Miercoles 27 de Octubre del 2021

Son cada vez más los maternales que cierran por asfixia económica

Los jardines maternales se encuentran entre los establecimientos educativos más perjudicados por el contexto sanitario […]

Publicado el 12 mayo, 2021 por Juan Bertrán

Los jardines maternales se encuentran entre los establecimientos educativos más perjudicados por el contexto sanitario y se calcula que desaparecieron casi 500 en todo el país el año pasado. A cuadras del Parque Chacabuco, a principios de este año cerró “El Duende Rojo”, luego de 32 años de esfuerzo ininterrumpido.

La situación de los jardines maternales en nuestro país es de las más complicadas y, si bien en el sector no hay cifras oficiales, se calcula que casi 500 establecimientos cerraron en el último año en todo el país. Es que al ser un nivel de enseñanza no obligatorio, el contexto económico y el trabajo en casa invitan a los padres a no inscribir a sus hijos. El Duende Rojo es un ejemplo de este momento. Un jardín maternal que comenzó a trabajar en 1989 en Pedro Goyena y Puan, Caballito, y luego se trasladó a Achaval 419, a cuadras del Parque Chacabuco, su última ubicación.

“Estuvimos trabajando más de veinte años ahí. Con esta pandemia se fue desatando el pánico, trabajamos desde casa nueve meses y con los chicos es medio complicado. Los niños y niñas necesitan estar en contacto con otras personas socializándose, no a través de otra pantalla, jugando. Todos los meses inventábamos cosas diferentes. Pero cada vez fue decayendo más la cantidad porque la parte económica también fue decayendo. A lo último eran cuatro o cinco en el Zoom y eran los más grandecitos, de 3 o 4 años”, explicó Andrea Lo Votrico, directora y encargada del jardín, en conversación telefónica con LC7.

En un principio, los jardines maternales habían quedado excluidos del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), pero ante las reiteradas movilizaciones fueron incorporados al sistema. Sin embargo, Lo Votrico contó que “es un jardín privado donde no tenemos subvención de ningún tipo, solamente pudimos cobrar cuatro ATP en los nueve meses”. A todo esto se sumó una cuestión inesperada: “Encima cuando íbamos a volver y estábamos viendo las medidas de prevención, nos enteramos que el dueño de la casa donde estaba el jardín la había vendido y ese fue el fin”.

El 31 de enero de 2021 fue el momento del cierre definitivo del establecimiento en donde trabajaban seis maestras una vez que la situación explotó. “Siempre tuvimos una buena relación con el dueño. Esto fue como un balde de agua fría. Me dejó no sólo sin trabajo a mí, sino a las maestras en plena pandemia. Estuve nueve meses aguantando, pagando el alquiler y pagándole a las maestras. De un momento para el otro me enteré y no lo podía creer”.

Por otro lado, pocos jardines maternales reciben ayudas económicas o subsidios del Estado y la matrícula estatal es baja en este nivel educativo. El cierre de estos establecimientos genera que muchos chicos y chicas de uno y dos años no tengan escolaridad al no ser un nivel obligatorio. “Los nenes estaban acostumbrados a ir al jardín, a tener hábitos, a tener costumbres. Eso se perdió. Hay un montón de retrocesos en estos meses, como los caprichos, el chupete, la atención. La presencialidad en el jardín para los chicos es muy importante”.

A pesar de la situación, la vocación ganó una vez más. Es que Andrea, más allá de lo vivido, busca comenzar de nuevo pero en otro lugar. “El mes pasado firmamos en otro espacio, también se va a llamar El Duende Rojo pero va a estar en la calle Jean Jaures y Córdoba. Es como un volver a empezar después de 32 años en otro jardín, en otro lugar”. Con la misma esperanza avanza el nuevo proyecto: “El trabajo que uno hace a diario es algo maravilloso porque podés trabajar con los chicos de la edad que sea, por eso sigo apostando y por eso quiero que vuelva a abrir El Duende. Desde chica jugaba a que era maestra, tenía mi vocación incorporada. Ser maestra es vocación”.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.