Lunes 03 de Octubre del 2022

10 años de la Milonga de Artigas: un evento lleno de valores

La Milonga de Artigas cumplió 10 años en Flores. De a poco, se ha convertido […]

Publicado el 10 febrero, 2017 por Gustavo Viera

La Milonga de Artigas cumplió 10 años en Flores. De a poco, se ha convertido en un paso obligado en el circuito para los milongueros a fuerza de valores colectivos y calidad en sus servicios. Hablamos con Sergio Lesbegueris, director del CFP 24 y artífice del crecimiento de esta institución de gran importancia para el barrio.


Los segundos sábados de cada mes, el Centro de Formación Profesional N°24 de Artigas 690 abre sus puertas para que los milongueros lijen los pisos del salón con sus pasos de baile. No es una milonga más en el circuito: la organización está a cargo de los docentes y alumnos de la institución que con un gran espíritu colectivo diseñan el mobiliario, cocinan, iluminan, hacen el sonido y se divierten, sabiendo que el fruto de ese trabajo luego vuelve en beneficios para ellos y para la escuela.

Hoy, esta experiencia es replicada por otras organizaciones del barrio como la Asamblea de Flores y la escuela Roberto Arlt, permitiendo que se geste una oferta de eventos culturales y sociales y un sentido de lo cooperativo y comunitario en el barrio.

Sergio, en el fondo, junto con los que hacen posible la Milonga de Artigas.

El conductor de la institución es Sergio Lesbegueris, promotor incansable de ideas y proyectos que hagan de la escuela un lugar donde primen «otros valores». En esta entrevista, te ayudamos a que conozcas un poco más de la esencia y filosofía no sólo de la milonga sino de la institución que permitió que cumpla sus 10 años.

La Comuna 7: ¿Cuales son los valores que diferencian a la Milonga de Artigas por sobre el resto?

Sergio Lesbegueris: La gente que asiste a esta milonga se siente parte porque nosotros la hacemos sentir parte. No es solamente el milonguero que a veces viene muy despreocupado y solamente quiere venir a bailar, conocer gente, salir de su soledad. Y encuentra en la milonga nuestra algo de lo que viene a buscar y además otra cosa también que es el vínculo, ser parte de una maquinaria más colectiva que alimenta un proyecto que es para la gente. Porque cuando explicas que acá no hay nadie que se lleve la plata sino que la plata va a un fondo de la cooperadora y que la cooperadora esta para administrar recursos para la gente. No hay una apropiación privada del excedente. Esto también genera una motivación extra cuando se entiende que uno es parte de algo mayor y no solamente del “salvese quien pueda” que nos instalan. La gente viene, se siente motivada, tiene ganas de participar, además de bailar y despuntar su vicio. Tiene valores por todos lados y además, nos permite vincularnos de otra manera con los estudiantes, con los docentes, participar de otra manera, disfrutar, mejorar con eso las instalaciones, conocernos mejor, conocer mejor a nuestros estudiantes. Muchos vienen y se quedan asombrados y pueden vincularse con la escuela desde otro lugar, no solamente como estudiantes. Es una máquina que podemos poner a laburar entre todos desde un lugar de igualdad. Me parece que tiene un montón de sentidos lindos.

LC7: ¿Cuál es el público que asiste a la Milonga?

SL: Generalmente, son los famosos milongueros. Esta bastante instalada en el circuito. En principio, porque es una milonga relativamente económica porque no percibe fines de lucro, lo que no quiere decir que no deje una retribución para la escuela. Es una entrada muy módica, el servicio es buenísimo porque los estudiantes hacen sonido a las orquestas que vienen y entienden que hay que colaborar y no cobran. Entre los estudiantes y los alumnos armamos la milonga, la sostenemos, los estudiantes de gastronomía hacen la comida. Todo eso hace que podamos tener muy buen precio y muy buen servicio y los milongueros lo valoran mucho eso. Es una milonga linda y que está instalada y de calidad. La fuimos refinando de a poco. Y la verdad que hoy tenemos un producto muy lindo para el barrio y para la gente.

LC7: ¿Qué sentimientos hay de los 10 años?

SL: Es fuerte. En principio, la sensación de cómo pasan los años. Pensar que en algún momento estábamos con todos los pisos maltrechos, y cuando estaban haciendo los pisos nuevos, nos dijimos que acá estaría bueno poner una milonga. A medida que lo iban poniendo, nos íbamos imaginando. Después, obviamente con los proyectos con los que fuimos alimentando la milonga y nutriéndonos, y también la milonga misma porque la milonga nació para nutrir otros proyectos como el “Misiones”, pero también fue en si mismo algo que nos nutrió a nosotros.

LC7: ¿Cómo fue que adquirió esa independencia?

SL: Lo que pasa es que el otro proyecto se cayó porque consiguieron otros padrinos. Nosotros también necesitábamos ayuda en la escuela, se venían momentos de mucho desfinanciamiento de lo público y fue la manera que encontramos de reinventarnos. Reinventarnos al interior porque encontrábamos sentidos, y también porque nos financiábamos los insumos que necesitan los estudiantes para aprender.

LC7: Después de 10 años, ¿la milonga sigue cumpliendo esa función?

SL: La Milonga cumple la función de retroalimentar un proyecto y reinventarnos como escuela. Nosotros tenemos una producción solidaria de insumos que tiene que ver con que lo gestionamos entre todos porque el sentido común te dice que el Estado te baja los recursos y vos poder dar la capacitación. Pero lo cierto es que cada vez el Estado baja menos y nosotros fuimos como generando una inteligencia colectiva desde abajo para que ese flujo de recursos del Estado suplirlo con una inteligencia más horizontal y colectiva que nace desde abajo para que los cursos puedan nutrirse, para que haya insumos. Algunos cursos de los que tenemos son muy caros y necesitan insumos y se aprende en la práctica en lo que a formación profesional se refiere. No es la universidad que se aprende teoría. La manera nuestra de poder reinventarnos como escuela fue a través de generar una producción solidaria de insumos que tiene que ver con generar actividades que armamos entre todos como la Milonga, como la Feria y el cine, para que eso vuelva a la escuela y a los estudiantes, y armar una comunidad de aprendizaje.


La Milonga de Artigas
Artigas 690 – Flores.
Facebook: Julian Luis Centella (la milonga de artigas)
Correo electrónico: lamilongadeartigas@gmail.com
Reservas 4611-5374 int 302. desde las 17:30 a 22:00 hs, de lunes a viernes
http://www.cfp24.com.ar

Fotos: Martín Asencio


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja una respuesta

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.