Sábado 27 de Noviembre del 2021

Se fue Quino y su obra seguirá vigente más que nunca

El 30 de septiembre falleció a los 88 años tras estar internado a causa de […]

Publicado el 5 octubre, 2020 por Nicolás Rosales

El 30 de septiembre falleció a los 88 años tras estar internado a causa de un accidente cerebro vascular. Un día antes se habían cumplido cincuenta y seis años de la primera publicación de su tira más emblemática, Mafalda.

Quizás Quino ha sido y será el dibujante más reconocido del país. Sus historietas quedarán en la historia. Fue alguien que supo desde el humor gráfico hacer una marcada crítica a la humanidad, sin golpes bajos, más bien lo supo hacer desde una mirada profundamente creativa y artística. Repleta de sutilezas.

Traspasó generaciones y fronteras

Su muerte causó un fuerte impacto en la Argentina, pero también en el mundo, ya que las historietas de Quino, en particular las de su personaje emblema, Mafalda, han sido traducidas a más de 30 idiomas. Y muchos niños y niñas, a lo largo y ancho del mundo, aprendieron el castellano con esta historieta.

Siempre Quino, desde Mendoza a Milán

A Joaquín Salvador Lavado Tejón lo llamaron “Quino” desde pequeño para distinguirlo de su tío, el ilustrador Joaquín, quien fue el que despertó su vocación de dibujante a una edad muy temprana. En 1945 tras la muerte de su madre, empezó a estudiar en la Escuela de Bellas Artes de Mendoza. Su padre murió poco después, cuando Quino tenía diecisiete años. Abandonó la escuela, con la intención de convertirse en autor de historietas cómicas.

Pronto vendió su primera obra. Intentó encontrar trabajo en distintas editoriales porteñas, pero no tuvo éxito. Después de hacer el servicio militar obligatorio, en 1954 se estableció en Buenos Aires.

En 1960 se casó con Alicia Colombo. Por decisión de la pareja no tuvieron hijos. En 1976, por el golpe militar, ambos se exiliaron en la ciudad italiana de Milán. Luego vivieron entre Madrid y Buenos Aires.

Poco después comenzó a hacer dibujos publicitarios, publicó su primer libro recopilatorio: Mundo Quino. En 1963, le encargaron unas páginas para una campaña de publicidad encubierta para la empresa de electrodomésticos Mansfield,  para las que creó el personaje de Mafalda. La campaña no llegó a realizarse.

La primera historia de Mafalda se publicó en Leoplán, y pasó a publicarse regularmente en el semanario Primera Plana. Entre 1965 y 1967 se publicó en el diario El Mundo; pronto publicó el primer libro recopilatorio y empezó a editarse en otros países, entre ellos Italia, España (donde la censura obligó a etiquetarlo como para adultos) y Portugal.

Tras abandonar la tira de Mafalda el 25 de junio de 1973, según él mismo por agotársele las ideas, Quino se trasladó a Milán, desde donde continuó realizando páginas de humor.

En 1993, la empresa española D.G. Producciones S. A., en coproducción con Televisiones Españolas produce 104 episodios de Mafalda en dibujos animados de 1 minuto de duración dirigidos por Juan Padrón en el ICAIC.

Las caricaturas fueron difundidas en Italia por la RAI2 y en Argentina en dos oportunidades: primero por el antiguo canal 11 y varios años después por Canal Encuentro.

Desde 2009 Quino debió encarar un retiro involuntario por problemas en la vista.

A lo largo de su carrera recibió múltiples reconocimientos, entre ellos la Orden Oficial de la Legión de Honor, la honra más importante que el gobierno francés le concede a un extranjero.

El 2014 fue un año especial, ya que Quino cumplió 60 años en el humor gráfico y Mafalda cumplió 50 años. En ese año recibió en España el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades e inauguró la 40a Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

Hoy lo llora Argentina, y el mundo entero.

Un pequeño homenaje de parte de Marcelo Muni, dibujante de la Comuna N° 7: Cuando me enteré que Quino ya no estaba en este mundo, un lagrimón cayó sobre mi tablero de dibujo, enturbió mi vista y pensé en mi infancia y lo que me inspiraban sus personajes. Cuando empecé con mis primeras historietas, sobre todo lo que describían esos dibujos sin texto alguno. Cuando crecí me enamoré de esa redacción tan irónica, precisa y sobre todo tan universal. Ese poder de síntesis tan perfecto y efectista, combinaban junto al dibujo el mensaje perfecto. Adiós maestro”.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.