Viernes 27 de Mayo del 2022

Ciudad gris

La legislatura porteña aprobó un paquete de proyectos entre los que se encuentran los emprendimientos […]

Publicado el 3 diciembre, 2021 por Nicolás Rosales

La legislatura porteña aprobó un paquete de proyectos entre los que se encuentran los emprendimientos inmobiliarios privados de la Costanera Norte y la Costanera Sur que involucran al grupo IRSA y que traerían más cemento a una ciudad que no lo necesita. Lo que se dijo en la Comuna Nº 7.

A pesar de los votos negativos de los bloques opositores y desoyendo las enormes audiencias públicas de alta participación ciudadana, el oficialismo porteño que responde a Horacio Rodríguez Larreta logró aprobar una serie de paquetes urbanos que incluyen a obras de magnitud como son las de las Costanera Norte y Sur.

Es de destacar que, de seguir adelante con esto, enormes espacios verdes, bordes costeros y un humedal se verían afectados por el cemento en perjuicio del medio ambiente.

Por otro lado, la jornada legislativa quedará para la historia, ya que la votación no respetó la mayoría de los votos que se necesitan para proseguir, que son al menos 40 afirmativos, de acuerdo a lo consignado en la misma Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Así también la democracia participativa y ambiental quedaron relegadas. No se respetó el Plan Urbano Ambiental también contemplado en dicha Constitución.

Los resultados de las votaciones por proyectos fueron los siguientes: Costa Salguero (36 votos afirmativos – 22 votos negativos). Costa Urbana (36 votos afirmativos – 20 votos negativos – 2 abstenciones). 9 Convenios Urbanísticos (32 votos afirmativos – 26 votos negativos). Amnistía inmobiliaria (32 votos afirmativos – 20 votos negativos – 6 abstenciones).

También se homologaron otros convenios que autorizan diversos planos de edificación y urbanización, con sus correspondientes afectaciones y desafectaciones catastrales, exceptuando a sus beneficiarios de algunos requisitos o impedimentos. A cambio, la ciudad recibiría compensaciones o cesión de terrenos para convertirlos en espacios públicos.

Se supo que en el rosqueo político hubo mucha tensión entre legisladores del PRO y la UCR. El acuerdo político para votar afirmativamente estuvo a punto de romperse. Al comienzo del debate del proyecto de IRSA (denominado Costa Urbana), el jefe del bloque del radicalismo, Martín Ocampo, planteó una serie de objeciones y amenazó con votar en contra, algo que puso en duda la aprobación del convenio.

Muchos y muchas figuras de la política expresaron en redes sociales su repudio y rechazo por los sucedido en la jornada de ayer. Tal fue el caso de Javier Andrade, Vicepresidente del Bloque Frente de Todos, quien dijo que “hoy fue una sesión muy perjudicial para lxs porteñxs y se aprobaron proyectos muy graves para la calidad de vida de todxs, pero cada vez les cuesta más ocultar que Larreta vende todo. Vamos a seguir trabajando incansablemente para tener una Ciudad donde todxs podamos vivir bien”.

En diálogo con este medio digital, el comunero Julián Cappa expresó: “Las Comuneras y Comuneros del Frente de Todos nos hicimos presentes frente a la Legislatura de la Ciudad. Acompañamos a nuestro bloque de Legisladores, que por unanimidad votó en contra de los proyectos de Horacio Rodríguez Larreta de venta de tierras públicas y a las organizaciones que se encontraban en la  zona manifestándose en contra de estos negociados. Aquí no hay una cuestión solo ideológica. Simplemente el gobierno sigue sin resolver los problemas reales de la gente. En nuestra Comuna 7, de los 240.000 habitantes, 60.000 viven en zonas sin urbanizar, como el Barrio Ricciardelli (ex Villa 1-11-14) y zonas aledañas. Además, los jóvenes de 18 a 30 años tienen dificultades para acceder tanto a alquileres como a vivienda propia. Lo mismo pasa con las personas mayores. En la Ciudad necesitamos más Estado, sin embargo Larreta vende todo y desde hace años nos endeuda en dólares”.

Afuera de la legislatura y detrás de las vallas custodiadas por efectivos de la Policía de la Ciudad, numerosas organizaciones ambientales y asambleas vecinales que rechazan esta propuesta se manifestaron desde muy temprano.

“Lo que pasó, es todo lo contrario a lo que necesitamos para una ciudad equitativa, saludable y resiliente frente a los efectos del cambio climático. No queremos que sigan destruyendo patrimonio natural, arbóreo, paisajístico y arquitectónico. No coincidimos con este modelo de ciudad expulsiva, y que cada vez nos resulta más ajena y hostil. Queremos un modelo de ciudad donde lo que importe sea la vida digna para todos y todas”, sentenció María Angélica Di Giacomo, fundadora de la organización “Basta de mutilar nuestros árboles”.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.