Miercoles 15 de Julio del 2020

Jorge Román: “Tuve una vida muy parecida a la de Monzón”

El actor ganó presencia pública por su papel protagónico en la serie “Monzón”, donde interpreta […]

Publicado el 5 febrero, 2020 por Nicolás Rosales

El actor ganó presencia pública por su papel protagónico en la serie “Monzón”, donde interpreta la vida adulta del boxeador. Como vecino le encanta Flores por su ritmo, sus bares y la multiculturalidad.

Muchos lo reconocen por su protagónico en la segunda película de Pablo Trapero “El bonaerense”. Lo vemos a lo lejos, viene caminando desde su casa de Carabobo y Alberdi hacia el café de la esquina, donde quedamos para vernos. Sus canas hacen juego con su remera y pantalón. Usa anteojos.

Habla suave, con tono intelectual. “Me encanta Flores, su historia, su ritmo, sus bares, su multiculturaridad”, dice de entrada el actor. Viene de filmar en los Esteros del Iberá, tiene mucho trabajo. El parecido del formoseño con Carlos Monzón es impresionante y su papel en la serie merece un reconocimiento especial. La impecable interpretación sobrepasa su similitud física con el ex campeón del mundo en boxeo.

El relato comienza en las ganas por ser un actor. “En el 2014 entré en crisis de vivir en Buenos Aires, llevaba 25 años viviendo acá, llegué en los 90. Me recibí de profesor en Ciencias de la Educación en la Universidad del Nordeste. Anteriormente trabajé de auxiliar de cátedra en Formosa. Cuando vine para acá todo el mundo se imaginaba que venía a hacer un posgrado. Nadie supo que venía porque quería ser actor, ni siquiera mi familia. No le quise a contar a nadie porque la presión hubiese sido mucha, porque la primera pregunta que surgía en esa época era, ¿cuándo vas a salir en la tele?, y no quería generar expectativas de ninguna clase. Tenía 30 años cuando empecé a estudiar teatro en la ‘Manzana de las Luces’. Al mes de estar tenía claro lo que quería, con el objetivo de vivir de esto, ser un actor profesional.  Mientras tanto buscaba trabajo en el ambiente de manera intensa y metódica, como buen docente. Hice muchos cursos. Me presentaba a todos los castings, di clases particulares de mi profesión en instituciones terciarias. Empecé con bolos en televisión, participé en publicidades. Siempre estuvo el deseo de actuar, y la docencia tiene que ver con una puesta en escena. Recuerdo una clase de geografía que dí de chico, me preparé mucho, dibujé mapas en cartulinas, etc.  La actuación tiene que ver con la docencia, un docente tiene que seducir a su auditorio. Mi energía es distinta cuando doy clases, y mi formación universitaria me ayuda en la actuación. Mi papá y mi mamá creo que murieron sin saber que en el fondo también eran actores. Mi papá era un gran decidor, fue policía y lo padeció. Mi mamá era sumamente histriónica, hoy hubiese sido una chica Almodóvar”, confesó Jorge luego de minutos de conversación.

La charlo giró hacia su pasado y el monte formoseño. “Tengo la imagen del monte y de las siestas muy presentes en mi vida. Recuerdo que mis viejos me llevaban a la ciudad al cine continuado. A mi viejo le interesaban las revistas de noticias del espectáculo. Unas de mis hermanas se llamaba Zully, por Zulema Moreno, la actriz. Mi segundo nombre es Aníbal, según papá por Troilo y según mamá por Lobera, que era un arpero guaraní. Todo ese mundo influyó en mí. Mi familia era pobre, éramos 6 hermanos. Cuando los productores de ‘Monzón’ me mostraron las fotos de producción de Carlos en Santa Javier con su familia me dije que estos podríamos haber sido nosotros. Un rancho de paja y de barra y con caras de originarios, porque Monzón era hijo de Mocovíes y estoy convencido que mis raíces en Formosa tienen que ver con los Tobas o los Qom. Siento que lo más saludable que vive en mí es el monte y las siestas, reitero. Porque viví las lagunas de los esteros buscando pomelos y naranjas en pata. Mi conexión con los árboles, con los pájaros. Esa liberación está en mi impronta y pienso que es la parte más hermosa que pudo haber ocurrido en mi vida. Ante las dificultades que vivimos como familia, ese reservorio a mí me salvó de la locura. En mi caso hubo violencia, había alcohol. Tuve una vida muy parecida a la de Monzón. Cuando dicen muchas veces que la pobreza es violencia, creo que es así, a mí me daba vergüenza ser pobre. Por otra parte, cuando iba al cine me proyectaba en aquello que veía, aparecían fantasías para salir de ese estado, soñaba con estar ahí. Era muy sensible y eso lo tuve que resignificar, no podía no ser actor. Mi papá alcanzó a ver “El bonaerense” en Formosa. Ya había debutado como actor en la película “Felicidades” y había participado en televisión, pero recién ¡con el Bonaerense mi familia se enteró que yo era actor! A los meses, de repente estaba en el Festival de Cannes, tenía 40 años, fue un salto muy grande”.

Si bien a Jorge Román se lo conoce por sus actuaciones, interpretando historias marginales en su gran mayoría, su formación actoral es muy rica y en la actualidad es coach de actores para cine. Sobre esto Jorge Román retrotrajo algunas experiencias: “Después de haber estado formándome en la Fundación Robert Redford en Estados Unidos, me entrené con el actor Ed Harris. A la vuelta dije que tenía que empezar a formar a otros. Empecé a dictar talleres y a guionar situaciones por mí, exclusivamente para la cámara. Mi aspiración que es que todo esto se transforme en un cuadernillo de consulta para las universidades. Este año me voy a abocar fuertemente a esto para volcar mi experiencia frente a cámara como actor. Es algo que está en proceso y estoy en búsqueda de editores. En los últimos años, estuve dirigiendo actores en cine y televisión. La experiencia de las películas y los talleres me llevaron a recorrer mucho el interior y también al exterior. Hay una movida de producciones cinematográficas locales muy interesantes. Falta experiencia actoral frente a las cámaras. Estuve viviendo en Corrientes”.

Esto explica su vida un tanto nómade y da argumentos a sus crisis personales del 2014. Pero Jorge no se esperaba un éxito como el “Monzón”, que hoy lo tiene muy feliz y le permitió volver a Buenos Aires. “Me pone feliz que tanto esfuerzo en común de muy buenos resultados. Hay una calidad técnica y actoral muy grande. Lo tenía de ídolo a Monzón, como pobre me proyectaba en esa vida. Quería tener su trascendencia. Escuchaba las peleas por radio. Me gusta mucho el deporte y practiqué mucho. Cuando me llegó el guión ya conocía mucho de su vida. En el set vinieron varios personajes del mundo deportivo, y por mi parecido físico se quedaban mirándome, me daban palmadas en la espalda. A veces veo las fotos del set y hasta yo me quedo impresionado. La hija de Monzón, cuando me vio, se emocionó mucho, apoyó su cabeza en mi hombro, y sentí que corrió una energía muy especial. A mí me habían confundido un par de veces con Monzón en la calle y en la pensión en la que viví al principio un compañero me apodaba así. Haber interpretado a un adicto al alcohol fue muy difícil, porque tiene que estar mintiendo, ocultando. Y una de las cosas que se potencia muy fuerte es la paranoia. Todo esto lo tuve en cuenta como disparador para construir el personaje”.

Para Jorge, Monzón devino en femicida porque su vida fue muy difícil. “Con esto no justifico lo que hizo”, dijo Román para aclarar el asunto.

“Los guiones son impecables y las miradas de la historia y de la vida de Monzón son múltiples. Esto generó polémicas, discusiones, y eso estuvo muy bueno. Cuando presentaron la serie, lo hicieron como un caso policial. Hubo noches en las que me costó dormir, porque las escenas fueron muy movilizantes. Me conectaba mucho con la vida de mi familia, lo que me tocó vivir. Haber interpretado a este personaje fue el más exigente en toda mi carrera actoral. Fueron 6 meses muy intensos, viviendo y soñando el mundo de Monzón, dejé todo lo que tenía para dar”, afirmó.

Actualmente acaba de participar en dos películas por fuera del papel de “marginal”, que aún no se estrenaron.

Filmografía

“Felicidades” (2000). “El Bonaerense” (2005). “Nordeste” (2005). “Mi mejor enemigo” (2005). “La León” (2006). “Campo Cerezo” (2010). “Ulises” (2011). “Los del suelo” (2015). “Vigilia” (2016). “Zama” (2017). “Un gauchito Gil” (2018). “Monos” (2019).  “La Luz mala” (2019, sin estrenarse). “Running conurbano” (2019, sin estrenarse).

PH: Nicolás Rosales y Leandro Tognetti.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja una respuesta

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.