Miercoles 15 de Julio del 2020

El deporte: industria y derecho

Emiliano Ojea preside la Federación del Deporte Universitario Argentino (FeDUA), además es Consejero Ejecutivo de […]

Publicado el 28 diciembre, 2019 por Redacción LC7

Emiliano Ojea preside la Federación del Deporte Universitario Argentino (FeDUA), además es Consejero Ejecutivo de la Federación Internacional del Deporte Universitario y del Consejero del Comité Olímpico Argentino. Analiza el rol de los jóvenes en el deporte y las políticas públicas con el cambio de gobierno.

La pelota es uno de los mejores inventos de la humanidad. Hasta en momentos de guerra, fue un objeto de integración, hubo un freno a la guerra y se jugaron un picadito (hay anécdotas de eso), luego volvía cada uno a sus lugares. Creo que en cualquier lugar, sea pobre o sea rico, la pelota siempre está, o se puede armar con papel o con lo que sea.

– ¿Qué es la FeDUA?

– La Federación nace en el año 2012, un 22 de noviembre. Elegimos esa fecha de fundación porque tiene que ver justamente con que ahora se cumplen 70 años de la gratuidad universitaria. El 22 de noviembre del 49’, Perón decreta la gratuidad universitaria. Mucho se habla de la reforma del 18, que tiene que ver con la democratización de la universidad, pero no del acceso del pueblo a la universidad y eso lo decidió Perón. Nacimos con el fin de garantizar el deporte universitario, nosotros nucleamos a todas las instituciones públicas y privadas e instituciones de educación superior, ya sean terciarios o tecnicaturas del país en torno a la comunidad educativa. Lo que buscamos fue desarrollar distintos proyectos y formas para que exista el deporte dentro de la educación superior a partir de instancias interuniversitarias. Entonces creamos en el año 2014, los Juegos Universitarios Argentinos que son unos juegos federales, parecidos a los Juegos Evita, pero donde participan todas las instituciones de educación superior, hasta el día vienen participando ciento veinte en todo el país, se divide el país en nueve regiones y todos viajan a una ciudad para competir y encontrarse cuatro días. A partir de eso, se empezaron a crear un montón de áreas de deportes en las universidades porque esos juegos tienen alrededor de diecinueve disciplinas deportivas y entonces para llegar, hay que preparar su equipo masculino y femenino de vóley, futbol, básquet, hándbol, rugby, tenis de mesa, ajedrez, tenis y etc. Tenemos más de treinta deportes desarrollados, no todos están en los juegos porque no están desarrollados en todo el país, entonces con esos deportes hacemos copas nacionales, a nivel nacional está bastante sistematizado. Después también empezamos a participar a nivel internacional, en el mundo no hay un sistema de clubes como lo hay en Argentina, entonces el deporte pasa más por las instituciones educativas (la escuela y la universidad). Entonces las competencias universitarias a nivel internacional son una previa al Juego Olímpico por decirlo de alguna manera, es puro alto rendimiento. Argentina no estaba aprovechando esa instancia de participación, entonces nosotros ocupamos ese lugar y en las últimas dos “universidades” (así se llama ese evento), que son Juegos Universitarios iguales a un Juego Olímpico, con villa olímpica, sponsor y público. Participamos en Taipéi 2017 y en Nápoles 2019 con doscientas cincuenta personas y la mayoría de los integrantes de nuestras delegación son deportistas de alto rendimiento que lo que nosotros hacemos es promover un proyecto de doble carrera hagan una carrera de educación superior. Entonces nos vamos sentando con todos los chicos que fueron parte de los Juegos Olímpicos de la Juventud, que fueron a un Panamericano o a un Juego Olímpico que están en edad universitaria y tratamos de gestionar con alguna universidad para que empiecen a estudiar una carrera presencial o a distancia.

– Está buenísima la formación integral… ¿Cómo logran ustedes que esto se fomente? ¿Cómo reciben eso los chicos que participan?

– Desde el lado de los deportistas se recibe muy bien, para ellos es un valor agregado, saben que sirve para su desarrollo integral, sirve para su desarrollo de la concentración, de los valores. El estudiar le aporta mucho al deportista para después cuando va a competir. Lo más importante es que el sistema de deporte argentino y en muchos deportes, el deportista no llega a ser profesional, no tiene un sueldo o que el día que se jubile va a tener aportes jubilatorios entonces va a vivir de lo que fue como deportista de alto rendimiento. Cuando termina de competir a los 35, 39 o lo que sea, el deportista se queda sin la beca que recibe en Argentina, que además le sirve solo para vivir en el día y en este caso lo valora mucho porque van a tener una profesión en la que desarrollarse (abogado, médico o lo que sea) y eso es lo más importante. La diferencia con otros países del mundo es que la carrera académica y deportiva se desarrolla en paralelo, es un proyecto que para hacer deporte tenes que estar en la universidad. Acá eso no y logramos romper con una dicotomía que había sobre todo del mundo de los entrenadores y de algunos dirigentes, que era “si quieres ser atleta de alto rendimiento entrenas triple turno, no estudies o si queres estudiar no podes ser atleta de alto rendimiento” y la verdad que es falso hay momento siempre para poder dedicarle al estudio y de poder hacer la carrera como la hacemos muchos que mientras estás en el mercado laboral y tenes que trabajar y estudiar.

– Es muy importante lo que ustedes plantean de que tengan los estudios y que se puedan hacer las dos cosas.

– Si, por eso también un objetivo fue ingresar al Comité Olímpico que es la máxima institución que nuclea al deporte y logramos hacerlo y meter un poco la discusión en ese lugar. La expectativa es que ahora con el nuevo gobierno sea una política pública y no solo de la federación. Estos cuatro años no pudimos hacer nada, nosotros teníamos oficinas en el CENARD durante el gobierno de Cristina y lo primero que fue Macri fue sacarnos esas oficinas y dejársela a las universidades privadas, así que esperamos que ahora el deporte universitario recobre un rol importante en la agenda educativa.

– El otro día leíamos una nota tuya hablando del deporte como industria…

– En España por ejemplo el deporte esta medido en el aporte que hace al PBI nacional. El deporte visto como generador de trabajo, uno puede ser entrenador, deportista, el que arregla las canchas, el que limpia, el estadista, el médico y después o todos los servicios que los rodean, cuando vas competir a otro lado hay un viaje, una vianda, una camiseta. El deporte abarca un montón de industrias que están medidas como la textil o el transporte pero nunca esta medido el deporte como industria. En Argentina tenemos un atraso importante en términos de marketing deportivo y del apoyo del privado al deporte, casi siempre todos dependemos de lo público, un club de barrio depende del intendente, del gobernado o de las familias que son el principal sostén. Pero se podría ir a un modelo donde las marcas apoyen y generen esta industria de material deportivo o el armado de las pelotas. Creo que falta bastante de eso y me parece que tiene que ver con una visión del país que si veo que va a venir con un país industrialista como lo piensa Alberto, Cristina y todos los que venimos más del peronismo.

– ¿Cómo ves el rol del club de barrio y la importancia que tienen?

– Para mí el club de barrio después de la escuela es la institución más importante que tiene la comunidad y la realidad, es que en estos cuatro años se deterioraron tanto que a mí me hace acordar mucho al 2001 que el club aparte de ser un rol deportivo de recreación y de integración, pasa también a ser un lugar para ir a comer, de compartir una vianda, un desayuno, una merienda. Por ahí no es lo ideal porque eso tiene que pasar en la casa y en la familia pero también es un espacio muy valioso de participación donde las familias, los adultos y los jóvenes venimos a protagonizar, a ser líderes, a hacer actividades, a pensar como ayudamos a los chicos. Es un espacio que hay que cuidarlo mucho. Los clubes en plena dictadura fueron espacios en donde todavía se podía votar, que cumplían un rol democrático, donde era discutir. Tienen un valor, que yo siempre crítico, por ejemplo en el festejo del bicentenario, cuando desfilaron las carrozas, no estaba el deporte y no estaba y no estaban los clubes de barrio. Los clubes de barrio tienen más de cien años, forman parte del bagaje cultural en Argentina. Es una lástima que cuando se toman las medidas económicas de la suba de tarifas y al club lo tomen como si fuese una empresa, no tengan algunos beneficios. Hace poco estuvimos en el Club Miraflores para defenderlo porque hay intenciones del gobierno de hacer negocios inmobiliarios atrás de los clubes, sobre todo del Gobierno de la Ciudad y que los clubes terminen cerrados.

– ¿Qué es lo que se vendría desde FeDUA a futuro?

– Tenemos comisión directiva, asamblea e hicimos una actividad que es el cierre en la UMET (Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo). Trabajamos distintas líneas, sobre todo líneas de formación, el tema de líderes, lideres voluntarios, hacemos una academia de líderes que la FISU Internacional beca a dos para ir a Rusia. Nosotros lo que buscamos es que los estudiantes deportistas que hoy compiten y que son futuros profesionales tomen la posta en muchas cuestiones desde lo dirigencial para su propio deporte. Sobre todo en muchos deportes como el badmington, tiro, arquería, que no son populares y no están desarrollados en todo el país, entonces que ellos cuenten con FeDUA para eso. Después lo que más queremos es que el deporte universitario pase a ser una política pública, que el derecho a estudiar y hacer deporte esté garantizado, que el ENARD, cuando hoy le hacemos una propuesta, por ejemplo de que son 120 instituciones que quieren que los deportistas vengan, no nos contentes que tienen un convenio con la Siglo XXI, sino que nos digan que sí. Aparte que sea una herramienta también, porque hoy al deportista le pasa lo mismo que antes le pasaba al estudiante, pero hoy al estudiante no le pasa lo siguiente: Cristina, Néstor y también el peronismo crearon un montón de universidades, que quizás uno que no accedía porque tenía que ir hasta Buenos Aires o a Córdoba o a La Plata para estudiar, tenga una cerca, a menos de cincuenta kilómetros alrededor. Entonces no abandonan su pueblo para hacer una carrera universitaria, la mayoría sigue estudiando y viviendo en su lugar. Con el deporte no pasa eso, tienen que venir todos al CENARD, no es que hay un centro de alto rendimiento en Misiones entonces se quedan ahí y la realidad es que empezó a crecer un poco la infraestructura deportiva por parte de las provincias, pero no hay un plan todavía que articule todo eso. Nosotros lo que queremos buscar es que el estudiante y el deportista vean que se puede estudiar y hacer deporte en su propia ciudad y eso genera un circulo de movilidad ascendente.

– ¿Qué crees que puede llegar a pasar con el nuevo gobierno?

– Creo que va a haber una recuperación de algunas cuestiones en todo el ambiente del deporte. Desde el alto rendimiento se sacó la recaudación del 1% que iba directamente al ENARD y desde el deporte social, no hubo prácticamente un proyecto vinculado a la formación de promotores deportivos, en un momento donde la crisis económica es muy fuerte, el club de barrio, el dirigente, ustedes los jóvenes, el pibe que está estudiando una carrera de educación física o para ser maestro, cumple un rol fundamental en el desarrollo social. Yo creo que se va a venir algo donde desde el deporte vamos a cumplir un rol fundamental, en este rol que conduce Arroyo contra el hambre, creo que es una herramienta fundamental para la salud. Si hay chicos que dejaron de estudiar por ir a trabajar también es un puente nuevo para acercarlos. Lo veo que en principio desde el deporte va a ir por ahí, nosotros desde de FeDUA vamos siempre a estar aportando en cada provincia donde estamos presentes y haciendo lo que sabemos hacer que es militar por el derecho al deporte.

Gentileza del programa radial Voces del Sur, los Sábados a las 14hs. por FM Bajo Flores 88.1 MHz.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja una respuesta

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.