Jueves 23 de Septiembre del 2021

Turno para la Costanera Sur

La legislatura porteña le dio media sanción al proyecto que el gobierno de Horacio Rodríguez […]

Publicado el 21 agosto, 2021 por Fernando Zuker

La legislatura porteña le dio media sanción al proyecto que el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta elevó para que el Grupo Irsa construya nuevas torres de lujo en el predio de la ex Ciudad Deportiva de Boca frente al río.

Se trata de un preciado terreno de la ciudad, ya que son un total 71 hectáreas ubicadas frente al Río de la Plata. La parcela se encuentra al lado de la Reserva Ecológica Costanera Sur, el barrio popular Rodrigo Bueno y la urbanización de lujo en Puerto Madero. De aprobarse, pasará a llamarse Costa Urbana y se convertirá en un barrio privado.

Los votos expresaron las posiciones políticas de los distintos bloques. La aprobación provino de Vamos Juntos, la Unión Cívica Radical y el Partido Socialista, mientras que el rechazo se expresó desde el Frente de Todos y los sectores parlamentarios de la izquierda.

“Con este mega emprendimiento, Larreta consolida su modelo urbano: una ciudad que garantiza los espacios verdes y el acceso al río a las minorías privilegiadas, y donde la vivienda es utilizada como negocio y reserva de valor por unos pocos”, expresó el legislador opositor Javier Andrade.

¿Cuál es la planteo oficial para avanzar con el tema? Desde el bloque de Vamos Juntos, el referente Daniel Del Sol planteó que el convenio es un “plan de desarrollo urbano y sustentable para desarrollar el área sur de la ciudad, crear espacio público de calidad, incrementar los espacios verdes de acceso libre y gratuito y generar fondos para enfrentar la crisis generada por la pandemia”.

A cambio de esta mega obra, la empresa deberá ceder el 67% del predio para la construcción de un parque público y mantenerlo por 10 años corridos. “Habrá viviendas, oficinas y comercios, lo cual implica más desarrollo para la zona y más seguridad, además de 15.000 puestos de trabajo”, defendió desde el radicalismo Inés Gorbea.

Sobre este acuerdo que tuvo el ok en esta votación en primera instancia legislativa, el diputado Santiago Roberto criticó el convenio expuesto sobre tablas y aseguró que “una vez más el oficialismo porteño y sus aliados políticos demuestran que sostienen el proyecto que el PRO impulsa hace más de una década: una ciudad elitista, para pocas y pocos, que expulsa a las clases medias, a las y los trabajadores”.

En la izquierda porteña rechazan de pleno esta idea de Horacio Rodríguez Larreta llevada al recinto y plantean que el proyecto habilita “un barrio de lujo en una ciudad con emergencia habitacional, donde el 35 por ciento de la población alquila y 10.000 personas que viven en la calle”. Asimismo esgrimen que las torres se “construirán sobre uno de los pocos humedales que le quedan a la ciudad”, advirtió la legisladora Mercedes de Mendieta.

Un poco de historia. La ex Ciudad Deportiva fue cedida en 1964 por el Estado nacional a Boca Juniors con la condición de hacer actividades deportivas y no fuera vendido a privados. Sin embargo, en 1982, la municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires le otorgó la posesión legal del terreno al club de fútbol, que en la década de 1990 lo vendió a la sociedad Santa María del Plata, cuya mayoría accionaria fue luego adquirida por la empresa IRSA.

Por de pronto, un día antes de esta votación -el miércoles 18 de agosto- hubo un abrazo solidario en el predio encabezado por Leandro Santoro y Gisela Marziotta con el lema “no a las torres, sí al deporte”. El precandidato a diputado nacional por el Frente de Todos, Santoro, sostuvo que “no están en contra de que se construya en la Ciudad, sino de que no se defiendan los criterios elementales de inclusión social y de sustentabilidad ambiental. La Ciudad ya tiene un Puerto Madero, la pregunta es si queremos un Puerto Madero 2. El Estado porteño se desentiende de la responsabilidad de garantizar una oferta de viviendas que tenga en cuenta la necesidad de la gente”.

Para el fin de semana, exactamente el Domingo 22 de agosto desde las dos la tarde, está convocado otro abrazo y bicicleteada para “recuperar la Costanera Sur y frenar el emprendimiento de IRSA”, promovido por el Observatorio del Derecho a la Ciudad, la Cátedra de Ingeniería Comunitaria, el Instituto de Pensamientos y Políticas Públicas, el Instrumento Electoral por la Unidad Popular, la Defensoría de Laburante y la CTA Capital.

Estas organizaciones denuncian que “se destruirán los humedales para construir torres de 145 metros de altura y que peligra la Reserva Ecológica”. Por ello la bicicleteada comenzará las dos de la tarde en el Congreso de la Nación y a las cuatro de la tarde se producirá el abrazo en el acceso sur de la misma Reserva Ecológica Costanera Sur.

Fotografía: Pepe Mateos (Télam).-


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.