Viernes 07 de Agosto del 2020

Pequeños gestos que cambian la vida de la gente

Cuando vecinos y comercios del barrio se unen para colaborar surgen iniciativas positivas. Una historia […]

Publicado el 28 julio, 2020 por Juan Bertrán

Cuando vecinos y comercios del barrio se unen para colaborar surgen iniciativas positivas. Una historia llena de solidaridad iniciada por un vecino, seguida por una fábrica de pastas y a la que podés sumarte.

En un momento donde la crisis social y económica atraviesa todos los sectores, los gestos solidarios se multiplican. Ollas populares, colectas, campañas solidarias y demás acciones surgen en Flores y Parque Chacabuco y generan movimientos positivos en la Comuna N° 7.

En esta oportunidad te contamos una pequeña historia que busca ser replicada en distintos espacios del distrito.

Pedro Ruiz de Galarreta, vecino de Parque Chacabuco, fue quien comenzó con esta iniciativa solidaria que consiste en habilitar una caja solidaria donde vecinos y vecinas pueden dejar alimentos y ropa para que las personas que lo necesiten puedan retirar de ese espacio.

Para que la idea tuviese una mayor repercusión, se contactó con La Estrellita (Del Barco Centenera 1231), la fábrica de pastas que queda en la misma cuadra donde vive y de la que él y su familia son clientes habituales, y les solicitó su colaboración para poner la caja en el frente del comercio.

Rubén, empleado del local, no dudó en aceptar la propuesta y entre todos los que son parte de la fábrica se pusieron a colaborar con la misma. “Cuando comenzó la cuarentena, lo que hacía era dar vueltas con comida para los cartoneros”, cuenta Pedro, y agrega que “muchas veces por cuestiones de trabajo en la semana se me imposibilitaba. Entonces, hablé con los chicos de La Estrellita para ver si me dejaban poner una caja solidaria que esté constantemente cuando ellos abren, todos los días, en el frente del local”.

De esta unión de voluntades, surgió este espacio solidario hace ya más de una semana, donde el barrio participa colaborando con todo aquello que pueda servir para cubrir las necesidades básicas de las personas en situación de calle durante la cuarentena. “Cada uno puede dejar lo que quiere, lo que pueda o lo que tenga y con un pequeño gesto ayuda muchísimo a una persona que pasa y puede agarrar algo de esa caja”, remarca el vecino de 28 años quien trabaja en el mundo de los medios y la publicidad.

Por otro lado, Pedro señala que “el contexto es complicado. Al menos en la caja siempre va a haber alimentos disponibles y, por lo menos, al estar en la puerta de un comercio es más visible para la gente que pasa. Esto se va socializando de boca en boca para que llegue a más gente”.

A lo largo de los días, más personas se van sumando a la propuesta y la repercusión en la comunidad es positiva. “Les agradezco a todos los chicos de la fábrica de pastas en particular porque ellos ponen diariamente comida de su parte. Hay muchos vecinos que colaboran y por acá por esta cuadra siempre pasa gente que deja comida y, también, mucha gente se lleva cosas”.

El vínculo entre La Estrellita y la familia de Pedro nació de todos estos años de ser cliente, ya que viven en el barrio desde el 2004. Sin embargo, buscan que esta iniciativa se extienda hacia otros lugares de la ciudad: “Me gustaría que se pueda replicar la idea en otros comercios del barrio o en otros barrios. Sería lindo poder seguir ayudando. Más allá de los reclamos que uno puede tener siempre hacia los políticos, me parece que siempre tenemos herramientas para cambiar las cosas. Creo que con este pequeño gesto podemos realizar un cambio en la vida de las personas que habitualmente pasan por acá. Es un universo bastante reducido pero con un pequeño gesto podemos cambiar la vida de muchas personas”.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja una respuesta

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.