Sábado 03 de Junio del 2023

Ratas en el Urquiza

La presencia de roedores en la histórica escuela de Bellas Artes obligó a la comunidad […]

Publicado el 16 mayo, 2023 por Nicolás Rosales

La presencia de roedores en la histórica escuela de Bellas Artes obligó a la comunidad educativa a suspender las clases. Tras los reclamos en la calle y el pedido de solución, hubo una respuesta.

Se trata de la Escuela Museo de Bellas Artes Gral. Urquiza Nº 1 D.E. 12, es la primera escuela de la calle Yerbal 2370 y la más antigua en actividad de la Ciudad.

Hace un tiempo que las autoridades y la comunidad vienen informando al Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires.

Ante la protesta en la puerta del establecimiento, se acercó una inspectora de la Dirección General de Mantenimiento Escolar, quien informó que se colocarían 30 cajas cebaderas en la escuela. También prometió colocar burletes, mallas en las rejillas y tapar los orificios por los que puedan circular roedores.

Este medio digital conversó con Diana, presidenta de la cooperadora de la escuela, y ella relató que el “problema comenzó desde que se volvió al colegio a fines de febrero, pero en el 2018 ya habíamos tenido una misma situación. Es difícil de controlar porque no sabemos de dónde vienen, las auxiliares ven los roedores cuando llegan al colegio y mucho excrementos.

También indicó que la “conducción del colegio tiene un protocolo que seguir para pedir al ministerio que actúen. Dan alertas, reclamos a la arquitecta, hicimos como familias denuncias también”.

La presidenta de la cooperadora además denunció: La única solución que nos dan son las cajas cebaderas que no hacen mucho, al principio pusieron pocas, dejaron 28 después de que se suspendieron las clases y llamáramos a los medios de comunicación cuando salimos con carteles a la calle. Vinieron a retirar las cajas, veremos cómo sigue. Si se vuelven a encontrar excrementos o se ven roedores de nuevo”.

Por otro lado aportó su testimonio una madre de la escuela llamada Erika quien refirió a LC7 que “la primer rata se dio en escolar cuando los chicos la vieron. Así fue que la directora empezó a avisar a las familias para dar alerta. En el mes de abril vinieron dos veces a poner cajas, pero al ser un lugar enorme es muy difícil. Cuando se vieron ratas grandes en la cocina y en el escenario fue que las familias empezamos a organizarnos”.

Según supo este medio, de parte del Gobierno de la Ciudad podaron los árboles en la escuela, se acercaron desde mantenimiento para ver el tema de la herrería, taparon más agujeros, agregaron cajas en altura como puede ser arriba de armarios. No se está viendo tanto excremento tanto como antes e integrantes de la cooperadora escolar mantuvieron una reunión con la Defensoría de la Ciudad de Buenos Aires.

Por último, la mamá declaró: “Como no es la directora quien pueda movilizarse para suspender las clases nos pidió a nosotros que lo hagamos. La solución que obtuvimos no alcanzó. Porque a los pocos días una nena de primer grado que estaba en el patio y cerca del baño vio a otra rata e incluso en su inocencia intentó agarrarla. Ya hicimos todos los reclamos posibles”.

La comunidad educativa no encuentra aún una respuesta contundente para poder solucionar el problema definitivamente. Incluso han esbozado algunas teorías aún no comprobadas de donde podrían provenir los roedores. Vale recordar, y el contexto de la situación lo pone en evidencia, que el gobierno porteño año tras año en materia de educación ha reducido considerablemente el presupuesto.

Este tipo de problemas sumado a las malas condiciones edilicias en general hablan por sí solos.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.