemos quejas. Los alumnos se adaptaron bárbaro, sobre todo los más jóvenes. Este sistema les trae ventaja la ventaja de que pueden estudiar en el horario en que ellos quieran,todo lo que tiene que ver con videos e información complementaria lo pueden ver cuando quieran. La interacción en la clase en vivo fue mayor que en las clases presenciales, la gente se anima más a hablar. Eso es interesante porque por ahí en la presencial nadie hacía preguntas y de esta manera hay más interacción. El problema es con las carreras que tienen un nivel mayor de prácticas. Una vez que se abra todo seguramente con algún protocolo se podrán realizar. Hay que hacerlas de alguna forma porque hay carreras como kinesiología en donde la parte práctica es irremplazable.

LC7: ¿Hubo una menor cantidad de inscripciones?

MY: Nosotros pensábamos que íbamos a tener una deserción muy grande por el tema económico. Más del 90 por ciento de nuestros alumnos estudian y trabajan, son muy sensibles a cualquier problema económico que tengan. Pero no hemos tenido bajas y, además, la universidad bajó un 25 por ciento la cuota desde el 1º de abril. Ese beneficio fue muy importante. Al revés, tuvimos muchas inscripciones en el mes de abril, que es un mes que en general no tiene mucho movimiento. Hubo mucha gente que quiso empezar a estudiar a partir de la cuarentena.

LC7: ¿Qué pasó con las actividades no formales, capacitaciones y talleres?

MY: Nosotros empezamos a hacer las actividades abiertas a la comunidad a partir de que se instaló la cuarentena.La idea era al principio focalizar sólo en la comunidad UFLO y después nos dimos cuenta de que le podía interesar a mucho público en general. Las actividades son abiertas y gratuitas e hicimos ya 15 actividades con un promedio de más de 150 personas por actividad, donde participa gente de todo el país e inclusive de afuera. Participa gente de toda la comunidad tanto jóvenes como adultos mayores.Tenemos un ciclo nuevo que se llama Moverte con UFLO  que se daba en Plaza Misericordia y ahora se reconvirtió a online. Estas son actividades de formación continua.Todas las actividades fueron gratuitas.

LC7: ¿Cómo trabajan la dinámica online?

MY: Tenemos diferentes metodologías en las actividades. Por un lado, tenemos la actividad tipo conferencia, en donde el expositor o disertante presenta a través de un Power Point su temática. Utilizamos una plataforma que tiene la posibilidad de hacer preguntas durante toda la actividad. Fomentamos mucho el desarrollo de preguntas así las actividades tienen parte expositiva y parte de preguntas. Ahí es donde se hace más rica la dinámica. También, lo que hacemos dentro de la actividad es hacer encuestas online. En esto es clave la interacción con la gente y preguntarle sobre su propia problemática. Es aportarle algo en el momento. Lo que te permite es recabar resultados sobre la actividad. La plataforma, también, permite grabar la actividad y eso después queda en la plataforma de You Tube. Es información y contenido que dejamos libre a todo el mundo, para cualquiera que lo quiera volver a ver. Además, tenemos otro formato que es más de charla interactiva o entrevista. Hicimos ya alguna con temática sobre el futuro de la educación.

LC7: Parece que la plataforma online tiene muchos beneficios…

MY: Hay otro formato más que es más interactivo, que estamos usando tanto para las charlas gratuitas como para las capacitaciones online. La plataforma que usamos te permite dividir un grupo en subgrupos, esto te permite trabajar en pequeños grupos sobre determinada problemática. Cada sala trabaja sobre su problemática y después vuelve a la sala principal. Así se hace una actividad muy dinámica como si fuera una clase donde tenés una sala principal y una sala por equipo.  Es más para trabajar tipo taller por lo que requiere mucho entrenamiento de los docentes.

LC7: ¿Sienten que estaban más preparados que otras universidades para enfrentar este contexto?

MY: La universidad siempre fue teniendo nuevas herramientas. El año pasado se empezó a virtualizar el 30 por ciento del contenido de las carreras, eso nos permitió en marzo afrontar la situación en forma diferente, teníamos a los docentes capacitados y veníamos con procesos y capacitaciones realizadas. Nos hizo estar mucho mejor preparados que otras instituciones que no habían avanzado nada con la virtualidad. La universidad se puede decir que fue un poco pionera en esto. Nosotros las plataformas las teníamos contratadas de antes pero obviamente no tenían un uso tan intensivo. Teníamos pensado armar actividades virtuales, pero no en esta cantidad. Fue un crecimiento porque en las actividades presenciales asisten 40 personas en promedio. En este tiempo tuvimos actividades con 300 personas conectadas online, hemos tenido una recepción muy grande y muy buena y son todas actividades que abarcan a distintas poblaciones. Independientemente de si se levanta la cuarentena, vamos a seguir con este esquema que me parece que llegó para instalarse.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja una respuesta

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.