Martes 26 de Octubre del 2021

La pandemia y la sensibilidad del estar encerrados

el yoga se convirtió en un espacio de refugio y encuentro personal para muchas personas. […]

Publicado el 8 agosto, 2021 por Juan Bertrán

el yoga se convirtió en un espacio de refugio y encuentro personal para muchas personas. Ariela Salguero, profesora certificada de Parque Chacabuco y creadora del método “Play Yoga”, da detalles sobre el trabajo que realiza, los beneficios de la práctica de esta actividad y repasa su experiencia en el Bajo Flores.

La Comuna 7: ¿Cómo estás atravesando la pandemia?

Ariela Salguero: Sigo en el camino del yoga pero al volver de India (a principios de 2020) surgió esto de la pandemia. A partir de ese momento tuve que reversionar lo que venía haciendo de manera presencial, donde recorría todas las provincias del país llevando la formación de Play Yoga (método de yoga para niños y adultos) que es un método creado en Parque Chacabuco, en donde iban niños de manera presencial a tomar clases y profesionales de distintas áreas a capacitarse sobre este método. Todo lo que era presencial lo tuve que modificar y hacer online.

LC7: ¿Qué diferencias notás entre lo online y lo presencial?

AS: Estaba en contra de dar estas formaciones online. Si bien era algo que de las provincias y de distintos países me pedían, yo me negaba rotundamente. No me quedó otra opción para el 2020 y al principio costó mucho la adaptación porque no es una actividad más sino que tiene que estar siempre el lado humano ante cualquier situación. En yoga trabajamos todos los aspectos del ser, la mente, el cuerpo, las energías más sutiles. Pero encontré formas de tener la interacción con las alumnas que fueran humanizadas a pesar de ser online. Así que mantenemos el ida y vuelta y el contacto sigue estando a pesar de la distancia.

LC7: ¿Sentís que durante la pandemia hubo una mayor necesidad de acercarse al yoga?

AS: El yoga es una actividad que viene en auge hace varios años pero se incrementó a partir de la pandemia por toda la sensibilidad que provocó el estar encerrados, el quedarse sin trabajo, el tener a los chicos en casa todo el día, más la carga horaria laboral de las personas. La gente se aferró como herramienta principal al yoga en todas las plataformas. Hubo un incremento masivo a partir de esta situación.

LC7: ¿Cuál es el objetivo de la práctica del yoga para vos?

AS: Más allá del objetivo con el que cada persona inicie la práctica, el yoga significa unión de la mente, el cuerpo y el espíritu. Entonces, hay gente que va desde lo físico como diciendo “necesito estirar” o “el médico me lo recomendó porque tengo un dolor en la espalda, una lesión en la rodilla”. Otros se acercan a través de la filosofía, del hinduismo, de lo más espiritual. Ahora, sin importar qué sea lo que motiva a las personas a iniciar, siempre van a terminar encauzando en lo mismo, que es el bienestar integral de estos tres aspectos: el cuerpo, la mente y el espíritu. Es una transición, no es que es magia, que sucede de la noche a la mañana. Pero en esa transición se van trabajando distintos aspectos a medida que se avanza en la práctica.

LC7: ¿Qué beneficios trae esta práctica para los chicos y chicas?

AS: Los niños fueron como mis verdaderos maestros porque pude observar cómo iba beneficiando en ellos esta práctica. Por ejemplo, venían niños que los enviaba la maestra porque tenían “mal comportamiento” o no se podían adaptar al sistema educativo. Entonces, vino un niño a clases que era muy activo pero era un niño común, solamente con otra necesidad de descarga porque era más energético. Con el tiempo nos dimos cuenta y la familia también se dio cuenta de que en realidad su niño tenía esa personalidad. Lo que nos pasa en los últimos años es que tratan de que todos los chicos tengan una misma característica. Al verse superados, los docentes tratan de sugerir a las familias de que los lleven a terapia o incluso que los mediquen o los lleven a clases de yoga. El resultado terminó siendo que la familia terminó cambiando a este alumno de escuela y en la segunda escuela él se pudo adaptar como no sucedió en la otra. Entonces, a veces estas herramientas que brindamos a nuestros alumnos, las familias se piensan que es solo para el niño pero toda la información que lleva el niño a sus hogares hace que la familia también entre en otra consciencia con respecto a la educación que le quiere brindar a sus hijos.

LC7: ¿Qué diferencias notás entre la práctica del chico o chica y el adulto?

AS: Hay mil por ciento de diferencia y es uno de los aspectos que trabajamos cuando brindamos la formación de Play Yoga porque vienen muchas profes que ya son profesoras de yoga y no saben cómo encararlo. El niño es auténtico, no tiene filtro, lo que piensa lo expresa y no importa si te gusta o no te gusta. Los niños cuando se aburren expresan que se aburren, cuando un juego les divierte piden que se reitere y son súper colaborativos, incluso entre ellos. La interacción que hay entre ellos durante la práctica hace que  sea súper humanizado el vínculo que se genera. Es algo que no sucede en la clase de adultos. Tuve la oportunidad de trabajar en el Bajo Flores, en el Barrio Rivadavia, de dar clases a niños y a familias. Entonces, pude llevar la parte lúdica del yoga, creada con este método. Fue una experiencia buenísima porque las señoras que se conocían del barrio, del supermercado, de la panadería, de la verdulería, pudieron conocerse entre ellas en otros aspectos, más humanos. Incluso, de qué corriente migratoria llegaron o cómo fue que se asentaron en el barrio. Fue una experiencia hermosa y súper nutritiva para mí.

LC7: ¿Qué proyectos tenés para el futuro?

AS: A medida que van avanzando los meses, la modalidad online empieza a fluir más naturalmente, más orgánicamente. Fundamos una escuela que por el momento es online que se llama OM Alliance Yoga con maestros internacionales de India, Brasil y Argentina. Estamos brindando clases, instructorados, para que las personas que quieran ser el día de mañana instructores puedan tener esta herramienta de autoconocimiento o también lo hagan como salida laboral. Damos especializaciones y herramientas de autoconocimiento para el ser humano. Este es el proyecto más grande. Hoy Play Yoga es parte de esta escuela, soy la directora y es el proyecto más grande que tenemos. Vamos a tratar de llevarlo a la presencialidad en algún momento, pero está funcionando muy bien en forma online porque tenemos personas que son de la zona pero también de otros países.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.