Domingo 15 de Diciembre del 2019

Salir a la calle para enfrentar la inseguridad

Los últimos dos meses y a raíz de los sucesivos hechos de inseguridad, la Comuna […]

Publicado el 19 enero, 2017 por Nicolás Rosales

Los últimos dos meses y a raíz de los sucesivos hechos de inseguridad, la Comuna 7 se ha visto muy movilizada. Este medio ha venido acompañando en el lugar de los hechos con notas a los protagonistas y vecinos. Flores es el barrio más inseguro en términos estadísticos, pero, sin embargo, existen nuevas y diferentes iniciativas barriales para enfrentar este problema que queremos las conozcan.

Hay un fenómeno de carácter sociológico que caracteriza a las grandes urbes mundiales. Es que ciertos sectores de la clase media tienden a permanecer más tiempo al interior de sus casas o departamentos para sentirse más seguros. Esto trae como consecuencia un menor contacto entre personas, entre vecinos, y las relaciones sociales de los barrios algunos años atrás se fueron perdiendo. Buenos Aires no escapa a este fenómeno. El miedo parece apoderarse de los ciudadanos, y los crecientes hechos de inseguridad de los últimos tiempos en la Comuna 7 no ayudan a que los vecinos se sientan tranquilos.

Este medio estuvo reunido con 3 vecinos del Barrio Bonorino, más conocido como el «barrio de las casitas», que representan a un grupo importante y que se viene organizando en asamblea para pensar alternativas en torno a la seguridad. Ellos son la “Asamblea de Vecinos Flores Sur”, y entre charlas e ideas se le ocurrió una iniciativa más que interesante que queremos la conozcan a través de los testimonio de Patricia, Sonia y Mario.

La experiencia se llama “veredas nuestras”, y propone que los vecinos salgan a la calle como las costumbres de antes. Con las sillas en la vereda, con el mate, niños y grandes, con la soga, la pelota, con lo que se les ocurra.

Sonia nos comentó que “esto surge cuando en un grupo de Whatsapp que tenemos de ‘vecinos de duelo’, se estaba hablando de la Plaza Misericordia que tiene rejas y que no se abría, entonces a mí me explotó la idea, acorde a los bocinazos por los tarifazos, en un horario fijo en defensa del aumento de la luz y el gas, y entonces dije porque no en un mismo horario todos juntos salir a la vereda como hacíamos antes, con las sillas, con los chicos, con el mate, esto nos va a permitir conocernos la cara, y recuperar las costumbres”.

Esto tuvo aceptación y además nos contó que los nombres del grupo de Whatsapp fueron mutando. La semana pasada (el viernes pasado) realizaron su primera experiencia y Sonia relató con alegría que hasta algunos vecinos se animaron a tocar la guitarra, bailar la zamba y algún que otro reggaetón. Otra vecina hasta propuso que vuelvan los carnavales.

Por otro lado, Patricia, quien es que se encarga más de la parte de difusión, diseño y comunicación de las iniciativas, cambió el nombre que en principio había surgido: «sillas en la vereda» por «veredas nuestras».

Mario se encargó de resaltar el trabajo en red y en forma asamblearia. Y que los grupos de Whatsapp se fueron armando con un número reducido de vecinos, más específicamente por cuadra. Entre ellos se avisan eventos, se cuidan cuando ven algo raro en el barrio, se custodian.

Patricia retomó lo importante que fue el proceso de organización primero a través de las redes sociales, y luego en asamblea, donde resaltó que se escuchan más, “de manera más ordenada y respetada”.

Se sienten identificados con el nombre, los representa, porque principalmente la asamblea es bien del barrio, del Bonorino, y se encuentran en plena construcción.

Mario agregó en referencia a “veredas nuestras”: “desde el punto de vista práctico es más efectivo, es más seguro si hay 4 o 5 personas en la calle que si no hay nadie”.

Suenan muy bien las palabras que se pueden observar en la calles del barrio a través de los carteles pegados en los postes de luz que invitan de manera agradable a que los vecinos salgan a las veredas, como por ejemplo: defendernos, encontrarnos, conocernos, vernos las caras, charlar, jugar, organizarnos.

Porque es justamente esto lo que la desigualdad social mundial y las nuevas relaciones sociales han hecho trizas.

El quedarse encerrado cada uno en su casa apoderado por el miedo hace que perdamos el sentido y la importancia de encontrarnos y de organizarnos como ciudadanos. Para charlar, para debatir, para hacer política, para vencer los miedos magnificados por los medios tradicionales de comunicación.

Patricia cree que “la verdadera protección es la nuestra, no la de un Estado policial como el que está aflorando en algunos reclamos”. A través de la asamblea, Mario remarcó que se hizo un pedido formal en cuanto a la inseguridad a las autoridades de la Comuna 7, aún no recibieron respuestas concretas.

Además desde la Asamblea se está organizando una encuesta para tener datos reales del mapa del delito.

No es cuestión de negar la inseguridad en la Comuna 7, pero se trata quizás de enfrentarla de otra manera. Las imágenes que ilustran la nota demuestran la alegría de los vecinos y así lo manifestaron en los grupos de Facebook.

Este Domingo 22 de Enero de 19 a 21, los vecinos vuelven a sacar las sillas a la vereda!

Por eso, celebramos y difundimos esta iniciativa.

    


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja un comentario

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.