Sábado 22 de Enero del 2022

Felipe Vallese y la dignidad

En el día de ayer se cumplió el aniversario 59 del secuestro y desaparición de […]

Publicado el 24 agosto, 2021 por Nicolás Rosales

En el día de ayer se cumplió el aniversario 59 del secuestro y desaparición de Felipe Vallese. El joven tenía 22 años y la última vez que se lo vio con vida fue sobre la calle Canalejas 1776, que hoy lleva su nombre.

Sin dudas es uno de los acontecimientos más trágicos y tristes que han ocurrido en la Comuna Nª 7. Felipe Vallese fue secuestrado y aún continúa desaparecido. Era delegado de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y militante de la Juventud Peronista (JP).

Más precisamente el hecho se produjo  en la calle Canalejas 1776, entre las calles Donato Álvarez y Trelles, en la zona norte del barrio de Flores. Corría el año 1962, y estaba caminando desde su domicilio en el barrio vecino de Caballito hacia la fábrica TEA (Trafilación y Esmaltación de Alambres) de la calle Caracas 940.

Según los archivos históricos, Vallese es uno de los primeros desaparecidos argentinos en contexto de gobiernos de facto. Parte de su familia también fue secuestrada ese mismo día, y luego fueron liberados.

Por otro lado, diversos testimonios de testigos dicen que lo golpearon con armas largas y lo introdujeron en un Fiat 1100. Cuando Felipe los vio venir, se aferró a un árbol. Luego sería trasladado a la Comisaría 1ª de San Martín, donde fue torturado durante días.

Desde ahí se lo llevaron al destacamento de Villa Lynch, donde continuaron las torturas. Lo acusaron de poseer propaganda peronista. Felipe resistió las torturas y nunca delató a Pocho Rearte, su compañero de militancia. Allí, se cree que terminaron con su vida y su cuerpo nunca apareció.

Hace 3 años atrás este medio cubrió un acto homenaje. De allí recordamos que su hijo Eduardo Felipe Luis Vallese, realizó una vigilia y llevó un ramo de flores al lugar de detención a las 23:15, horario en el que su padre fue detenido por las fuerzas de seguridad del estado.

“Viví algo que no había vivido antes, haber caminado desde Gaona y Felipe Vallese, venir caminando como que yo era él, y lo sentía, y llegue hasta el árbol y me emocioné mucho porque sentía la presencia y el camino de él. Y la imagen de todos los que se arrimaron para golpearlo, secuestrarlo y llevárselo. Y lo pude sentir”, manifestó su hijo en aquel momento y visiblemente emocionado al contar este hecho.

Por último y hasta el día de hoy se hizo popular el canto: ¡Un grito que estremece, Vallese no aparece! Su muerte lo ha convertido en un símbolo de lucha por la dignidad de los trabajadores.

Fotografía: Télam.-


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.