Sábado 22 de Junio del 2024

Reabrió renovada

Luego de muchos meses de lucha colectiva, reabrió la pile de polideportivo de Parque Chacabuco. […]

Publicado el 3 mayo, 2024 por Nicolás Rosales

Luego de muchos meses de lucha colectiva, reabrió la pile de polideportivo de Parque Chacabuco. Magdalena y Ana, dos de las usuarias que se movilizaron por su reapertura desde el grupo vecinal de “Defendamos la Pile” prestaron sus testimonios para describir un triunfo colectivo.

La Taba: ¿Con que se encontraron hace un año atrás en cuanto el estado de la pileta del polideportivo?

Magdalena y Ana: Como todos los años, en marzo de 2023 se abrieron las inscripciones a las clases de natación y aquagym. En esa oportunidad, nos inscribimos 3183 personas, de las cuales 962 obtuvimos la vacante, mientras que el resto quedó en lista de espera. Sin embargo, poco después, desde el polideportivo nos comunicaron que no podían iniciar las clases porque estaban rotas las dos calderas que mantienen caliente el agua de la pileta y de las duchas.

Los problemas con la caldera venían de mucho tiempo antes. En 2021 las clases habían iniciado recién en el segundo semestre, con el sector de duchas inhabilitado y el agua de la pileta apenas templada. Y, en 2022, la pileta abrió en agosto gracias a los arreglos provisorios que realizó la Asociación Cooperadora del polideportivo, porque la Secretaría de Deportes del gobierno de la Ciudad no daba respuesta.  

LT: ¿Cómo decidieron juntarse como usuarios y con cuáles objetivos?

M y A: Ante esta situación, un grupo de usuarias, que ya habíamos realizado acciones los años anteriores, volvimos a reunirnos para exigirle a la Secretaría de Deportes que iniciaran las obras necesarias para la reapertura del natatorio cubierto. Hacía mucho tiempo que esas obras estaban pendientes. 

Desde la Secretaría de Deportes, en ese momento a cargo de Carlos Retegui, nos decían que se llamaría a licitación para fabricar e instalar dos calderas nuevas. Sin embargo, pasaban las semanas y ese llamado no se abría. 

LT: A partir de allí. ¿Cómo se fue dando el proceso de exigencias de obras al gobierno de la Ciudad?

M y A: Lo primero que hicimos fue contactar a más usuarios y usuarias de la pileta para que se sumaran al reclamo. Luego, iniciamos una petición en la plataforma Change.org, para juntar firmas, pidiendo la reapertura de la pileta. En esa oportunidad conseguimos más de 1400 firmas. Cuando las presentamos, nos informaron que sólo aceptaban firmas de puño y letra.  Entonces, organizamos una jornada en el Parque Chacabuco. 

Un domingo, pusimos una mesa casi en la puerta del polideportivo y nos acercamos a vecinos y vecinas que pasaban por el parque para explicarles la situación. Sumamos el apoyo de más de 600 personas. Fue hermoso ver cómo se sumaron también vecinxs y comerciantes a la campaña. Incluso, sin ser usuarios de la pile entendieron que había que defender el natatorio público para la comunidad.

Hay un sentido de pertenencia muy compartido de esta pile con este barrio. Quienes aprendieron a nadar allí, o la usaban en alguna época, le tienen particular aprecio. Con todo eso, presentamos otra nota a Deportes. Así se abrió un expediente con nuestro reclamo, pero seguimos sin recibir respuesta.

Más tarde, nos presentamos en la reunión de asesores de la Comisión de Deportes de la Legislatura. Con el apoyo de Alejandrina Barry del FIT, quién realizó un pedido de informe al equipo de Retegui, conseguimos la primera respuesta donde se informó que se había abierto el llamado a licitación.

A partir de ahí, empezó un proceso muy largo y muy arduo porque el equipo de Retegui fue siempre muy reticente a darnos información. Acudimos, entonces, al Consejo Consultivo de la Comuna 7, que nos acompañó muy de cerca durante el año que demoró la obra. También, contamos con el apoyo del comunero de Julián Cappa, quien estuvo muy presente acompañando nuestro reclamo.

Además, nos ayudó la cobertura de prensa local y los mensajes que pudimos postear en redes. Gracias a todo ese trabajo, conseguimos que la Secretaría de Deportes enviara mensualmente al personal técnico a cargo de la obra a reunirse con usuarios y usuarias para informar personalmente el estado de avance de la obra.   

Nos interesa destacar que, a diferencia de otros espacios del Parque que ya han sido privatizados o tercerizados como las canchas de césped sintético bajo la autopista, el gimnasio de musculación, ha sido principalmente gracias a la movilización ciudadana que hemos logrado tanto la “rapidez” de las obras, comparados con los 16 años de gestión del mismo espacio político en el gobierno porteño sin invertir nada en nuestra pileta, como su reapertura en la modalidad que corresponde a un natatorio municipal: público y gratuito.

Estado de alerta

 “Hay motivos para seguir alertas. No sólo el gobierno de la Ciudad incumplió el plazo de apertura previsto en la licitación para diciembre/23, sino que si el natatorio reabrió en abril fue más gracias a la Asociación Cooperadora que a las obras, sin darnos ninguna respuesta oficial, mantuvieron la incertidumbre hasta abril de este año, y encima nos enteramos que sólo gracias al aporte de la Asociación Cooperadora pudieron arreglarse los últimos detalles para que todo funcione. Cosa que nunca debió ser así pues lxs vecinxs ya pagamos una licitación que tenía que garantizar el perfecto funcionamiento de calderas para calentar agua de la pileta y el aire del recinto, duchas, etc”, expresaron.

Además, denunciaron, “Las duchas de agua caliente aún tienen fallas. Un domingo a fines de abril, en lugar de haber pileta libre, estuvo cerrado sin ningún tipo de explicación. El martes 30, anularon todas las clases “por ajustes en la caldera”. Un hecho inadmisible ya que esto debía estar hecho en diciembre del año pasado. Deportes sigue sin brindar respuesta al respecto.

La oferta, tanto de clases como de horarios de pileta libre, es muy reducida. Mucho menor a la histórica. En este contexto de crisis económica, las listas de espera tanto para clases como para libre son aún más largas que las históricas. No nos dicen a qué se debe. No sabemos si las escuelas han podido retomar el uso del natatorio o no”

Por último comentaron, “La pelea parece que tendrá que ser más amplia. Hoy el de Parque Chacabuco es el único que está abierto, gracias a la Cooperadora, y lxs usuarios que aportaron esos fondos. Pues, la Secretaría de Deportes no ha cumplido con su obligación de mantener ninguno de los natatorios en condiciones dignas.

Nos ha llegado el rumor de que, en cuanto el gobierno logre hacer funcionar todos los natatorios, su plan sería arancelarlos. Que pierdan su calidad de público y gratuito. Algo que sería ilegal porque la Constitución de la Ciudad establece que no se puede

Habría que “comprar” los tickets para nadar en una página oficial y serían ellos quienes recauden. Para colmo, dicen que cobrarían valores siderales. Hablan de $18.000 por mes. Una locura. Ya expresamos nuestra alerta a miembros del Consejo Consultivo de nuestra Comuna 7. Esperemos que se active la necesaria alerta y pedido de informes, para que podamos detener a tiempo ese intento de privatización”.

Finalizando comentaron: “Nos interesa contactarnos con otrxs usuarixs de lxs otros natatorios de GCABA para ver si entre todxs logramos que el GCABA cumpla con sus funciones en beneficio de la comunidad. Les dejamos nuestro e-mail: “Defendamos la Pile” defendamoslapile@gmail.com”.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.