Lunes 28 de Septiembre del 2020

“Habrá que tener mucha imaginación y colaboración”

Pedro Echagüe es uno de los clubes emblemáticos de la Comuna Nº 7. Conversamos con […]

Publicado el 18 agosto, 2020 por Juan Bertrán

Pedro Echagüe es uno de los clubes emblemáticos de la Comuna Nº 7. Conversamos con su presidente, Jorge Antoliche, sobre cómo atraviesan este tiempo de pandemia y cómo se preparan para volver al ruedo.

La Institución Cultural y Deportiva Pedro Echagüe (Portela 836) es un club con más de 80 años en la Comuna Nº 7 y reconocido a nivel nacional por su deporte insignia, el básquet.

Durante este tiempo de pandemia, sumó numerosas acciones con el fin de sostener a la institución a nivel económico y con el objetivo de que los socios y socias se mantengan unidos a los colores a pesar de la distancia.

Sorteos de camisetas, clases virtuales, tapabocas y tazas con los colores del club, reducción de las cuotas, alquiler de elementos deportivos de la institución, entre otras, fueron las creativas iniciativas que llevaron a cabo para que no se pierda el sentimiento de familia dentro del club.

Hablamos con Jorge Antoliche, presidente de la institución, para conocer cómo atraviesan estos tiempos difíciles y cómo se preparan para el futuro.

La Comuna 7: ¿Cómo vivieron como institución estos meses que llevamos de pandemia?

Jorge Antoliche: En un principio, acomodamos la parte económica. Obviamente, las actividades no iban a funcionar, así que había costos que se podían suprimir. Lo hicimos con una proyección sabiendo que esto iba a durar mucho tiempo. Teníamos algunas reservas, evaluamos las entradas que íbamos a tener, que obviamente iban a estar disminuidas, pero bueno en ese equilibrio de entradas y salidas, logramos una tranquilidad económica como para subsistir en todo este tiempo de pandemia. Logramos tener la administración atendida, el mantenimiento del club y realizamos algunas mejoras de pintura y temas menores. La ATP (Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción) nos ayuda junto con la colaboración de los socios para lograr ese equilibrio de subsistencia.

LC7: ¿Y en la parte deportiva?

JA: Ya encaminado ese tema, empezamos hace unos veinte días a replantear la vuelta a la actividad. Sabemos que no va a ser inmediata pero no queremos quedarnos en una meseta. Los directivos nos impusimos un ritmo de trabajo con la vista puesta en la reactivación del club cuando se den las condiciones. Lo primero que hicimos es activar las redes sociales, generar mailing y grupos de WhatsApp. Los profesores con clases virtuales mantienen a los deportistas en actividad y ya hemos designado al coordinador deportivo, un profesional con experiencia, que está terminando el protocolo institucional de funcionamiento para cuando las autoridades permitan volver a funcionar. Sabemos que va a ser con protocolos estrictos. Así que estamos confeccionando eso y le encomendamos a cada profesor y a cada subcomisión que elabore un protocolo de procedimiento y lo vamos a compatibilizar con el protocolo institucional. Además, en lo que es el básquet se dan clases técnicas a través de clases virtuales y algunos ejercicios pero eso es lo que más va a demorar porque es un deporte de contacto.

LC7: ¿En estos meses disminuyó la cantidad de socios?

JA: No disminuyó la cantidad de socios porque no le dimos de baja a nadie. Antes de la pandemia éramos muy estrictos y un socio que no abonaba tres o cuatro meses lo dábamos de baja. Hoy eso no lo estamos haciendo. La cuota la redujimos al 50 por ciento, pero aunque el socio no pague, lo mantenemos en el padrón de socios para que cuando finalice todo esto, renegociemos la deuda y lo podamos seguir manteniendo. Entendemos que hay situaciones puntuales de cada familia que han achicado los gastos y el costo del club lo suprime.

LC7: ¿Cómo fue la recepción de los socios y socias a estas propuestas?

JA: Dentro de todo, tenemos que sentirnos satisfechos. También, a partir de este mes, con los socios que han mantenido una fidelidad y capacidad de pago, implementamos unos premios quincenales. Se les otorgan una serie de premios a través de sorteos, como una cena para dos o cuatro personas cuando esté habilitado el buffet, una camiseta, un lavado de autos, el uso de la casona para eventos o fiestas para cuando esté habilitada. Son incentivos que hemos implementado para tratar de que la gente que esté manteniendo fidelidad con la institución, a pesar de no recibir ningún servicio, ni poder realizar una actividad más que las clases virtuales que se están dando, tenga un incentivo para seguir pagando y siendo parte.

LC7: ¿Cómo ves el futuro de los clubes después de la pandemia?

JA: Lo veo muy complicado. Habrá que tener mucha imaginación y mucha colaboración en el futuro. Hay que rever todo. La normalidad hasta mitad del año que viene no se va a lograr, de eso estoy convencido. Las reuniones sociales, los bailes van a tardar en volver. Nosotros podemos tener una supervivencia por unos meses, pero una supervivencia, nada más que eso. Seguir progresando y seguir haciendo cosas va a estar muy complicado. La ATP se prolongó hasta diciembre, es una buena medida para los clubes y para el personal. El resto se verá cuando se inicien las actividades. Por suerte, nosotros teníamos todas las instalaciones impecables, todo correcto, no hay que hacer reformas grandes y hemos recibido dos subsidios que ayudan. Pero en un futuro no muy lejano, las autoridades van a tener que continuar con las ATP o destinar desde Secretaría de Deportes alguna ayuda económica para que los clubes de barrio puedan seguir funcionando.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja una respuesta

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.