Viernes 27 de Mayo del 2022

La historia de Sandra Lee

Ella ama Argentina y además preside la Asociación de Mujeres Coreanas, que colabora activamente con […]

Publicado el 23 enero, 2022 por Gustavo Viera

Ella ama Argentina y además preside la Asociación de Mujeres Coreanas, que colabora activamente con las instituciones y organizaciones de la Comuna N° 7.

De acuerdo al último censo del 2010 son 7.321 los coreanos y coreanas que residen en la Argentina. Muchos de ellos, en sus orígenes, se asentaron en nuestra Comuna N° 7, más precisamente en la zona del Bajo Flores, en lo que hoy se conoce como el barrio coreano.

Una de ellas es Sandra Lee, que allá por el año 1969 arribó a la Argentina y, a pesar de poderse haber ido a vivir a Estados Unidos, eligió quedarse aquí: “Amo Argentina y dije que no me pensaba mover de acá. Siento eso y nadie me lo va a mover”. Más de 50 años viviendo en el país, con hijos y nietos nacidos en estos pagos, cuenta que el primer impacto es paradigmático: «Cuando nosotros llegamos acá, de chica, la idiosincrasia de Oriente y la del país es muy distinta. Estamos justo en el polo opuesto. Sin embargo, con el tiempo aprendimos que el argentino es muy familiero y eso ayudó que uno ame mas Argentina y a los argentinos. Son muy solidarios. Yo he aprehendido en este tiempo eso de su cultura. Es lo que yo siento y trato de retribuir en lo que podemos y está a nuestro alcance”.

Hoy, Sandra Lee es la presidente de la Asociación de Mujeres Coreanas en la Argentina, además de ser la vicepresidente de la Asociación de Coreanos y Directora de la Paz por las Coreas.

La asociación de mujeres es una entidad sin fines de lucro que cuenta con 30 años de trayectoria y actualmente 50 mujeres colaboran activamente con las instituciones que precisen ayuda para lograr sus objetivos. Primero, en las villas de la provincia de Buenos Aires. Una vez que la pandemia puso un parate a la libertad de movimiento, se dieron cuenta que mismo donde viven también hay muchas necesidades y decidieron reorientar su ayuda y colaboración a instituciones de Flores y Parque Chacabuco: “A veces uno mira lejos y no se da cuenta lo que hace falta a la vuelta de la esquina. Tratamos de hacer lo que esta mas cercano y creo que la Comuna 7 es una comuna grande, en la cual muchas de nosotras vivimos, así que tratamos que se pueda ayudar acá mejor. Ese es el criterio que empezamos a usar y estamos haciendo eso”.

Entre los desafíos que cuentan, es integrar a los jóvenes a las actividades. Así lo afirma Sandra: “Tratamos de integrar a los jóvenes en las actividades sociales y solidarias que llevamos a cabo que no es fácil porque los chicos estudian y tienen sus cosas. Por suerte, progresivamente se integran”.

El otro desafío que manifiesta es transmitirle las raíces, lo mejor de la cultura coreana a chicos y chicas que nacieron acá. Y ve esperanzas en este proceso, sobre todo pasada la edad de los 25 años parece que algo ahí se enciende y pica la curiosidad. A esa edad “es como que empiezan a necesitar buscar sus raíces coreanas y a ver si pueden emprender un negocio entre Corea y acá. Veo que están mas interesados, quieren saber las raíces, la historia, saber de donde vienen. Pero generalmente los chicos que nacieron acá son argentinos. Ellos están acá y aman el país”, manifiesta Lee.

El Centro Cultural Coreano trabaja en ese sentido transmitiendo la cultura a través de las artes, el idioma, la gastronomía, y sobre todas las cosas, la tecnología, donde Corea hace pata ancha en ese campo. “Los jóvenes se empiezan a interesar porque tecnológicamente Corea está muy avanzada en ese rubro”.

Al no estar tan ducho con la cultura coreana, este cronista le consultó a Sandra cuáles son los imperdibles de su cosmovisión y su respuesta fue en la senda de lo que siempre, de alguna u otra forma, destacamos de las culturas orientales en proporción a lo que nosotros, o nunca tuvimos como gen o lo fuimos perdiendo con el tiempo.

Es una cultura milenaria con valores en el respeto a los mayores, el honor y el compromiso” afirmó Sandra, para proseguir por el morfi como valor diferencial. Hace poco se sancionó en la Argentina que cada 22 de noviembre se conmemorará el día nacional de Kimchi en la Argentina, una comida típica y cotidiana en Corea.

Hay distintos tipos, tendrías que probar eso. La gastronomía coreana está creciendo mucho. La gente argentina viene a los restaurantes a conocer la diversidad de comidas. Todos los años, antes de la pandemia, se hacia presencialmente Buenos Aires celebra Corea en Avellaneda. En el 2021 se hizo online. En ese evento se aprecia toda la diversidad de la cultura coreana que probablemente el argentino no conoce”. Esperemos que este año puedan volver a la calle, como años anteriores.

Y como buen argentino, la pregunta no se hizo esperar: Sandra, ¿qué le aconsejas a un coreano que viene por primera vez a la Argentina y quiere conocer nuestra cultura? Gran carcajada de Sandra para contestar: “Lo primero que le hago es un asado. No puede faltar eso. El que prueba un asado de acá después prueba otras carnes y no es lo mismo, te dicen”.

Y luego, retornando a la reflexión, dejo esta linda premisa, ya conocida pero que vale repetirla: “Acá tenemos las 4 estaciones en un mismo país y lugares hermosos con ríos, mar, montaña. Un mes no te alcanza para conocerlo. Tenemos casi todo, no nos podemos quejar”.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Los comentarios están cerrados.

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.