Viernes 24 de Enero del 2020

La crisis en primera persona

La juguetería barrial “Abuelo Autito” de Asamblea 958 está a punto de cerrar. Un ejemplo […]

Publicado el 23 junio, 2018 por Nicolás Rosales

La juguetería barrial “Abuelo Autito” de Asamblea 958 está a punto de cerrar. Un ejemplo más de la grave crisis económica que atraviesan los comercios en la Comuna 7.

El paisaje urbano porteño muestra cada vez más locales vacíos o con sus persianas bajas. Esto significa, comercios cerrados. Un golpe de nockout a los pequeños comerciantes y al sector de las Pymes.

Una imagen dolorosa, pero real. La suba de los impuestos y la creciente e imparable inflación que se viven en estos días hacen que los comerciantes no puedan continuar con sus negocios.

Conversamos con Alfredo, el dueño de la juguetería “Abuelo Autito” quien nos contó lo que a ellos les toca vivir en la actualidad: “Yo tuve hasta cuatro empleados y hoy ya despedí a la última, vendo muy poquito”. 

En referencia al tarifazo agregó: “Los gastos son muy grandes. Más de la luz, yo pago siempre las facturas al día, y ahora me llegó una carta diciéndome que tengo el medidor mal, y que tengo que pagar 35.000 pesos. Porque ellos me re calcularon una época antigua”.

El local, que es un galpón, perteneció en el pasado a una productora de Nito Artaza llamada “Sapucai Producciones” y luego fue una fábrica de productos para la marca Havanna.

El dueño, de 73 años, con mucha tristeza nos contó que “con todos estos gastos me tengo que ir, yo ya ahora estoy liquidando todo, ya firmé un convenio de desocupación. Estoy hace 25 años en el barrio, y siempre me dediqué a lo mismo».

La profundización de la crisis económica y la baja en la ventas de los juguetes, las atribuye directamente a este gobierno, “desde que asumió Macri nos tiró abajo todo, ya no hay recuperación».

Lógicamente, reflexionó: “Si uno gana poca plata, lo primero que va suprimir son los juguetes”. A pesar de estar vendiendo los juguetes mucho más baratos, casi al costo, a la gente no le alcanza el bolsillo. “La juguetería ya no va más, yo ya estoy cansado, tengo mi casa, estoy jubilado, yo me retiro”, concluyó.

Lamentablemente, el testimonio de Alfredo representa al de muchos vecinos y vecinas que se dedican a la actividad comercial en la Comuna 7. Una situación verdaderamente angustiante.


Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una

Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (CC BY 4.0).

Por favor no corte ni pegue nuestros contenidos, tiene la posibilidad de redistribuirlos usando nuestras herramientas.

Deja un comentario

Para enviar su comentario debe estar registrado y haber confirmado
que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones.