Martes 30 de Noviembre del 2021

El pionero de las letras

Tito Rivadeneira es reconocido como el biógrafo de Ángel Villoldo, considerado como “el padre del […]

Publicado el 31 julio, 2021 por Juan Bertrán

Tito Rivadeneira es reconocido como el biógrafo de Ángel Villoldo, considerado como “el padre del tango” y el primero que le puso letra al tango de punta a punta. Charlamos con el escritor nacido en Flores, quien nos cuenta sobre la historia del compositor, el tango y sus libros al respecto.

Ángel Villoldo, conocido como el “padre del tango”, fue un músico, cantor y compositor que se destacó entre fines del siglo XIX y principios del XX. A través de sus letras, se dedicó a contar el Buenos Aires de su época y a describir a los personajes de la vida cotidiana porteña. Así, fue el autor de la letra del tango “La Morocha”, de la letra y música de “El Porteñito”, y compositor de “Yunta Brava”, “El Esquinazo”  y de “El Choclo”, considerado el himno del tango argentino. Muchas de sus composiciones llegaron a distintos rincones del planeta.

Pero si hay un lugar en el mundo en donde influyó el tango es en Flores. Género que impactó en Tito Rivadeneira, nacido en el barrio, y quien es reconocido como el biógrafo de Villoldo.

El investigador, quien es parte de la Academia Nacional de Tango, es un especialista en la vida y la obra del músico y compositor y escribió tres libros al respecto: “Ángel Villoldo: aportes e interrogantes sobre el origen del autor de El choclo: en el sesquicentenario de su nacimiento”; “Ángel Villoldo: su obra en el inicio del tango y de las varietés” y “Cuando el tango empezó. Villoldo y Gobbi”.

La Comuna 7:¿De dónde surge tu interés por Villoldo y por conocer sobre su vida?

Tito Rivadeneira: Hace unos años comencé a leer un libro sobre la historia de Ángel Villoldo, escrito en 1976, que se titula “El Buenos Aires de Don Ángel Villoldo”, de Enrique Puccia. Pero el autor habla de Villoldo y después de muchas otras cosas de la ciudad. Da un panorama global. A mí me interesó mucho el personaje de Villoldo, que todo el mundo conoce como el “padre del tango” y  que nació en 1861 en Capital Federal y falleció también en la Ciudad en 1919, víctima de un cáncer de próstata, a los 58 años de edad. Me pareció un hombre tan productivo y tan realista. Me interesó como curiosidad. Entonces, yo me metí a estudiar a fondo y en el año 2011 publiqué mi primer libro. Una de las motivaciones siempre fue tratar de profundizar acerca de la producción que él tuvo.

LC7: ¿Qué características tiene Villoldo como compositor?

TR: Él era un artista popular polifacético. Empezó en primer lugar como letrista. Antes, en los tangos había pequeñas letras chicas que eran de origen español, eran muy breves. Villoldo lo que hace es poner letra a un tango de punta a punta. Es considerado el primer letrista de tango. Después, comienza a hacer una primera producción discográfica que abarcaba muchos géneros, principalmente el tango y el folclore. Entonces, me fascinó mucho la cantidad de partituras de tango que él hizo entre 1880 y 1918. Él tiene partituras, no solamente de tango, sino valses, canciones folclóricas, milongas. Son alrededor de 250 y las tengo casi todas. Sus pares en esa época hacían entre 60 y 80.

LC7: ¿Y sobre qué cosas escribía Villoldo?

TR: Lo que produjo Villoldo para el tango argentino, al principio no era fácil de superarlo. Eso me fascinó porque él estaba tratando de armar todo un corpus de tango que le diera identidad al tango argentino. Él era un gran compositor que se basaba en nuestra idiosincrasia. Por ejemplo, el tango “La Morocha” (un retrato de la mujer argentina) cayó muy bien en Buenos Aires. Él era un letrista popular, Villoldo era un poeta popular que le escribía a la gente. Las letras de tango de Villoldo eran letras pro mujer independiente, ponían a la mujer en su verdadera dimensión. También, es el primer tipo que escribe un tango protesta (“Matufias”) contra la corrupción en la Argentina.

LC7: ¿Cómo es la historia del tango “El Choclo”?

TR: “El Choclo” es un tango que se ha transformado como el tango emblemático de la Argentina. Él lo debe haber escrito a fines del siglo XIX, no se sabe bien la fecha. Lo que sí se sabe es que en 1903 hace debutar el tema a través de un amigo, José Luis Roncallo, que era el director artístico del restaurant El Americano sobre Cangallo (966) esquina Carabelas. Ahora hay una placa que dice que ahí se estrenó “El Choclo”. Era un salón muy paquete y la gente en esa época miraba al tango de reojo y con el ceño fruncido. Roncallo lo estrena pero lo presenta en la lista de música como una danza folclórica instrumental sin letra. Fue tal el éxito que todas las noches lo hacían sonar. Pasaron los años y no tenía letra. La letra que todo el mundo conoce es la de 1947. Esa letra la escribió Enrique Santos Discépolo a pedido de Libertad Lamarque que iba a filmar una película en México que se llamó “Gran Casino”. Villoldo fue muy afortunado porque este tango pegó muy fuerte en el mundo. Ha sido utilizado en muchas películas. Pasaron los años y “El Choclo” lo consolidó a Villoldo como autor.

LC7: ¿Cuándo te empezó a gustar el tango?

TR: A los 8 o 9 años empecé a tocar el piano en la escuela. Cuando tenía 15 o 16 años me dieron la partitura de “La Cumparsita” y empecé a tocar tango. Y nunca más dejé de tocarlo en el piano. No lo hice profesionalmente pero soy académico de la Academia Nacional del Tango. Nunca dejé la música. La música me salvó. Aprendí a bailar tango de grande. Ya cuando me estaba por jubilar como economista, empecé con el hobby de escribir y llegué a Villoldo.

LC7: ¿Te parece que el tango perdió relevancia en Argentina?

TR: El tango se globalizó. Lo que ha pasado con el tango no pasó con otros géneros. Pero en la década del ´40 vos veías las noticias y la milonga tenía hojas enteras. Pasó el tiempo y ahora la mayoría de la juventud no baila tango, baila otro ritmo. Ha quedado más chico en términos de cantidad. El tango al principio empieza con gente muy humilde. Pasan los años y en este momento tenés una fuerte clase media que baila el tango. Vas a ver a mucha gente de un mayor nivel económico que antes. Simultáneamente, en el mundo hay una explosión. Vas a Europa y la mayoría de las ciudades grandes tienen milonga. Vos vas a Londres o a Madrid y hay un furor.

LC7: ¿Qué lugar ocupa Flores en tu vida?

TR: Soy de la camada que inauguró la escuela Urquiza en la sede de Condarco. Yo jugaba de chico a la pelota en Ramón L. Falcón, entre Quirno y San Pedrito. Me acuerdo también de la fogata de San Juan y San Pedro. Nací en Rivadavia, entre Culpina y Lafuente, y ahí viví hasta los dos o tres años. Flores está en mi corazón. Caminar desde San Pedrito y Rivadavia hasta Carabobo era todo. Mi madre, de bebé, me llevaba en cochecito a la Plaza Flores y a la calesita. Mi abuelo era ferroviario y tomábamos el tren cada vez que podíamos. Viví en tres casas diferentes en el barrio. Flores es el terruño de uno, el lugar.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.