Martes 30 de Noviembre del 2021

Otro violento asesinato en la comuna

Un joven de 25 años murió tras recibir un balazo en el pecho. El hecho […]

Publicado el 25 marzo, 2017 por Fernando Zuker

Un joven de 25 años murió tras recibir un balazo en el pecho. El hecho ocurrió en el pasaje Timbo al 1800, en el barrio porteño de Flores. Hay tres personas detenidas, entre ellas un oficial de la Policía de la Ciudad.

Pasaje Timbo al 1800, Flores.

Ayer un grupo de vecinos que viven en el pasaje Timbo esquina Av. Carabobo encontraron el cuerpo de un joven de 25 años tendido en la vereda. Tenía un disparo mortal en el pecho y una pipa entre sus manos.

Al momento, hay tres personas detenidas, uno de ellos es un oficial de la Ciudad, quien cumple tareas en las Brigadas de Rápida Intervención, que es una especie de Infantería de la ex Metropolitana,  y ya fue pasado a disponibilidad mientras avanza la investigación de este hecho.

Las distintas versiones sobre el asesinato

La víctima, habría sido baleada antes de las 22hs., según las declaraciones de los vecinos y tenía entre sus manos una pipa casera de las que se utilizan para fumar pasta base, entre otras sustancias. E

El disparo que le causó la muerte ingresó por la parte izquierda de su pecho, cerca del corazón. Por eso, a pesar que los vecinos dieron aviso rápido al 911, ya estaba muerto cuando llegó la ambulancia.

“Yo vi que el chico se intentó trepar por este árbol, y por eso, en un primer momento pensamos que quería entrar a robar por la ventana de esta casa. Luego, vimos un auto, sentimos unos disparos y llamamos de inmediato a la policía”, explicó un vecino que vive en la misma cuadra ante las cámaras de varios medios de televisión.

En sus declaraciones, varios vecinos coincidieron en que la víctima recibió un disparo tipo fusilamiento, desde un Peugeot 307 color negro que habían visto circular por el barrio.

Otro de los testimonios asegura que unos instantes antes de escuchar los disparos, el joven se había acercado a una de las ventanillas del vehículo.

Sin embargo, la versión más fuerte es que lo estaban persiguiendo y que le dispararon desde el coche cuando el chico intentó treparse a un árbol, tratando de escapar desesperadamente de sus perseguidores.  Si bien, los vecinos no pudieron aportar la patente del Peugeot coincidieron en que una de las luces delanteras del auto no funcionaba correctamente.

Todas estas apreciaciones fueron consideradas por los policías de la Comisaría 38°, la cual tiene jurisdicción en el barrio.

Horas después encontraron el auto en la esquina de las avenidas Castañares y Bonorino, a unas pocas cuadras del lugar del crimen y muy cerca de la Villa 1-11-14, en el Bajo Flores.

En su interior viajaban tres personas: el conductor era el policía de la Ciudad, con grado de oficial mayor, y sus acompañantes eran otros dos jóvenes, de 27 y 26 años. Tenían marihuana, destinada, al parecer, para consumo personal.

“El policía portaba su arma reglamentaria, una pistola marca Pietro Beretta modelo XTP4 Storm calibre 9 milímetros, con cargador y 16 cartuchos y cuando se le preguntó por qué le faltaba una bala a su cargador, dijo que le había disparado a un perro que se le había cruzado”, según informaron desde la unidad de Gendarmería.

El caso quedó a cargo del Juzgado en lo Criminal y Correccional N° 51 y de la Fiscalía de Instrucción N° 58. Pero, como está implicado un personal de la Policía,  la investigación también fue encomendada a Gendarmería Nacional.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja una respuesta

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.