Domingo 04 de Diciembre del 2022

“No fue un hecho aislado”

Alejandro y Gabriel fueron víctimas de un ataque homoodiante al salir de una fiesta a […]

Publicado el 4 octubre, 2022 por Juan Bertrán

Alejandro y Gabriel fueron víctimas de un ataque homoodiante al salir de una fiesta a fines de agosto. Como respuesta a lo sucedido, el 10 de septiembre pasado, en el barrio de Parque Chacabuco, se llevó a cabo el evento “Tortillas y Mariposas. El amor siempre vence al odio”, un festival para concientizar sobre la situación y acompañar a las víctimas.

El pasado 15 de agosto no fue un día más en las vidas de Alejandro Óscar Ibarra y Gabriel Garvizú. Fueron golpeados brutalmente por un grupo de desconocidos a la salida de una fiesta en el barrio de Balvanera.

Los agresores fueron ocho hombres quienes además los insultaron con frases discriminadoras. Alejandro terminó con el maxilar quebrado, tres puntos en la cabeza y perdió la conciencia durante la golpiza, y Gabriel sufrió varias contusiones en todo el cuerpo (igual que Alejandro) y quedó con en el tabique nasal desviado.

Sin embargo, no fue sólo este hecho del que fueron víctimas, ya que aseguró a este medio Alejandro, también vecino de Flores que, si bien la Policía de la Ciudad se hizo presente, “no nos quisieron trasladar a ningún hospital en el móvil policial alegando que el protocolo no se los permitía (jamás nos dijeron cuál era tal protocolo) y tuvimos que ir al Hospital Ramos Mejía por nuestra propia cuenta, en un taxi”.

Además, continuaron sufriendo de violencia institucional una vez que arribaron al hospital. Se les negó la atención médica con la excusa de que no contaban con un tomógrafo en la institución sanitaria, según denunciaron.

“Nos negaron las atenciones primarias, yo estaba sangrando. Ya había perdido mucha sangre tras esperar al SAME que nunca llegó. Después de vomitar sangre y perder la conciencia en la sala de guardia se dignaron a atendernos”, agregó la víctima.

Como respuesta a este conjunto de hechos, fue que Alejandro y Gabriel, en conjunto con Ana Krichmar, productora audiovisual, del barrio Parque Chacabuco (parte del grupo de cine documental Grupo Documenta quien este año estrenó el film “Fui Alan por un año”, del cual Alejandro es uno de sus protagonistas y también parte de la tribu documentalista), decidieron realizar el evento “Tortillas y Mariposas. El amor siempre vence al odio”, como una manera de acompañar a las víctimas, generar concientización y recaudar fondos para los gastos médicos y profesionales de quienes fueron agredidos.

“Ante este horror, me conmovió el coraje y la entereza de estos dos pibes que tienen las cosas tan claras, que no están buscando ni violencia, ni venganza, ni odio, sino todo lo contrario”, expresó Krichmar ante nuestra consulta. “En una charla empezamos a organizar algo más amplio, un evento para abrazarnos, para afrontar los gastos médicos que están teniendo, que no son pocos, para ver cómo podemos visibilizar estos hechos, cómo podemos trabajar en armar redes para hacer público este hecho, que no es un hecho aislado en sí. Tenemos que generar conciencia de que no podemos estar en el año 2022 y que sigan pasando estas cosas”.

El evento contó con shows artísticos a la gorra de Tango Queer a cargo de Lili Furió y Damián Gargiulo; Amigues del Ensamble Coral Rondó; charla introductoria al Tarot por Caro Funez; el charanguista Mariano Roses y lectura de poesías de Alejandro, microcine para infancias, y un buffet a precios populares. “Nos sirvió como para ir empezando a armar una red para pensar cómo seguimos esto, ver qué acciones podemos armar más adelante, qué acciones a nivel comunitario, a nivel barrial”, explicó Ana.

Por lo que el evento fue el puntapié inicial para visibilizar toda la situación. “Hay hechos de violencia hacia la comunidad que venimos siguiendo por distintas redes”, comentó Alejandro por su parte. “Hay muchos hechos de odio. Nosotros nos contactamos con varias personas que sufrieron distintos ataques que hubo para que sepan que no están solos ni solas, que estamos para acompañar, para ayudar. Porque el nuestro no fue un hecho aislado. Cuando nos pasó el ataque, pensé que, si alguien no nos ayudaba, nos iban a matar. Entonces, hemos escuchado de otros casos y nos contactamos para acompañar”.

“Esta fue una movida para abrazarnos y reconfortarnos un poco y calentar motores para pensar una movida que sea más amplia, en diferentes ámbitos territoriales, donde Ale y Gaby puedan salir a dar su testimonio desde una pedagogía de la ternura que se oponga a tanta crueldad, encontrar el camino para que otra sea la salida. La idea es sensibilizar a más gente”, amplió Ana.

Además, Oscar remarcó: “Estamos ampliando redes. Esto es totalmente autogestivo. Este primer evento que hicimos, si bien fue para nosotros, para abrazarnos y acompañarnos, también es un paso fundamental para visibilizar y concientizar”.

Actualmente, la causa por discriminación se encuentra en la Unidad Fiscal N° 22, la cual está analizando los videos recuperados de las cámaras de la zona para ver lo que sucedió y poder identificar a los agresores.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.