Sábado 19 de Septiembre del 2020

“Lo mejor es educar con amor”

En el mes de la niñez, la Universidad de Flores realizó una actividad abierta a […]

Publicado el 27 agosto, 2020 por Juan Bertrán

En el mes de la niñez, la Universidad de Flores realizó una actividad abierta a la comunidad para comprender las etapas evolutivas de los niños, niñas y adolescentes, a cargo de la psicóloga colombiana Leslie Yuliet Bravo García, miembro de la Corporación Universitaria del Caribe y Decana de Humanidades y Educación.

A lo largo de esta cuarentena, la Universidad de Flores realizó una numerosa cantidad de actividades virtuales abiertas a la comunidad para reflexionar sobre diferentes problemáticas que afectan a nuestra sociedad o debatir sobre temas de interés para la comuna.

En esta oportunidad, el pasado viernes 21, a través de su plataforma virtual, ofreció la charla “Comprendiendo a los niños y adolescentes desde su etapa evolutiva», a cargo de la psicóloga Leslie Yuliet Bravo García, decana de la Facultad de Humanidades y Educación de la CECAR (Corporación Universitaria del Caribe) de Colombia.

Este encuentro internacional, en el mes de la niñez, permitió reflexionar sobre las distintas etapas y necesidades de los chicos y chicas a lo largo de su crecimiento. El evento comenzó puntualmente a las 18 y contó con la presencia de profesionales, estudiantes y vecinos y vecinas de la comuna. “Una psicología que ayude a muchas personas a entenderse y a comprenderse”, expresó Bravo García cómo el objetivo de su profesión al principio de la charla y, a su vez, hizo hincapié en que “los niños y niñas deben ser comprendidos a partir de sus emociones”.

Luego desarrolló las características de cada etapa evolutiva de los chicos y chicas, comenzando por la primera infancia, entre los 0 y 3 años, en donde destacó la importancia de la alimentación psicológica y emocional y la necesidad de la presencia de los padres para que el chico o chica pueda desarrollar la capacidad de confiar. “Si el chico no desarrolla esta confianza, va a vivir con desconfianza hacia todo lo que lo rodea. Hay que enseñar a confiar en él mismo y en las personas que lo rodean”, señaló.

También, consideró necesario enseñarles a desconfiar de aquello que les pueda hacer daño pero permitiendo, al mismo tiempo, el desarrollo de la autonomía, la independencia y a superar miedos.

Respecto a la segunda etapa, denominada niñez temprana (entre los 3 y 6 años), describió que es un momento en donde los chicos y chicas asumen retos y desafíos y en donde comienzan a expresar curiosidad, desarrollar la imaginación y es una época de juego. La académica resaltó que es una etapa donde “la mejor forma es educar con amor”.

Al avanzar sobre cada período, ejemplificó con diferentes relatos de la vida cotidiana que permitieron entender a los presentes la forma en la que piensan los chicos y chicas en cada momento. Bravo García detalló como una etapa clave la de la niñez media, entre los 6 y los 11 años, ya que es en este periodo en donde el niño y la niña se interesan por realizar diferentes tareas y actividades, pero a su vez, es un momento en el que “si el niño no logra el éxito, tendrá un sentimiento de inferioridad” y destacó que muchas veces son “todas las formas de discriminación que hay, las que afectan a nuestros niños y niñas y provocan este sentimiento”.

Un detalle importante es que el estado emocional puede afectar el rendimiento académico del chico o chica, por lo cual es necesario que los padres estén pendientes de los cambios de ánimo de sus hijos e hijas.

La última etapa que abordó fue la de la adolescencia, entre los 12 y los 20 años, período en donde se conforma la identidad. “El adolescente vive su mundo y busca estar tiempo solo. Está en busca de esa identidad”, comentó. Por lo que definió como necesario respetar tiempos y espacios y acompañar ese proceso en el cual el o la adolescente atraviesa por diferentes crisis antes de establecer su identidad.

Hacia el final de la charla dejó una pregunta para el público: “¿Qué estamos haciendo para que nuestros niños no sean maltratados, para que lleven una vida sana?”, refiriéndose al aumento de la cantidad de casos de chicos y chicas maltratados y abusados tanto en Colombia como en Argentina. “Las cifras son terribles”, expresó y afirmó que “es una obligación aportar nuestro granito de arena” para evitar que esta desprotección se extienda.

Por último, concluyó que es importante “comprender a los niños y niñas desde su posición evolutiva” y que, si bien no hay una fórmula para ser buenos padres, es fundamental “dedicar tiempo, entender que el juego es cosa seria y que hay que respetarlos”.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.