Jueves 26 de Noviembre del 2020

Las dificultades de la cuarentena infantil y la convivencia

Cecilia Gulias, vecina y psicóloga del barrio Parque Chacabuco, trabaja con chicos, chicas y adolescentes. […]

Publicado el 11 mayo, 2020 por Juan Bertrán

Cecilia Gulias, vecina y psicóloga del barrio Parque Chacabuco, trabaja con chicos, chicas y adolescentes. Conversamos con ella para que nos cuente cómo les afecta a los menores la extensión de la cuarentena.

La Comuna 7: ¿Cómo creés que afecta la cuarentena a los chicos, chicas y adolescentes?

Cecilia Gulias: La niñez y la adolescencia tienen diferentes necesidades. Me parece que los que están con mayor desventaja son los adolescentes por el hecho de que están en una edad muy especial en la que necesitan estar con sus amigos, con sus pares, con los chicos de su edad. Justamente, tratan de separarse de los padres y empezar a armar su propio grupo fuera de su familia y esto los obliga a quedarse adentro, a estar pegados a los padres. Por más que tienen un montón de otras herramientas, que pueden manejar redes sociales, se pueden comunicar por videollamadas, pero no es lo mismo. También, hay que pensar en el después de estos chicos: ¿Qué va a pasar cuando se encuentren con sus amigos? ¿Cómo van a hacer para juntarse, para hacer las cosas típicas que hacen los adolescentes de juntarse, ir a bailar, ir a tomar algo? Les va a cambiar la vida, así como nos cambia a todos, pero a ellos les cambia en una edad muy particular. Con los más chicos me parece que es más llevadero por el hecho de que se pueden entretener con otras cosas. Es distinto porque quizás se entretienen con algún juego, pueden compartir desde otro lugar con los padres.

LC7: ¿Es necesario tener rutinas durante la cuarentena?

CG: No estoy muy de acuerdo con tener una rutina estricta y que se cumpla a rajatabla. Me parece que es momento para flexibilizar ciertas cosas. Como el tiempo que el chico pasa con las pantallas porque en este momento es el único medio que tiene para comunicarse, quizás es una de las pocas cosas que lo entretiene y también entender que es una situación particular y que la vida no puede seguir como si nada. Va a haber que hacer cambios y dentro de esos cambios tiene que haber cierta flexibilidad. Lo que sí está bueno poder mantener cierta rutina con algunas cosas, como las tareas del colegio, o ponerse un determinado horario para conectarse con ciertas actividades que se hagan por videollamada. Tener hitos durante el día. También, que el chico se cambie, que no esté todo el día con la misma ropa. Es importante ordenar el día para que no se transforme en un sinfín. A los adolescentes se les cambian los horarios. Están despiertos hasta muy tarde y duermen hasta muy tarde y se empiezan a perder los momentos de compartir de la familia, como por ejemplo que no almuerzan con los demás. Se trata de poder ordenar esas cosas mínimamente.

LC7: ¿Cómo manejamos la convivencia constante durante tanto tiempo?

CG: Requiere un esfuerzo de los padres y de los chicos. Me parece que el adulto es el que tiene que hacer el mayor esfuerzo para comprender la situación y a la vez para preguntarle:¿cómo estás?, ¿qué te pasa?, ¿qué sentís?Que haya un diálogo, donde se le pregunte como está, cómo te hace sentir esta situación, qué pensás. A veces los más chicos se arman fantasías y está bueno que las pongan en palabras. Hay que explicarles lo que está pasando y que no son sólo ellos los que están metidos adentro, sino que sus amigos también y que todos los chicos de su edad están pasando por lo mismo.

LC7: ¿En qué cambió tu trabajo durante la cuarentena?

CG: Con los niños directamente tuvimos que suspender las sesiones porque con los chicos no hay forma de hacer videollamadas. Un chico no puede sostener la atención de manera tan lejana. El análisis con un chico es a partir del juego, entonces, si yo no estoy ahí para jugar, para intervenir en el juego con él, no hay forma de poder sostener eso. Obviamente, se abren los canales para que si el chico quiere mandarme un dibujo o me quiere llamar o mandar un mensaje de audio está habilitado. Pero no se puede sostener el tratamiento a la distancia con un chico. Con los adolescentes, sí ya se puede un poco más porque pueden trabajar más con la palabra. Con los adultos seguimos online. Depende mucho de las particularidades de cada paciente. No todos soportan el hecho de no poder ver al analista en persona.

LC7: ¿Cuáles son los temas que más se repiten?

CG: Entre los adultos se nota que tienen muchos más sueños, más vívidos, por lo general son de angustia, son sueños muy reales. Las emociones están exacerbadas, a veces se piensa que es sólo uno viviendo esto y todos lo estamos pasando. Hay un poco más de angustia y está también la cuestión de la soledad.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja una respuesta

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.