Viernes 07 de Agosto del 2020

“Nuestra filosofía es siempre ocuparse del otro”

Ser Buena Tierra es una organización sin fines de lucro que realiza reciclaje de plástico. […]

Publicado el 18 julio, 2020 por Juan Bertrán

Ser Buena Tierra es una organización sin fines de lucro que realiza reciclaje de plástico. Andrea Cuello, referente de la institución, cuenta el origen y el sueño de concretar una recicladora de PET a escala en Flores.

La Comuna 7: ¿De qué se trata Ser Buena Tierra?

Andrea Cuello: Esta es una cooperativa de trabajo. Nosotros lo que hacemos es juntar botellas de plástico, lo que es reciclaje de PET. Con esas botellas de plástico, lo que hacemos es triturarlas y darles un nuevo uso. Específicamente, nos movemos según la necesidad del momento. En este momento de la pandemia se necesitan máscaras, protectores, paneles. Si surge otra cosa, como puede ser el día del niño o del padre, hacemos cosas específicas para ese día. Siempre a base de plástico. Por ejemplo, ahora vamos a hacer una entrega de protectores faciales al Hospital Piñero. Esto empezó el año pasado en septiembre. Lo que queremos es encontrar un lugar físico. Por el momento estamos trabajando en forma manual. Queremos adquirir tres máquinas básicas pero están alrededor de $200 mil, así que por ahora seguimos a mano.

LC7: ¿Cómo está conformada la cooperativa?

AC: Nosotros somos un grupo de 20 personas, desde los 16 hasta los 35 años. Tenemos mamás, papás, estudiantes, músicos, hay un violonchelista, un guitarrista, una violinista, hay varios cantantes, un rapero. La iniciativa surgió por la falta de empleo. A mí me echaron después de 13 años en una empresa. La gente necesita un trabajo y el trabajo lo que hace es cambiarte la mentalidad, darte una posibilidad de poder elegir. Más que nada surgió por una necesidad de un grupo. Empezamos a ver qué posibilidades surgían. Muchos de los chicos habían dejado de estudiar y esto es darles otra opción de trabajo para que puedan seguir estudiando. La idea sería dar un trabajo que ellos puedan adaptar para poder estudiar, que este trabajo se adapte a la vida de las personas y no que las personas se adapten al trabajo. Este es un trabajo en donde vos podés ser solidario y también purificar un poco la tierra, proponer una nueva mentalidad. El sueldo es importante pero no es el centro de lo que queremos hacer.

LC7: ¿Cómo surgió la idea de armar esta cooperativa?

AC: Nosotros en mi casa siempre reciclamos y buscamos organizaciones para llevar cosas. Pero, específicamente, esto surgió cuando vino un chico a mi casa y me pidió ropa y comida. Le di pero me quedé con un pensamiento: “Esto le sirve en el momento pero, ¿y después qué?”. Después va a seguir pidiendo. Te quedás con el qué puedo hacer. No es simplemente dejar que las cosas pasen, hay que ocuparse. En ese momento no tenía trabajo, pero me dije: “No podemos ser tan egoístas, no podemos estar siempre pensando en nosotros”. Se trata de ser más. Pensar en los otros que no tienen las posibilidades que tiene la mayoría. Se puede hacer algo, es cuestión de organizarse, de querer. Claramente, hay una realidad. Pero también es ver un poco que podemos hacer nosotros.

LC7: Y, a partir de ahí, ¿cómo llegaste a la idea del reciclaje de plástico?

AC: Me puse a pensar que podía hacer. Así girando y girando por mi casa, las veo y digo “Botellas. ¿Qué puedo hacer con botellas?”. Ahí empecé a investigar el reciclaje con el plástico. El reciclaje es muy amplio, podés reciclar cartón, plástico, lo que te imagines. Específicamente, dijimos plástico porque es algo que la gente consume mucho, tarda en descomponerse y genera mucha contaminación. Me contacté con Precious Plastic porque el creador de esa organización tomó las máquinas industriales y las hizo más pequeñas como para que cualquier persona en su casa se pueda armar una mini empresa a base de eso. Ellos hacen sillas, mesas, juegos didácticos, juegos de plaza. De ahí, surgió la idea, empezamos a juntar botellas y nos empezamos a juntar.

LC7: ¿Cuáles fueron los primeros pasos?

AC: Primero, nos focalizamos en el tema de la música, hicimos púas a base de plástico con tarjetas de crédito, panderetas, palillos para batería. Después, empezamos a hacer cosas según el momento. En febrero empezar a hacer cosas para las clases. Nosotros empezamos a trabajar de lunes a jueves y el viernes a hacer un trabajo solidario. Nuestra filosofía es siempre ocuparse del otro. Nuestro objetivo no es llenarnos nuestros bolsillos. Es importante el sueldo, pero ese no es el objetivo final de la cooperativa, sino es estar viendo la necesidad del otro, ver cómo ser útiles a la sociedad. Hay necesidad, hay mucha desigualdad social. Lo que tratamos de hacer es usar el plástico como un medio de comunicación como para que la gente tenga conocimiento sobre el reciclaje y las oportunidades de trabajo que se pueden generar desde ahí. Entender que el reciclaje es fundamental. Mirar un poco más allá.

LC7: ¿Cómo ves la cuestión del cuidado del medio ambiente en la comuna?

AC: El gobierno no da mucha información como para que haya reciclaje. Pone solo un contenedor verde. Por lo general, lo que falta es conocimiento. Pero obviamente hay un gran avance. Se puede reciclar de todo, es una cuestión de aprender. No hay muchos lugares que se ocupen de reciclar, por lo menos en la Ciudad. Lo ideal sería que el Gobierno empiece a ceder lugares físicos y le enseñe a la gente a reciclar. Hay  lugares que están más limpios. A medida que la información avanza la gente se da cuenta de que puede reciclar más.

LC7: ¿Cómo se ven a futuro como cooperativa?

AC: En el futuro nos vemos en un lugar físico, haciendo el trabajo que queremos y ofreciendo a la sociedad, específicamente a Flores, otro conocimiento de las cosas con respecto al reciclaje para que la gente entienda la gravedad de tirar las cosas en el piso. La idea sería que esto sea algo contagioso, que en todos los barrios surja un lugar donde la gente sea solidaria, que esté mirando con otra mentalidad la vida, no tanto qué puedo obtener del otro, sino qué puedo darle al otro y que haya una inserción laboral real. Buscamos que surja en Flores una semilla y que cada barrio tenga una, que surjan lugares como este que puedan ayudar a la gente. El objetivo no es solamente tener trabajo nosotros sino ofrecer trabajo. Hace rato que estamos buscando un espacio físico más amplio, hay un montón de lugares que son del Estado y se podrían hacer muchas cosas con esos lugares. Flores tiene de todo y puede dar mucho más. Se puede hacer algo simple como reciclar.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja una respuesta

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.